Se encuentra usted aquí

56 estrellas en el rostro por quedarse dormida

Por
Redacción Shock

Esta joven belga de 18 años hace algunos días se acercó hasta el estudio de tatuajes de Rouslan Toumaniantz, uno de los estudios con mayor reconocimiento en su región, para tatuarse un par de estrellas en su rostro. En medio de la sesión cerró sus ojos y se quedó dormida sin saber lo que a continuación pasaría.

En medio de su profundo sueño sintió un intenso dolor en la nariz que la despertó de forma inminente descubriendo que no fueron ni dos, ni tres, ni diez, las estrellas en su rostro, fueron 56 las que hasta el momento el tatuador Toumaniantz había conseguido pintar en él.

La indignada Kimberley al ver más estrellas en su rostro que ovejas en su sueño y años en su vida, y posteriormente al ver la reacción de su padre y de su novio, que la dejó después del incidente, resolvió denunciar al tatuador por 10.000 Euros que cuesta el tratamiento para quitarse los dibujos, afirmando que se había aprovechado de la situación y le había hecho un mal irreparable a su cuerpo y también a su salud mental.

Por su parte Toumaniantz, afirma que la belga estuvo despierta durante toda la sesión y  que aprobó cada una de las estrellas, pero al llegar su padre y verla, se arrepintió de lo sucedido y prefirió culparlo de la situación.