Se encuentra usted aquí

La Muchacha: El manifiesto de la canción protesta latinoamericana

Armada de su voz y su guitarra, La Muchacha promete robustecer la canción latinoamericana.
Fotos PopUp Art - Shock
Fotos PopUp Art - Shock
Por
Nadia Orozco

En Colombia, aunque el barco parezca hundirse, la música no para. Por eso en Shock tomamos por agüero de principio de año, en detrimento del uso del calzón amarillo para atraer la prosperidad, apostarle a la abundancia de la nueva música colombiana. Este 2020, celebrando la nueva década y los 25 años de Shock, seleccionamos 25 proyectos que están por dar un salto de calidad. Les preguntamos por sus propósitos y su visión del futuro. La Muchacha es una de nuestras 25 Apuestas Shock.

Por Nadia Orozco // @LadyEmpanadia

Isabel recuerda como una postal aquellos días en los que empezó a componer sus primeras canciones. Fue en las calles de su natal Manizales, tomando cerveza con sus amigos que, aunque tenían sus gustos comprometidos con el metal, la animaban a cantar. Con ellos escribió una canción sobre la noche que repetían en sus encuentros. Empezó a acompañarse de la guitarra, grabó tres canciones, pero luego esas grabaciones desaparecieron. Pasaron varios años para retomar la escritura, pero el momento simplemente fue el preciso. Después de una caminata con un amigo, llegó a su casa y aún sin entender el origen de una receptividad excepcional, empezó a tocar dos acordes y, tal y como ella lo describe, escupió la letra de Serpiente. Esa canción no solo la hizo escarbar profundamente en su ser femenino y cómo lo vivía, sino que, como una llave, abrió la puerta por donde entraron con una fluidez inesperada, las otras canciones que nutrieron Polen, el trabajo debut que lanzó en el 2018.

De ahí en adelante en ese álbum de 8 tracks, Isabel entregó un manifiesto sonoro de sus convicciones. Con brío le habla al presidente sobre los páramos, se agarra con fuerza de las mujeres de su familia, se dedica a dibujarnos en la mente paisajes con descripciones minuciosas y hermosas. 

‘La muchacha’, como decidió nombrar su proyecto, encontró eso que muchos tardan tanto en encontrar: su propia voz. Supo entonces que quería hablar en sus canciones de lo que le molesta, de lo que no, de su cotidianidad y en el camino se dio cuenta que la jerga popular, le salía naturalmente. “Yo soy muy boqui sucia”, dice Isabel para describir su forma de hablar y escribir y, en el momento en el que se le pregunta sobre su forma de componer, no duda en poner sobre la mesa un referente importante: Edson Velandia.

Precisamente después de su concierto en el Festival de la Tigra en Piedecuesta, organizado por el propio Edson, su nombre se instauró en los círculos de cantautoras y su música se empezó a enmarcar dentro de la canción protesta. Ella asume esa etiqueta, entiende que su crítica social es incisiva y no va a parar, pero tampoco quiere condicionar su proceso creativo; por el contrario, armada únicamente de su guitarra, La Muchacha promete diversidad y no solo en sus letras, sino también en su música pues esas arduas exploraciones en el folclor, van acompañadas de curiosidad en otros géneros como el rap e incluso el reggaetón (ya tiene el primero, uno sobre el acoso callejero).

Con objetivos fijados como propiciar más espacios para las mujeres en la industria, seguir defendiendo el medio ambiente, transformar su entorno, continuar homenajeando la herencia de su madre cantante y robusteciendo la tradición de cantautoras en Latinoamérica, Isabel Ramírez Ocampo, La Muchacha, promete lanzar Canciones crudas, su segundo disco, en este primer semestre del 2020 bajo el sello In-Correcto. En esta nueva entrega, será solo ella y su guitarra, un disco austero y como bien lo dice su nombre crudo. “Porque, aunque sea más confrontador, esto es lo que tengo para ofrecer: mi guitarra y mi voz”, dice La muchacha Isabel.

Vea también: Estas son nuestras apuestas Shock 2020 

Más contenido sobre: