10 razones por las que amamos u odiamos a Windows Messenger

Julio 22 de 2015

Hace 16 años Microsoft presentó al mundo su exitosa plataforma de mensajería instantánea "Windows Messenger", el papá de Whatsapp, Telegram, Line y demás plataformas que actualmente nos permiten mantener una comunicación instantánea con familiares, amigos y conocidos.

La generación que no "nació" con un celular, tablet o phablet en la mano hoy recuerda con nostalgia al extinto Messenger, sus ventanas de colores, letras rechinantes y curiosos emoticonos que fueron protagonistas en más de una pelea entre amigos o novios. Con esta plataforma de Windows podíamos compartir canciones, archivos y fotografías – nada extraordinario que no se pueda hacer por estos días, pero que para aquel entonces era toda una novedad y una solución a nuestros problemas de capacidad de almacenamiento con Hotmail –.

Persona que no tuviera una cuenta en Messenger era vista como bicho raro, sin importar si tenía el último celular con pantalla a color. Así mismo, si usted ya era usuario de este servicio de mensajería pero no lo tenía actualizado con la última versión que le permitía poner colores y degrades a sus “frases-estado” estaba en las mismas: ¡OUT!

Windows Messenger hace parte de esa lista de "cosas" que marcaron a una generación (VER: 30 cosas que tiene arrumadas en el depósito y no se atreve a botar), y que debido a sus constantes cambios se convirtió en el dolor de cabeza de más de un usuarios. Funciones como los zumbidos, guiños y las letras que se transformaban en fastidiosas caras amarillas felices, enamoradas, tristes o disgustadas – algo que dificultó la comunicación con nuestros amigos – hicieron de esta plataforma un rincón de odios y amores entre sus fieles seguidores.

Hoy, en el "día de su natalicio", además de recordar las ridículas conversaciones que sosteníamos por este medio quisimos hacer un corto listado de las razones por las que MSN siempre estará presente en el disco duro de los millennials:

1. Letra personalizable

Se podía escoger el tamaño, tipo de letra, y color que la persona iba a utilizar con su cuenta de MSN.

2. Fondos temáticos

Una de las funciones en las que mayor tiempo invertía un usuario de MSN era en la elección del fondo de las ventanas de conversaciones. Adiós al aburrido color blanco-azul, había llegado el momento de seleccionar a Mario Bros., Batman, los gatitos más tiernos de Internet o algún tema psicodélico que representará al dueño de la cuenta.

3. Presumir la música que estábamos escuchando

Con Windows Messenger teníamos la oportunidad de ver lo que la otra persona estaba escuchando o de presumirles a los demás lo que estábamos escuchando si teníamos habilitada la opción “Permitir que mis contactos vean lo que escucho en el Reproductor de Windows” – o algo así decía –.

4. Habían emoticonos (de amor, odio, fiestas nacionales y desamor)

En algunos casos estas caritas felices que reemplazaron palabras como “Hola”, “Chao”, “Aburrido”, “Casa”, “Fiesta”, etc., se convirtieron en el tormento de quienes no podían leer con facilidad lo que decían sus amigos en una tarde de MSN. Sin embargo, para otras personas la llegada de estos tiernos emoticonos facilitó las cosas en el ámbito amoroso.

 

5. Los guiños que parecían salirse de la pantalla

Una de las no sé cuántas actualizaciones con las que contó Windows Messenger tenía integrada una opción de guiños – muñecos animados que parecían ir más allá de la pantalla del PC y que  podían ser molestos si la conversación en aquel momento tenía un tinte serio –. Algunos los amaron, otros los ingnoraron.

6. Molestos links que contenían virus

Tal y como sucede hoy en Facebook, los usuarios de MSN tuvieron que soportar molestos mensajes sorpresa de sus amigos que los invitaban a hacer clic a un link virus. Una de las razones por las que muchos decidieron partir a Skype.

7. Hablar con amigos en modo “Desconectado”

Las primeras versiones de Windows Messenger obligaban al usuario a mostrarse como “Conectado” para poder chatear con sus amigos. Luego de unas cuantas actualizaciones esta plataforma decidió integrar el camuflaje dentro de sus opciones y permitirles a las personas iniciar conversaciones con amigos específicos sin ser vistas por los demás. ¡Todo un hit!

8. Zumbidos, zumbidos y más zumbidos
  
Si le escribía a alguien y después de 20 minutos esta persona no respondía su mensaje, usted tenía la opción de enviar un molesto zumbido a la ventana de su contacto para que éste se despertará, dejará de hacer lo que estaba haciendo y continuara con la conversación. 

9. Estados con "emojis"

Las frases cursis, de canciones, declaraciones de amor, estados de ánimo y poemas fueron una de las grandes características de MSN. Lo que por estos días se ve en redes sociales antes hacía parte del nombre de un usuario de Messenger. Lo que hacía difícil saber quién era “me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos…” – todo esto acompañado de lunas, corazones, rosas y otras caras –.

10. Compartir archivos con amigos

Con Windows Messenger compartir canciones, documentos y fotografías fue mucho más sencillo. Todos amamos esta opción porque de alguna manera la bandeja de entrada de nuestros correos se libraba de tantos mails sin importancia y además nos daba la opción de seguir interactuando con nuestros amigos sin tener que irnos a otro lugar.

Gracias MSN por haber sido uno de los primeros canales de comunicación para esta generación de adictos a la tecnología.

Por: 

Lo Más Geek