Se encuentra usted aquí

Aplazado el concierto de Killswitch en Colombia

Por
Redacción Shock

Joel Stoetzel está por responder nuestras preguntas desde su casa de Massachusetts, la misma con una sala de ensayo adecuada en el sótano, en donde su banda Killswitch Engage nació y creció para luego hacerse el monstruo del metal (core) que hoy conocemos. En unas semanas el guitarrista empezará junto a sus compañeros – Adam Dutkiewicz (guitarra), Howard Jones (voz), Mike D’Antonio (bajo), Justin Foley (batería) – su primer gira por sur América  que incluirá una fecha en Bogotá, y que, según promete, tendrá todo lo potente y lo peculiar que ha convertido en imperdibles los conciertos del quinteto alrededor del mundo. Y hay un montón de cosas por preguntar.

Después de todo esta banda no solo definió la nueva identidad de la música pesada norteamericana, sino que le devolvió la esperanza de tener algo significativo que decir al mundo como no lo hacía desde los años dorados del thrash.

Hace solo unos meses que lanzaron un nuevo álbum (el segundo en ser titulado omanímente después del debut de 2002) y fue producido por el aclamado Brendan O’Brien de Vs. de Pearl Jam o, más recientemente, de Black Ice de Ac/Dc. Esta es la primera vez que Killswitch Engage utiliza un productor externo y también la primera que se atreven abiertamente a ser más que metal, más que hardcore y más que ambas juntas. Este Killswitch Engage es sin duda la grabación que más distancia ha tomado respecto a las otras cuatro hasta el momento en su discografía. También es probable que, para los seguidores menos compasivos, represente el cheque por el que la nueva promesa del metal se vendió a la descorazonada industria creadora de éxitos desechables como el emo.  Y sí, esperemos que el tiempo alcance, porque hay un montón de cosas mucho por preguntar.

Este nuevo disco es el primero que no graban enteramente en Massachusetts. ¿Qué nuevas cosas les mostró el salir de la zona de confort?

Fue un poco extraño para nosotros y al principio representó una lucha. Como apuntas, estábamos acostumbrados a una zona de confort estando en casa. Esta vez fue completamente diferente, grabamos las baterías en Atlanta, mientras nosotros regresábamos a grabar algunas guitarras acá (Massachusetts) y Howard (Jones) hacia sus partes de voz en Atlanta. Todos estábamos dispersos, algo a lo que no estábamos acostumbrados, y por eso también el resultado suena diferente a nuestros otros discos. Lo que esperamos sea algo bueno (risas).

Brendan O’Brien es uno de los productores más buscados del rock en la actualidad. ¿Después de trabajar con él te queda más claro a qué se debe esto? 

Puede deberse a que, además de ser un tipo muy buena onda y relajado, tiene muy buenos presentimientos sobre la dirección que deben tomar las canciones para potenciarlas mejor. Fue de mucha ayuda en los arreglos y en hacer la composición un poco más concisa y consistente. Algo a lo que le dedicó bastante trabajó durante las grabaciones fue a desarrollar las partes vocales con Howard; él en definitiva es un tipo de cantantes y siempre va tras la melodía, así que logró llevar su voz por caminos que nunca antes había recorrido en el pasado y eso fue genial.  

Sin duda este también es el álbum más enfocado en la voz de los cinco que han hecho. ¿Crees que, además de la intervención de O’Brien, Howard esté ahora más seguro con su rol dentro de la banda?

Creo que es una combinación de cosas. Lejos de los cambios de alineación del pasado, este es el tercer álbum de la banda con la misma alineación, así que encontramos mucho más cómodo componer juntos. No tuvimos que forzar ninguna canción, todo salió de manera natural y sin problemas. También es obvio que Howard se sintió más cómodo esta vez, porque por un lado no tuvo que aguantar tanta critica de la banda (risas) y, por otro, tiene que ser necesariamente positivo trabajar con alguien como Brendan que pueda valorar tus cualidades y a la vez te exija cierta superación.

O’Brien admite que no le gusta mucho el sonido de la mayoría de álbumes de metal pero que se declaró fan de ustedes por lo pegajosas que resultan muchas de sus canciones. ¿Tiene eso algo que ver con que este álbum resulte el más digerible que hayan grabado?

Estoy seguro de eso. Brendan es un tipo más rockero, le encanta la melodía y las cualidades pegajosas del pop, así que de eso se trató en gran parte su aporte. Y no solo afectó las voces, muchas veces nos decía: “hey, por qué no acortan ese riff para que la canción tome más forma y sea más fácil de escuchar”. Eso hicimos y espero que haya sido lo correcto, en muchos aspectos el resultado  es menos metalero, pero en otros creo que es muy acertado.

