Se encuentra usted aquí

Amós y loSantos se estrena con 'El Final de la era'

Por
Redacción Shock

Oscilando entre el rock, el hip-hop, la electrónica y la sinfónica de cámara (lo cual deviene en un elegante sonido triphopero) el nuevo trabajo de esta leyenda del rock nacional suena precisamente a eso. A las canciones de alguien que ha ido y que ha vuelto. A lección. A solemnidad.

Producido por el reconocido Alfonso Espriella y el mismo Piñeros, el álbum, compuesto por 13 canciones y un bonustrack, se llama El final de la era, según el mismo Amós, “por el supuesto fin del mundo que se avecina este 2012, pero también porque es el final de un ciclo de aprendizaje, de estos casi 20 años de trabajo musical”. Por lo mismo, recoge remakes de temas de sus bandas Catedral (La hiedra, El poeta), Ultrágeno (Nulo, La Juega, El Rito, The Flor, Almuerzo Ejecutivo, Divino Niño, Instante de Luz) y La Fe (El final de la era), los proyectos más relevantes de la carrera de Piñeros durante estos últimos 18 años, y los reinventa en una atmósfera particular, orgánica y a la vez maquínica, estremecedora, épica. Y es que este trabajo tiene hálito de instante decisivo, y no solo en la vida de un hombre, sino en la historia de la humanidad.

“Sigue presente esa línea de ‘revolución de conciencia’ que siempre he venido trabajando”, dice Piñeros. “Y es que El final de la era, más que el fin del mundo o el reflejo de un momento personal, es la oportunidad que tenemos de pasar a otra etapa, a otro estrato de conciencia”, afirma él, el mismo enfant terrible que, a mediados de los 90 y siempre acompañado de un violín, surgió del paisaje bogotano para botar poesía con una hermosa banda llamada Catedral, y que luego se reinventó en el doctrinario y radical comandante de la Razafuria, aquel ejército mitológicode su  Ultrágeno.

Contrario a lo que pueda llegar a pensarse, El Final de la era no es una colección de nostalgias. Con un sonido que mira hacia adelante sin deberle nada a nadie, Piñeros, quien ha pasado los últimos años viviendo en Barcelona, declara que el álbum también viene de una pretensión: “Porque mi idea de un final siempre es un inicio. Por eso, lo importante es lo que viene”. Con la cabeza puesta en eso, se prepara junto a su banda (Amós y LoSantos, se llaman) para ese nuevo renacer,siempre buscando “ese espacio de incomodidad que me permita crear caos y belleza”.

Es decir, música para erizarnos la piel.