Se encuentra usted aquí

Bomby está melo y se lo va a demostrar al mundo

Bomby lo tiene todo para convertirse en una súper estrella: el carisma, el look, el talento y el ritmo.
Bomby
Bomby
Por
Redacción Shock

Bomby se formó y se dio a conocer como artista al interior del proyecto Bantú de Son Batá, ese colectivo de jóvenes artistas y creadores afrocolombianos que transformó la Comuna 13 de Medellín y que, desde hace ya más de una década, se han dedicado a través de la música, la danza, el teatro y otras expresiones artísticas, a robarle hijos a la guerra y a promover la identidad de la cultura negra. Un bailarín de los tesos tesos, clarinetista y cantante que ha sido parte de Son Batá desde los 13 años. Hoy tiene 22. Sus padres son chocoanos, pero él es paisa.

Conoció a Jennifer Lopez, a Marc Anthony y a Jamie King a su paso por el programa Q´viva The Chosen con sus compañeros de Son Batá. Los demás salieron del programa, pero a él, los mismos jurados le pidieron que se quedara porque tenía mucho talento como solista. Pasó un rato y al final prefirió regresar con el resto del crew a Colombia. Ahora viene en camino su primer álbum como solista, ese que muchos estábamos esperando desde hace rato. En el sencillo de lanzamiento de este disco participa el artista chocoano DonkiRap, pero del disco también harán parte dos de sus ídolos supremos: Tostao y Slow de ChocQuibTown.

Con su proyecto en solitario, Bomby ya abrió un concierto de Zion y Lennox y también aparece mostrando sus tremendas dotes de bailarín en el video Mi gente de J Balvin. Precisamente fue rodando ese video con la productora 36Grados, que Bomby consiguió que ellos hicieran el video de su canción Estamos melos, en el que participan más de 150 bailarines. Bomby lo tiene todo para convertirse en una súper estrella: el carisma, el look, el talento y el ritmo. Él no se queda quieto un segundo.

Por: Mariangela Rubbini @Bilirubbini 

¿Qué es lo que hace que su propuesta sea sólida y pueda llegar a ser relevante en la escena?

Mi propuesta como Bomby está soportada en toda la trayectoria artística que he podido desarrollar al interior de Bantú y de Son Batá durante casi 10 años. Gracias a eso he podido viajar a muchos lugares y alimentarme de mucha música y de buenas ideas. Hubo una época en la que Son Batá tuvo que parar un rato porque veníamos de un par de giras bastante grandes, y como yo no puedo quedarme quieto y sin hacer música, empecé a pensar en mi proyecto como solista. Lo que hice entonces fue empezar a concebir La nación del corrinche, mi primer álbum. Me fui para Cali, en plena época del Petronio, y ahí me llegó buena parte de la inspiración. Lo que más me sorprendió es que de repente, muchos conocidos me dijeran: “esto es lo que estábamos esperando de vos”. Durante el 2015 y el 2016 me dediqué a hablar con todo el mundo, a buscar colaboraciones. Muchos me dijeron: “manito, coja la vela y prenda la antorcha que usted la puede llevar solito”. Mi proyecto tiene muchos ritmos del pacífico y ritmos africanos. Yo podría describir esto que estoy haciendo como pura melanina. A mí me dijeron: “Sea usted mismo”, y yo me lo tomé muy en serio.

¿Qué tipo de problemáticas identifica usted en la industria musical colombiana?

Bomby como solista es un proyecto relativamente nuevo, sin grandes inversionistas o un sello importante detrás. No tenía cómo lanzar un álbum de primerazo, así que nos fuimos por los sencillos para que la gente descubra el proyecto y quiera escuchar más. Me gustaría poder lanzar cinco canciones seguidas pero claro, hay que pensar en la estrategia macro del proyecto. No cuento con un equipo de trabajo muy grande y muchas de las cosas tengo que sacarlas yo solo. Hago mis shows, guardo la plata y luego la reinvierto. No es que eso sea algo malo, pero el proceso sí es mucho más lento. Adicional a eso, para nadie es un secreto cómo se maneja la radio en este país. Al principio me frustraba, pero luego dije, la única manera de lograr que las canciones suenen es que sea la misma gente la que las pida. Que salgan del underground hacia la superficie. Y lo más importante es no dejar de crear porque no existan los recursos monetarios. Hay que rebuscarse y no quedarse quieto. Me dicen que soy muy precoz, así que eso no es un problema para mí. Pero si tuviera el billete, ya llevaría no uno, sino cuatro volúmenes de La nación del corrinche.

¿Quién sería su compañero de fórmula o el vicepresidente ideal? (en otras palabras, el featuring soñado)

Mis ídolos de siempre son y serán ChocQuibTown, pero si quisiera darme a conocer al mundo y pensar en una canción que partiera la historia de Bomby en dos, escogería a Chris Brown.

¿Cómo construye paz desde la música que está haciendo?

Con tantos años de trabajo que llevamos con Son Batá hemos comprobado que la música es capaz de transformar lo que sea. Nosotros no pretendemos que todos tengan que ser artistas, pero lo que sí sabemos es que la música y el arte te dan herramientas muy poderosas que te hacen tomar decisiones más acertadas. Y a eso súmale que cuando uno es artista es mucho más sensible porque tiene que preocuparse por el sentir de las otras personas. Todo lo que yo hago, lo hago para tocar el corazón de los demás. Para ser un buen ejemplo. Y ese precisamente es el cambio que ha tenido de unos años para acá la Comuna 13 en Medellín gracias a iniciativas como la de Son Batá. Como Bomby sé que tengo una gran responsabilidad, pero también quiero asumirla. Más cuando escucho a tantos niños decir: “Mamá, yo quiero ser como Bomby”.

¿Está usted a favor de la legalización?

Yo he dicho siempre que la legalización sí puede traer cosas positivas y que puede acabar con ciertas problemáticas en la sociedad, siempre que se establezcan parámetros y reglas como existen con el alcohol, por ejemplo, que es legal.

¿Hay alguna causa política con la que se sienta comprometido directa o indirectamente?

Yo no estoy con partidos de ningún tipo, pero sí hay una persona que ha sabido hacer las cosas bien durante más de 20 años y ese es Don Popo Ayara.

¿Cuáles son sus planes para el 2018?

Quiero lanzar estas cuatro canciones con sus videos. Y quiero que la gente entienda lo que busco comunicar con mi proyecto solista. La acogida por ahora ha sido muy positiva. Yo les aseguro que van a vivir una experiencia diferente. Una tremenda fiesta, sin inhibiciones de ningún tipo. La invitación es a que sean libres, a que cuando escuchen mi música bailen sin parar y sean ustedes mismos.

 

Publicidad