Se encuentra usted aquí

La Perla, mujeres bogotanas a la conquista del folclor

Música tradicional hecha en Bogotá
La Perla
La Perla
Por
Redacción Shock

La Perla es cumbia, bullerengue, porro, merengue, champeta y beatbox. El ensamble bogotano compuesto por cuatro mujeres nació en el 2014 en la capital y desde ahí han recorrido los festivales más importantes de música colombiana, se llevaron el premio mayor en el Festival de Gaitas y Ovejas de Sucre siendo el segundo grupo de solo mujeres en la historia y las primeras bogotanas en llevarse este reconocimiento. 

Lanzaron su primer EP Paren la bulla de 5 canciones en junio del 2017. Estas mujeres están reivindicando no solo el papel de la mujer colombiana, sino también de nuestro folclor. Por eso le apostamos a estas perlas en el 2018, porque queremos verlas en más escenarios de Colombia y el mundo esparciendo sabrosura al ritmo de tamboras, gaitas y maracas.

Por: Victoria Cornejo

¿Cuéntenos cuáles son sus propuestas para hacer que su género se fortalezca?

A través de los tambores queremos explorar sonoridades y combinar familias de ritmos del gran caribe, no solo del colombiano. Nosotras no somos músicas tradicionales, es decir, no somos de la costa, ni venimos de familias que se han transmitido el conocimiento de generación en generación, pero somos amantes y admiradoras de las gaitas y los tambores, por lo que una de las herramientas fundamentales para contribuir en que esta música siga evolucionando es proponer desde la creación musical, y hacer escuela de lo que hemos aprendido cómo lo hemos aprendido.

Acá en Bogotá hay mucha gente interesada en aprender este lenguaje del tambor, del baile, de los trinos de las gaitas, y para nosotras es importantísimo que todos entendamos que esta música es nuestra, así no seamos costeñas, y que es una música que se puede aprender en cualquier momento de la vida, solo hay que tener ganas de hacerlo.

Nombre algunas problemáticas que identifica en la industria musical colombiana

1. Está complicado tener espacios para tocar. Son pocos los espacios a los que les interesa poner dentro de su programación sonidos independientes, y por eso mismo, el circuito de espacios se agota rápidamente.

2. Bogotá si bien es capital creativa de la música, debería otorgar beneficios más significativos para los músicos. Poder tener un pago fijo por un show y no irse por las entradas, pues es un riesgo altísimo en términos de inversión, de tiempo, de movilidad.

3. Ser músico no se ve como un oficio, profesión ni trabajo reconocido en términos de que esto te genere experiencia y puedas, por ejemplo, cotizar tu seguridad social. 

4. Sería buenísimo poder hacer circuitos de red y giras entre varias ciudades de Colombia, para que grupos emergentes, independientes, alternativos, pudieran gestionar en sus lugares intercambios para que las bandas de otras ciudades puedan tocar y así mismo ellos viajar también a otros lugares y tocar, pues para generar reconocimiento y verdadero trabajo en red, es importante darse a conocer en el país de origen.

¿Cuál sería su compañero de fórmula o vicepresidente? (en otras palabras, con quién le gustaría hacer un featuring)

Un músico que admiramos mucho es a Edson Velandia, pues, a través de la creatividad y de la transparencia, expresa lo que piensa, crítica, propone y dice la verdad de manera jocosa pero muy certera. Es algo de admirar este tipo de claridad en el discurso y el actuar, en momentos en los que la palabra ha perdido, lastimosamente, su valor.

Nos gustaría mucho también hacer featurings con Systema Solar, Pernett y Sidestepper. Estos tres grandes tienen la particularidad de que se arriesgaron a explorar, partiendo desde los sonidos tradicionales, y a proponer el cómo suena hoy esa tradición. Ellos son una clara muestra de que la tradición no permanece intacta, sino que se renueva y se transforma, porque está viva y esa es su manera de demostrarlo, y es lo que La Perla quiere lograr también.

