Se encuentra usted aquí

Luego del Día Internacional del Rock: ¿Cuál es el estado del rock colombiano?

Por
Chucky García

Es un buen día para preguntarse cosas más que para afirmar. Porque cuando se habla de rock nacional nunca se mira más allá de la nariz y los debates siguen en pañales.

Por: Chucky García 

¿Cuál fue el último gran disco de rock que se grabó en nuestro país? ¿Es por culpa de los festivales gratuitos que las bandas no tienen audiencias propias? ¿O no tienen audiencias porque no tienen canciones que no tocan a nadie? ¿Cuál fue la última banda de rock nacional que llamó su atención? ¿Siguen siendo las mismas de siempre, las de hace exactamente 20 años ó, por el contrario, existe una nueva generación de agrupaciones que lograron recortar la brecha de trayectoria y canciones con recordación entre unas y otras? ¿Las nuevas son bandas innovadoras, transgresoras, capaces de armar una audiencia más allá de las emisoras y los influenciadores en redes? ¿Tienen algo más que ofrecer o al menos fueron capaces de salir de su zona de confort y darle una mirada a lo que el mundo es hoy? ¿Son buenos pero aún viven dentro de una cueva en materia de promoción de su música? Si la música fuera tan buena y hablara por sí sola, ¿necesitarían de lo otro?

¿Cuántos discos físicos de rock colombiano tiene usted en su casa? ¿Cuántos carga entre el carro? ¿Cuántos álbumes o canciones de rock nacional lleva en su iPod o reproductor portátil de mp3s? ¿Pagó por ellos, los bajó piratas o los digitalizó directamente de copias físicas compradas en alguna tienda o concierto?

¿Hace cuánto no lee una reseña de un disco de rock colombiano en un medio impreso de comunicación que llegue a muchos hogares? Y si la leyó, ¿cuántas líneas tenía la reseña? ¿Pocas o muchas? ¿O era un mísero párrafo con información sacada del boletín de prensa? ¿Hace cuánto no lee una entrevista a profundidad con un roquero colombiano? Y mejor aún: ¿Hace cuánto no lee una entrevista a profundidad con un roquero colombiano que además tenga cosas para decir sobre lo que nos pasa como país, como sociedad o como una raza que va de culo para el estanco?

¿Cuándo fue la última vez que escuchó una canción de rock que hablara de Colombia y de lo que significa ser colombiano, palabras más, palabras menos? ¿Cuántas canciones de rock colombiano conoce usted que hayan sido utilizadas para musicalizar transmisiones deportivas, documentales, telenovelas, series para niños y jóvenes o películas en cartelera? ¿Pocas? ¿Muchas? ¿Menos de las que se podrían usar al menos como fondo mientras los protagonistas están en una situación que no sea de violencia, caos o desasosiego?

¿Usa usted camisetas con los nombres de las bandas colombianas de rock? ¿O no usa camisetas colombianas de rock porque no se consiguen tan fácil o solo las venden en los conciertos de las bandas mismas? Ahora que el vinilo resurgió y está de moda, ¿cuántos vinilos de nuevos álbumes de rock nacional se están editando y cuántos álbumes clásicos de rock colombiano que nunca salieron en este formato han sido reeditados? ¿O es que no hay gente que los quiera comprar? ¿O es que las bandas y los pocos sellos discográficos que quedan ni siquiera los han puesto a la venta a ver si es cierto o no que hay gente que los quiere comprar?

¿Cuántos conciertos de rock colombianos se hacen a la semana? ¿Cómo se publicitan y por qué vías? ¿Cuántos trinos, posts, flyers o emails recibe usted a diario donde le notifiquen que pronto habrá un concierto de rock nacional? ¿Cuál es la periodicidad de estas notificaciones? ¿Le llegan tantas que lo tienen mamado? ¿Le llegan tan pocas que cree que lo del rock nacional es un mito urbano? ¿Usted es de los que se queja porque en las zonas de prensa de los conciertos o festivales siempre hay 100, 200 o 300 medios independientes acreditados y “haciendo estorbo”, según algunos? ¿Cuántos de esos medios que hacen “estorbo” consume usted? ¿Uno, dos, acaso tres?

Y una pregunta final: La última vez que usted se rasgó la camisa hablando sobre lo que debe ser el rock colombiano en términos de género, ¿a dónde fue a parar el debate? ¿O como siempre solo fue una escaramuza más, perdida entre muchas otras como un pañal desechable en medio del vertedero de basuras Doña Juana? ¿El rock colombiano está en pañales o ya tiene la edad suficiente para defenderse solo? Y si tiene la edad suficiente y defensores que amenazan incluso con interponer tutelas con tal de que no se vulnere la supuesta industria que lo respalda, ¿por qué necesita de debates o que unos le avienten caca a los otros para hacer ver que su gestión sí es la indicada?

 

Ver comentarios