Monsieur Periné fue el Artista del Año de los Premios Shock 2013

"Lo que empezó como un compromiso con nosotros mismos, ahora es con el corazón de tanta gente, del público colombiano y de todo el equipo que trabaja y cree en nosotros", Monsieur Periné.

Por: Nadia Orozco

Hace siete años, la plaza de Villa de Leyva se convirtió en la locación de un accidente afortunado. Catalina García, Nicolás Junca, Santiago Prieto y Camilo Parra se juntaron para sembrar la primera semilla de la que es hoy por hoy una de las bandas más compactas de la escena musical nacional: Monsieur Periné. En el 2010, El ensayadero, el fomoso concurso de Red Bull, les dio el primer pase hacia un viaje vertiginoso, sin escalas y con destino final al corazón de todo un continente. El premio era un puesto en el cartel del Festival Estéreo Picnic, el primer escenario de peso pesado que los recibió y los puso en boca de todos los asistentes en esa edición. De un estrecho grupo de oyentes que los seguía en toques privados o matrimonios, pasaron a tener una horda de seguidores incondicionales más conocidos como “Los Perinés”. Encontraron la fórmula de una receta única que todo el mundo quería ver y escuchar: una sustancia musical capaz de mezclar, en la misma cacerola, los ingredientes más exquisitos y elegantes con los más populares y sabrosones. 

El resultado fue una mixtura de ritmos europeos como el gipsy, el swing y el jazz manouche con ecos latinoamericanos como el bolero, la cumbia y hasta el joropo: una amalgama sin pierde, respaldada por canciones contagiosas y difíciles de sacar de la cabeza como La muerte, Suin romanticón o La tienda de sombreros. A esa propuesta sonora intensa y novedosa se le sumaron ingredientes imprescindibles como la mano creativa de Alejandra Rivas, quien generó la identidad visual precisa y contundente para la puesta en escena y la llegada de nuevos integrantes como Miguel Guerra, Fabián Peñaranda y Alejandro Giuliani, quienes le metieron aún más perrenque a esta agrupación capitalina.

Para el 2011 “El Mesié”, como también se le conoce a la banda, ya formaba parte del catálogo de agrupaciones de nombre grueso de la geografía nacional con solo un año de trayectoria. En ese entonces fueron los autores de la canción del año en Radiónica, La muerte, se llevaron bajo el brazo el Premio Shock a Mejor Nuevo Artista y enamoraron al público con una presentación impecable en esa misma edición de los premios, junto a Lisandro Meza, leyenda viva del vallenato. Enamoraron a oídos de todas las edades, de todas las ciudades, a las radios más alternativas y a las más comerciales sin ayuda de la mano oscura de la payola. Bajo el lema “el silencio terminó”, confirmaron su grandeza en el 2012, cuando lanzaron su primer disco, Hecho a mano. También fueron los protagonistas de la portada de nuestra edición de junio de 2012 y demostraron con creces que lo de ellos iba para largo. Este año saltaron al otro lado del charco y anclaron la bandera del suin criollo en el globo con una gira apretada: 6 conciertos en Brasil, 24 en Europa, 12 en México y presentaciones en Canadá, Panamá y Estados Unidos.

Su sonido desenfundó una nueva expresión musical hecha en Colombia. Sin planearlo, se instalaron en el referente de grupos nacientes que adoptaron su estilo peculiar. Se convirtieron en el máximo ejemplo de aquellos que creen con convicción en el poder de la independencia y hoy encabezan la lista de la nueva generación de la música local, fresca, osada y sin miedo a experimentar.

Los vimos crecer, llegar a ser unos domadores de escenarios y unas máquinas creativas. Creímos en ellos y hoy las palabras sobran para explicar por qué Monsieur Periné es nuestro Artista Shock del Año. Aplausos para ellos y que el suin no pare.

Publicidad