Se encuentra usted aquí

.

Junior Zamora: la profecía del R&B

Junior Zamora es un hombre orquesta y una joya del R&B
Cortesía Junior Zamora  - Shock
Cortesía Junior Zamora - Shock
Por
Fabián Páez López

En Colombia, aunque el barco parezca hundirse, la música no para. Por eso en Shock tomamos por agüero de principio de año, en detrimento del uso del calzón amarillo para atraer la prosperidad, apostarle a la abundancia de la nueva música colombiana. Este 2020, celebrando la nueva década y los 25 años de Shock, seleccionamos 25 proyectos que están por dar un salto de calidad. Les preguntamos por sus propósitos y su visión del futuro. Junior Zamora es una de nuestras 25 Apuestas Shock.

Por Fabián Páez López @DavidChaka

A los ocho años el caleño Junior Zamora ya tenía una banda. O era algo parecido. Sus primeros pinitos los hizo como baterista en el coro de la iglesia. Desde entonces, le ha ido sumando habilidades a un repertorio cada vez más fino.

Debutó como compositor escribiendo la canción Mi parche para Los Farandulay, un grupo que sonó con fuerza en Cali hace aproximadamente una década. Justo cuando proliferaba el reggaetón por los barrios y cuando la ciudad vivía uno de los picos más altos de violencia entre bandas de jóvenes. La letra de la canción, sobre un rap medio dancehallero, narraba la lucha entre pandillas y llamaba a la calma en medio del tropel. 

Luego de concretar sus primeras líneas dentro de la “música urbana”, Junior empezó a formarse. Estudió música en el IPC y en el Instituto de Bellas Artes. Ahora controla muchos ritmos, muchas texturas, muchos estilos. Es compositor, arreglista, multinstrumentista y director. Toca batería, bajo, guitarra, piano, canta y escribe.

Desde hace seis años se convirtió en una de las cabezas de Alto Volumen, una banda de funk caleña con la que publicó tres trabajos discográficos: el EP Megáfono (2014); Algo Simple (2016) y Somos, Seremos o No somos tal vez (2018).

Paralelamente, como solista, hace tres años lanzó tres sencillos que se colaron orgánicamente en el nicho alternativo caleño. Era, como él mismo lo cuenta, “una propuesta muy alejada a lo que se espera de un joven del oriente de Cali”, una zona de la ciudad en la que reinan el reggaetón y la salsa choke.  Su propuesta era más fresca, más groovera. Giraba alrededor del soul, del R&B o del blues y se desmarcaba de la etiqueta de lo “urbano”.  

Con el tiempo fue lanzando más canciones y sumando sonidos. Experimentó con arreglos más afrocaribe, con el mode up, el funk y el dancehall. Pero siempre con referentes muy claros en el R&B moderno.

Su versatilidad con los instrumentos, su trabajo como productor, tras la maquinaria, lo han llevado a colaborar en trabajos audiovisuales y con otros músicos. También es coordinador de un centro cultural, donde acompaña procesos creativos con niños y jóvenes de comunidades golpeadas por la violencia. Pero su proyecto solista como Junior Zamora es hoy por hoy el que más despierta interés entre la nueva sangre de artistas locales. Las propuestas para hacer colaboraciones le han llovido. Tiene en cola varios temas con colegas de Cali; además de un tema con el chocoano Alexis Play y otro con el Subcantante, de Doctor Krápula.

En 2020 su proyecto más grande será estrenar, por fin, su primer álbum. El combo ya lo está pidiendo.

Vea también: Estas son nuestras apuestas Shock 2020 

Más contenido sobre: