Se encuentra usted aquí

Join The Q!

Por
Redacción Shock

The Qemists, Join The Q!

Estación: Reino Unido.
Referencia obligada: Drum & bass/rock.
No obligada: Apetencia.
Ruta clásica: www.myspace.com/qemists

Si se compara con cualquier otra “gran cosa” británica, los cuatro mil ochocientos cincuenta afiliados a su comunidad MySpace son un número pobre, ridículo. Y aunque en letras parece interminable, son apenas eso: 4.850. Por eso sugiero gana explícita y apetito voraz, para permitirse un clic y atafagarse; para ser el 4.851 en esta pequeña fiesta de afortunados.

Según su sello discográfico, el independiente y plurisonoro Ninja Tune, este trío crea ritmos como una carrera de autos: “rápidos, furiosos y demoníacos”. Y con suficiente tono rápido y furioso, yo los definiría también como salvajes y estimulantes. Destemplados, agresivos, casi sicóticos. ¡Puf! La lista podría ser interminable, más aún cuando a un vistazo simple todo lo que tienen estos tres es el nervio estimulado: “Una reacción explosiva”, dijeron de ellos en el Birmingham Metro a principios de este año.

The Qemists le robaron al rock lo que pudieron -raspando sus guitarras como impúberes con ganas- y se lo inyectaron a planazos a un sampler y un par de computadoras portátiles. ‘Remixando’ encontraron el tono. De Coldcut, a Basement Jaxx y Kano.  Sin embargo, una colaboración que hurga entre lo más denso del rock y la más altiva propuesta de fusión electro brutal fue su pase definitivo a la cabeza, un totazo de muerte.

Mike Patton –sí, el ex de Faith No More–, les presta el crédito en “Lost Weekend”, publicado el pasado mes de septiembre como abrebocas de su álbum debut, previsto para el inicio del 2009 y titulado tentativamente “Join The Q”. Un bocado de rabia (por cierto, con varios remixes en su MySpace), una exquisita combinación de dance floor y alteración subliminal que expele el más sucio de los sudores del cuerpo y la más retorcida de las ideas de la mente.
 
Dan Arnold, Liam Black y Leon Harris exploran en la agresión, en muchísimo punk rock, en Motörhead y en todas las formas extremas de música que, luego de ser tocadas por su máquina perversa, se convierten en una sola cosa veloz y envasada al dum’n’bass.

Destacados sonoros (según The Qemists)
: Spor, MC ID, Hot Pink Delorean, Riskotheque y, por supuesto, Mike Patton.
Sonidos con algo en común (según Last.fm): Spor, Audio, Matrix and Futurebound.

Ver comentarios