Se encuentra usted aquí

Jona Camacho y el brillo del nuevo R&B/funk a la colombiana

¿Buscan un artista que señale para dónde va el pop colombiano? Jona Camacho es la respuesta.
Jona Camacho
Jona Camacho
Por

Al 2018 Jona Camacho llega con un buen kilometraje que hace que apostar por él sea una de las decisiones más seguras de este listado. A mediados del 2017 presentó su primer EP, Sincopado (uno de los mejores EP del año pasado), que con tan solo cuatro canciones demostró que tenía entre manos una de las propuestas más sólidas y vanguardistas del pop nacional. Realmente, hablar de pop en el caso de Jona Camacho es una simplificación de una fusión de bachata, funk, R&B y hasta hip hop, que es el sello que define poderosas canciones como Dulce vino (#13 en las 50 del 2017) o N.F.T.R. (No fue tan real).

Ibaguereño de 28 años, heredero de una tradición de bambucos (su abuelo José Ignacio Camacho Toscano fue un importante compositor tolimense), exintegrante de Radiosuite y finalista del reality musical A otro nivel, Camacho es la respuesta colombiana (y tropical si se quiere) a lo que en el circuito internacional está pasando con actos como James Blake, Sampha o SBTRKT. Jona Camacho ya tiene la música, ya tiene el sello único. Ahora solo le falta tomarse el poder.

Por: Juan Pablo Castiblanco Ricaurte // @KidCasti

¿Cuáles son sus propuestas para hacer que su género se fortalezca?

Mi género ya es fuerte. Tal vez no hay muchos referentes en Latinoamérica, hay que hacer que el buen arte o los artistas completos vuelvan a tomar esa iniciativa creativa, dejando a un lado la opinión dañina y conflictiva sobre el arte de los demás.

Nombre 5 problemáticas que identifica en la industria musical colombiana.

1. Credibilidad en el futuro comercial de la música.

2. Miedo a los sonidos y caracteres nuevos.

3. No querer afrontar que el tiempo afecta más que nuestra piel. La forma de hacer música es infinita.

4. Comparar nuestro sonido todo el tiempo.

5. El último y el más importante: que ni siquiera el artista consume el arte de sus compañeros.

¿Cuál sería su compañero de fórmula o vicepresidente? (en otras palabras, el featuring para ganar)

Leonardo La Croix. Un artista que está haciendo cosas muy interesantes. Un sonido nuevo pero nada alejado a lo que estoy proponiendo con el pop.

¿Cuáles cree que son los mayores errores que se han cometido en su género?

Si te refieres al género masculino, ¡todos! Ambición por encima de la razón.

¿Cómo enmendarlos?

Fe en mí mismo y en lo que enseño a mis conocidos. Amor y respeto.

¿Cómo construye paz desde la música que está haciendo?

La paz, el odio, la guerra. La música es una herramienta para hablar de todas las cosas que vivimos. Mi arte habla sobre lo que vivo. Yo no busco cambiar el mundo con mis palabras. Mi propósito es muy personal, tan profundo, que no veo el fondo aún.

¿Su carrera está en pro de la legalización de las drogas?

Legalizar o no. De igual manera todos tenemos el derecho de escoger si consumimos alcohol o cigarrillos. ¿Qué afectaría en esto a un junkie?

¿Hay alguna causa política con la que se sienta comprometido directa o indirectamente?

La verdad lo que considero correcto o incorrecto es algo muy subjetivo y personal. Como dice la frase de Benito Juárez “el respeto al derecho ajeno es la paz”.

La música que está construyendo tiene una gran afinidad con lo que está pasando con el soul, pop y R&B en otros lugares. ¿Cuáles son los referentes más decisivos que lo han marcado?

Lo normal sería hablar sobre artistas que todos conocemos y ya hicieron su historia. Stevie Wonder, Michael Jackson, Prince, solo hablando en la parte del pop comercial y funk. Pero mis referentes son los oídos nuevos. Me gusta saber qué está pasando en la cabeza de la generación que viene. Eso me interesa más que mis propias influencias o referentes.

¿Cómo crear un pop-soul con sello local colombiano?

Con ganas y sin miedos.

¿Qué le ha aportado a su sonido lo que está pasando con la nueva música colombiana (cumbia, neo-folclor, reggaetón, etc.)?

La nueva música colombiana no me ha aportado nada más que ganas de hacerlo mejor que ellos.