Se encuentra usted aquí

30 Seconds To Mars se inspiró en la India para su nuevo trabajo discográfico

Por
Redacción Shock

El grupo californiano de "indie rock" Thirty Seconds To Mars abre un "nuevo capítulo" con su cuarto álbum, muy influenciado por un viaje a la India y con el que "rompe con el pasado", aseguró a Efe su líder, el cantante y actor Jared Leto.

La banda de los hermanos Leto -Jared como líder y vocalista, y Shannon en la batería- y el guitarrista serbio Tomo Milicevic promocionan su cuarto álbum de estudio, a la venta desde este mes, que orbita alrededor del amor, la lujuria, la fe y los sueños, ("Love, Lust, Faith + Dreams"), como sugiere su nombre.

Doce temas conforman un proyecto surgido de las experiencias y sensaciones vividas por estos tres músicos en lugares como Tokio, Austria, India o Malibú.

Al grupo le resultó particularmente "transformadora" su estancia en India, donde se desarrolló parte del proceso de grabación en un estudio portátil y donde contaron con la colaboración de un cantante indio.

"Es un lugar fascinante que despierta tus sentidos; una locura, lleno de energía y de vida, completamente único. No se parece a nada que yo haya experimentado antes. Es imposible que no afecte a lo que estás haciendo", reflexionó Jared en entrevista con Efe en Londres.

De ahí surgió, además, uno de los nuevos temas: "Piras funerarias de Benarés" ("Pyres Of Varanasi"), grabado "en un lugar donde queman cuerpos".

Tanto su incursión en India, como el álbum en general -"el mejor de Thirty Seconds To Mars hasta la fecha y el más cercano a lo que somos como grupo", según Milicevic-, ha supuesto un "nuevo comienzo" para el trío, que ha vendido más de once millones de copias de sus tres discos anteriores.

"Ha sido como empezar un nuevo capítulo, un poco como poner el reloj a cero", resume el líder de una banda que presume de la lealtad de sus fans, atesorar 80 premios de 145 nominaciones y haber batido el récord al mayor número de conciertos por gira, con 300 actuaciones por "This Is War" (2009), su tercer trabajo.

Para "romper" con el pasado tuvieron que "despojarse de viejos hábitos, de manías y experimentar".

"Ha sido una ruptura con el pasado, porque no nos hemos apoyado en lo que ya conocíamos, sino que utilizamos nuevas herramientas: ubicaciones, instrumentación, otros parámetros", explicó el vocalista y compositor Jared Leto.

El polifacético Leto, también guitarrista, bajista y teclista, asegura que cada disco supone "un reflejo y un estudio de un periodo de tu vida y, en este caso, han sido dos años llenos de experiencias por todo el mundo".

La primera copia del primer sencillo, "Up In The Air" se lanzó al espacio el 1 de marzo con la segunda misión "SpaceX" de la NASA, algo que presenciaron en directo desde la base de Florida los tres músicos.

En la producción de ese vídeo intervino el productor Steve Lillywhite, quien también ha trabajado con los Rolling Stones o U2, mientras que la portada del álbum exhibe la obra "Isonicotinic Acid Ethyl Ester", del controvertido artista Damien Hirst.

En cuanto al significado del nuevo álbum, el protagonista de cintas como "Requiem For A Dream" (2000) o "Fight Club" (1999) observó que un músico siempre envía un "mensaje" en cada proyecto, "sea o no intencionado".

En este caso, Leto invita a prestar atención a un título que "ya es toda una especie de meditación o consideración de esos cuatro tópicos o ideas: amor, lujuria, fe y sueños".

Es, además, un trabajo en el que han "pesado mucho la experiencias personales" en la evolución de la banda, formada en 1998, como apuntó Milicevic, que afirma que "las cosas que vives, que haces, afectan constante e inevitablemente lo que haces".

Muy activos en las redes sociales -Jared Leto tiene más de un millón de seguidores en Twitter- y venerados en foros de cultura pop, arte, literatura, política o hasta filosofía, Thirty Seconds To Mars siempre han jugado con la simbología, y su legión de seguidores se conoce como Echelon (la mayor red de espionaje para interceptar comunicaciones electrónicas de la historia).