Se encuentra usted aquí

Juanes: ¿en dónde seguimos la fiesta esta noche?

Por
Redacción Shock

Un artista capaz de hablar de política, convocar y mover masas, decir groserías sin sonrojarse, ser solidario con el dolor ajeno y cantar 26 canciones, todo en una noche, sin aburrir a nadie.

Por eso, varias veces repitió "aquí nos quedamos hasta que ustedes lo decidan". Premisa que cumplió hasta que su memoria le recordó que tenía que dejar algo para sus otros tres espectáculos en Bogotá.

Pero al parecer, por los rostros, alaridos y expresiones de cariño de la gente, nadie quedó insatisfecho, a pesar de no haberse escuchado al final el tradicional "se lució Juanes se lució", y de haber tenido que soportar minutos antes del espectáculo una seguidilla interminable de comerciales de Frutiño protagonizados por el cantante paisa. Definitivamente, todo un personaje.

En esta ocasión, su presentación tuvo varios momentos célebres. Tal vez, el más importante de ellos, la presencia en el escenario de Johan Steven Martínez, hijo de uno de los dos militares que llevan más años en manos de las Farc.

El niño, proveniente de Pasto, fue invitado por Juanes para que a través de su concierto le mandara un mensaje a su padre secuestrado en algún lugar de las selvas nacionales.

Cinco minutos en los que Johan, quien llevaba una camiseta blanca con la foto de su padre, le transmitió un lindo mensaje: "Aquí estoy junto a Juanes, mi cantante favorito, enviándote un mensaje muy especial. Se que estos años han sido muy duros para todos nosotros, pero mi mamá y yo no perdemos la esperanza de que vas a volver en esta Navidad. Te mando besos y abrazos".

Clamor al que el público emocionado y muy impactado respondió con el grito de "libertad, libertad". Un acto simbólico más en este país que espera una pronta respuesta positiva.

Otro de los momentos importantes fue el comienzo del concierto. Cinco de las canciones más movidas y tradicionales del artistas, una tras otra sin pausa alguna, cargaron de energía a un público que desde el principio mostró mucha receptividad.

Esta actitud se vio proyectada a través de la típica 'ola futbolera', las banderas patrias presentes en todas las tribunas y la tolerancia, aceptación y apoyo con una artista como Jimena Ángel, quien fue la encargada de abrir el concierto.

'A Dios le Pido', 'La Paga', Mala Gente', 'Hoy me voy' y 'La Noche' antecedieron el primer saludo del cantante paisa a su público. "Esto apenas comienza", dijo.

Momento musical que sólo pudo ser superado al sonar 'Fotografía', tema de su álbum 'Un Día Normal', que cantó a dúo con Jimena Ángel y quedó en la memoria de muchos. De alguna forma, algunos no pudieron evitar evocar a Nelly Furtado, porque Jimena no lo hizo mal.

Luego de la belleza vino el humor, y Juanes le dedicó con picardía a las mujeres la canción 'Gotas de Agua Dulce', diciendo: "Esta mezcla de belleza que está aquí presente hace que se me pare...se me pare el corazón al verlas". Cerrando con un "No voy a hablar más guevonadas". ¿Divertido?, para algunos más que otros, pero definitivamente honesto y auténtico.

También hubo tiempo para mencionar el Concierto de la Frontera, los 60 años de la Declaración de los Derechos Humanos y los inicios en Ekhymosis. Saludos y créditos de rigor a los patrocinadores y artistas presentes.

El momento final estaba cerca y el público al mirar el reloj y percatarse que ya eran más de las 10 de la noche, empezó a hacer cuentas y prepararse para aceptar que algunas de sus canciones favoritas se quedarían por fuera del repertorio.

Sonaría 'La Camisa Negra' y se despediría del público, en el ya común momento de hacerse rogar. Algunos momentos de 'misteriosa certidumbre' y regresaría con 'Difícil' y 'Tres', canciones de su más reciente producción 'La Vida es un Ratico', para llegar al homenaje a Joe Arroyo.

En ese momento sonaría 'Rebelión' y el público adulto, amante de la salsa clásica, viviría su momento más alto de euforia.

Todo acabaría con 'Odio por Amor' y 'Nada Valgo sin tu Amor', este último tema, fiel al más importante reto que el cantante paisa le falta por afrontar según sus propias palabras en la rueda de prensa realizada previa al concierto: "Sólo me falta ver crecer a mis hijas y hacer feliz por siempre a mi familia".

Un final feliz, muy acorde con lo que todos esperaban. Ahora, la expectativa se centra en las presentaciones de este 11, 12 y 14 de diciembre, en el Coliseo El Campín.

Ver comentarios