Se encuentra usted aquí

Gavilla Changoreta: un combo chueco, fiestero y chamánico

Llevan 10 años juntos y hoy son una de las apuestas musicales del 2019
Por
Mariangela Rubbini

Esta gavilla se juntó en el 2009. Quienes en ese momento integraban el proyecto, quisieron experimentar con tarros industriales o tarros de pintura gigantes que pudieran tocar con los pies. Sin embargo, eso complicaba un poco el show en vivo y finalmente, únicamente quien entonces era su percusionista, siguió tocando el tarro (o kick, que es como ellos lo llaman) pero con las manos. Fueron él mismo, y el actual guitarrista de la banda, quienes al nombre Gavilla quisieron sumarle el "changoreta", que en la jerga popular no significa otra cosa distinta a "chueca", "coja" e "inestable". En el 2012, este combo de músicos tomó la decisión de replantear el proyecto, algunos integrantes abandonaron la banda, y fue entonces cuando Camilo Aragón debutó como su vocalista y también como compositor de muchas de las canciones.

Por Mariangela Rubbini Q. @bilirubbini

Antes de que Camilo entrara a ser parte, la Gavilla Changoreta tenía en su nómina a un metalero enardecido, a un rockero y a un amante de la música clásica. Aragón llegó para ponerle al proyecto un sabor mucho más urbano e incluso champetúo, que pareció darle un toque divertido y otro norte a la Gavilla inicial. Una de las primeras letras que surgieron del encuentro de tan diversos gustos musicales de sus integrantes fue Ojitos raros, que terminó convertida en una de sus canciones insignia y que podría definirse como el primer éxito de la banda. Camilo llegó también a proponer canciones más románticas, combinadas con otras pachangosas y pegajosas que invitan a los asistentes a bailar. En tiempos más recientes, la banda ha explorado también el camino de composiciones y sonoridades que parecieran sumergir a los espectadores en una especie de ritual que nos acerca más a los ancestros y a las raíces. Canciones como El bombo y Paso del indio son un buen ejemplo de ello.

El 2016 fue definitivamente en año en el que la Gavilla se hizo visible en la escena alternativa paisa gracias a su participación en el festival Altavoz. El año pasado, pasaron por la semifinal Medellín del Shock Fest, fueron invitados a ser parte del cartel de los 10 años del festival Más que sonidos, que se realiza en Guatapé, y en el que también estuvieron Alcolirykoz y Bajo tierra. También fueron una de las agrupaciones invitadas al Raee Fest, y estuvieron en el Viboral Rock que se lleva a cabo en Carmen de Viboral. Aquí compartieron escenario agrupaciones como LosPetitFellas y Aterciopelados. Hoy la Gavilla tiene en vivo a cuatro músicos principales: Daniel Triana, guitarrista (más conocido como “Cienfuegos”), David Álvarez, bajista (conocido como “Sleep Man”), Camilo Uribe, percusionista (alias “Flaco Turner”), y Camilo Aragón, vocalista (a quien todos llaman simplemente “Aragón”).

El primer álbum de la Gavilla Changoreta llevó el nombre del grupo, se grabó en un estudio casero en Carmen de Viboral y se lanzó en 2015. Este 2019, este combo chueco, fiestero y chamánico planea presentar su segundo larga duración, del que ya está listo un primer sencillo, que por su nombre causa mucha curiosidad: Tic nervioso. Fuera de Colombia, el foco inicial de la Gavilla está centrado en países como México y Chile.