¿Cuáles cree que son los mayores errores que se han cometido en su género?

El desconocimiento y muchas veces desprecio hacia los maestros tradicionales. Personas que han dado tanto a la música y a los sonidos que nos identifican como país mueren, en su gran mayoría, en la absoluta miseria.

¿Cómo enmendarlos?

Si el ser músico, de profesión, empírico, tradicional, etc., estuviera reconocido y se tuviera la oportunidad de poder aspirar a algo como una pensión, las cosas podrían mejorar un poco.
¿Cómo construye paz desde la música que está haciendo?

Construir paz requiere de muchas, de cientos de acciones desde nuestro hogar, con nuestros amigos, en nuestro trabajo, con los vecinos, etc. Primero que ser músico, o la profesión que sea, hay que ser persona; persona con valores, que respeta a los demás, que escucha, que defiende lo que cree, que actúa en coherencia con el discurso y que no afecta a los demás con lo que hace. Por eso, si cuando uno está en un escenario o dando un taller, le muestra a los demás que la camaradería y el respeto son claves para que las cosas funcionen, y la gente lo entiende, se identifica y se queda con ello, ya se está dando un gran paso.

¿Su carrera está en pro de la legalización de la droga?

Este tema tiene tanto de ancho como de largo. “Legalizar la droga” es meter en la misma bolsa a muchas sustancias que son diferentes desde su concepción hasta su uso. Legalizar el uso de ciertas sustancias tal vez haría que la muerte y la violencia en la que hemos vivido por más de 40 años en nuestro país, a raíz de la comercialización de drogas, cesara. Los intereses particulares de unos pocos siempre se van a tomar en cuenta primero que los de la multitud, por eso tal vez para ellos no sea benéfico desde ningún punto de vista que el consumo se legalice.Y, sin decir que hay mejores o peores personas por consumir x o y sustancia, tampoco se puede generalizar dentro de la polémica del consumo. Varias de nosotras nos sentimos identificadas con el consumo de marihuana y no por esto somos delincuentes, ni malas personas, ni salimos a robar o a matar a alguien. Son muchos los puntos que hay que analizar y muchos los estigmas que hay que romper, pues el desconocimiento es lo que lleva a la violencia y a la segregación.

¿Hay alguna causa política con la que se sienta comprometido directa o indirectamente?

El cuidado ambiental y animal; el no maltrato (a nadie); la inclusión (de todos)

¿Cuáles son sus planes para este 2018?

Para este primer semestre vamos a lanzar el nuevo sencillo llamado Bruja, y nuestra gira a Chile (Santiago, Valparaíso y Concepción) que lleva el mismo nombre a finales de marzo, principios de abril. Bruja es nuestra nueva canción, y es también el momento para lanzar la nueva etapa de La Perla en la que la gente va a ver que ahora solo somos cuatro integrantes y que tenemos un formato nuevo, en el que, si bien seguimos interpretando los tambores tradicionales, gaita y bullerengue, incluimos más percusiones y nuevas mezclas.

Bruja es un homenaje a la libertad, a los que no se sienten incluidos. También es nuestra forma de hacer crítica a cualquier tipo de segregación y es un llamado de atención. Es un menjurje para inspirar, romper estigmas y paradigmas de lo que somos y cómo nos asumimos. Usamos la música como herramienta para que el mensaje llegue lejos. 

Por medio de los tambores estamos tejiendo las fibras de un mismo cuerpo que es Bruja, que vive por la música. Se alimenta de hacer lo que sueña. Bruja se ha vendido históricamente como algo peligroso, como algo malo, como algo que hay que rechazar, pero hoy queremos que ese sentido cambie; ser bruja es tener identidad, conocer el entorno, hacer red, estar explorando. Bruja es empatía, es decir te conozco, entiendo por lo que pasas, es sembrar la rebeldía y que los que se identifiquen se junten.  

 

 

Publicidad