Se encuentra usted aquí

The Kitsch, surf rock para vivir feliz en un mundo de caos

Un camión ruidoso y alegre es una de las apuestas más fulminantes del rock local. Conozcan a este power trío
Shock
Shock
Por
Redacción Shock

The Kitsch es surf rock de garaje que suena como un camión ruidoso cargado de alegría transitando por una trocha. Desde hace unos 5 años son una de las apuestas fulminantes del rock local.

Por Fabián Páez López @Davidchaka

Llevan un poco más de cinco años haciendo ruido y hoy se puede decir que son una de las bandas de garaje más potentes de la capital colombiana. En esa fiestera media década de vida, The Kitsch ha sabido cruzarse en tarima con nombres del tamaño de Foals, Black Lips, Albert Hammond Jr o Green Day. Son unas de las luces que más alumbran en el radar del rock local por ser un power trío que, al verlos sobre el escenario, suenan como una aplanadora que provoca moverse y saltar.

Por la energía y la alegría que destilan, en 2017 fueron uno de los actos más destacados entre los finalistas del Shock Fest Bogotá.

Su historial sonoro incluye un par de EP, Orange Three (2014) y Baila Mami, Baila (2013), y un disco debut lanzado en 2016 titulado Amor a primera vista, además de varios sencillos.

The Kitsch suena como un camión ruidoso cargado de alegría transitando por las trochas colombianas. Su propuesta es desbaratar la nostalgia rockera y verle el lado amable al caos del camino.

¿Cuáles son sus propuestas para fortalecer la música?

Apoyar la diversidad, la diversión y el mal gusto. La propuesta va más por el lado del misticismo, en el hecho de crear controversia. Hay muchas formas de hacer controversia, puede ser con algo súper ofensivo o muy alentador. Nosotros como banda queremos darle una esperanza a la gente, decirles que a pesar de todo lo paila que estamos viviendo, de todos los conflictos, ahí hay algo: dentro de cada ser humano hay una semilla que necesita ser rociada con nuestra música

¿Cuáles son los problemas de la industria musical en Colombia?

La payola.

La payola.

Los promotores.

Y la nostalgia: yo creo que eso es lo más grave de todo. La gente se quedó en el pasado, se quedaron escuchando rock viejo. Las mismas emisoras también se encargan de poner puro rock viejo. Nunca están innovando. Y ahora, en este periodo, en pleno 2018, se puede decir que hay millones de bandas que sacan música increíble.

¿Si tuvieran que competir, como en una contienda electoral, cuál sería su fórmula o featuring ganador?

Los Aterciopelados. O Chucho Merchán.

¿Cómo se construye paz desde la música?

Construir paz viene de cada persona. Es como cuando uno decide trabajar en un cargo de algo. Si yo quiero ser policía, pues encamino mi vida a ser policía. Es un camino más íntimo. Uno como músico se encarga de dar el mensaje, ya las personas verán como lo toman.

¿Están en pro de la legalización?

Sí, claro, pero nos da pereza convocar gente para ese tipo de cosas. Esas situaciones son muy arraigadas a la persona, si alguien no está de acuerdo con que se legalice, pues entonces yo también estoy de acuerdo con ella porque es su modo de vida. Nosotros, dentro de ese ámbito, respetamos el tema, pero estaríamos más a favor, porque nadie se ha visto afectado con esas cosas. Lo único que haríamos serían canciones.

¿Hay alguna causa política con la que se sientan comprometidos?

Sí, la preservación de nuestra especie. Vamos a empezar a hacer activismo con el nuevo álbum que saquemos.
 

¿Cuáles son sus planes para 2018?

Este año vamos a hacer una nueva gira por México. Vamos a ir también a Europa. Vamos a tener listo el disco en abril y veremos con qué sello lo lanzamos. También vamos a sacar varios videoclips.

Temas relacionados: 
Publicidad