En los estándares del metal hacer tu música más digerible no es algo muy aceptable. Como ustedes, Metallica pasó por eso: fueron la cabeza de un importante movimiento underground de metal emergente y luego hicieron ciertos cambios con los que consiguieron mayor aceptación dentro del mainstream pero también muchos viejos seguidores que les dieron la espalda.
 
Cuando las bandas son nuevas y tienen algo fresco que proponer, tienden a sonar de una manera más cruda. Pero simplemente creces, te dejas influenciar de otras cosas y cambias. Creo que eso le pasó a Metallica y definitivamente también le pasa a Killswitch Engage. Durante estos diez años nuestro rango de influencias se ha vuelto mucho más amplio, algunas de ellas siguen siendo metal pero otras no; también hay cabida para el rock el pop o la música de cantautor. Volvernos más suaves o  aceptables para la radio no fue una decisión premeditada, solo es algo que indicia el momento en el que estamos y lo que queremos hacer con nuestra música.
Siguiendo con Metallica,

¿Sienten que este pueda ser su Álbum Negro o es simplemente que no encontraron un mejor nombre que el de la misma banda para titularlo?

Fue una combinación de las dos cosas. Discutimos bastante sobre que titulo de canción podía convertirse en un buen nombre para el álbum y no poníamos ponernos de acuerdo. Creo que entonces fue Howard el que sugirió que lo tituláramos homónimamente porque era la primera vez en diez años que hacíamos algo diferente y cambiábamos nuestros métodos de grabación. Y si esta vez simplificar las cosas representaba también reinventarse de cierta manera, titular el disco Killswitch Engage otra vez podía ser la forma de anunciar una nueva dirección. Hay personas a las que les gustó el titulo y otras que piensan que fue una movida pendeja, pero realmente no hay más que eso detrás: una buena dosis de energía renovada.

Hablabas de lo definitivas que han resultado últimamente las influencias. ¿Me pregunto qué escuchaban durante el periodo en el que hicieron este álbum? 

Por supuesto hubo death metal, thrash y metalcore. Pero a muchos en la banda nos gustan cosas más suaves y ambientales como Portishead, también Radiohead o Coldplay; cosas que tienen muy buena textura. Tratamos de incorporar alguna de eso en la mezcla, queríamos que fuera muy melódico, como si oyeras a Radiohead en un contexto de metal. Es la primera vez que incorporamos influencias de este tipo y creo que lo hicimos de manera sutil, pero ahí están.

Una influencia directa e indirecta que siempre han resaltado es la del hard rock de los 80. Con nuevas canciones como “The Return” o “Lost” podría pensarse que realmente buscan componer una power ballad de metalcore.

Creo que sí, es una afirmación bastante acertada. Aunque hay guitarras y baterías fuertes si tiene esa característica de balada, también hay características más ambientales en juego y las voces son más melódicas. Sacamos un lado de Killswitch que nunca habíamos mostrado y sucedió sin que lo forzáramos, las canciones fueron tomando forma por su propia cuenta.
   
Las guitarras también han tomado un enfoque diferente. Mientras antes se sentían más cercanos al ataque en dupla del metal vieja escuela ahora el trabajo es complementario pero más integral y articulado.

Adam y yo tocamos guitarra juntos en una banda ya antes de Killswitch. En un principio intercambiábamos riffs, armonizábamos algunas cosas y ya. Sé que a él ha estado muy interesado en ciertas cosas del pop y la música más suave, así que en estos últimos años ha tratado de experimentar cada vez más con eso. Ahora en Killswitch en vez de doblar algo o ir riff tras riff tras riff, buscamos desplegar mejor las partes de guitarra, de pronto volviéndolas más densas pero también más substanciales.

Dese el principio el melodic death metal de escandinavo fue una influencia clave en su sonido y ahora parece que ustedes han terminado influenciándolos a ellos de vuelta. Han salido de gira con bandas como In Flames o Soilwork que luego terminaron reinventando su sonido a partir de lo que ustedes hicieron. ¿Has analizado esto?

Es rarísimo, porque tanto In Flames como Soilwork han sido grandes influencias para Killswitch y nos sentíamos macterísticas más ambientales en juego y las voces son más melódicas. Sacamos un lado de Killswitch que nunca habíamos mostrado y sucedió sin que lo forzáramos, las canciones fueron tomando forma por su propia cuenta.
   
Las guitarras también han tomado un enfoque diferente. Mientras antes se sentían más cercanos al ataque en dupla del metal vieja escuela ahora el trabajo es complementario pero más integral y articulado.

Adam y yo tocamos guitarra juntos en una banda ya antes de Killswitch. En un principio intercambiábamos riffs, armonizábamos algunas cosas y ya. Sé que a él ha estado muy interesado en ciertas cosas del pop y la música más suave, así que en estos últimos años ha tratado de experimentar cada vez más con eso. Ahora en Killswitch en vez de doblar algo o ir riff tras riff tras riff, buscamos desplegar mejor las partes de guitarra, de pronto volviéndolas más densas pero también más substanciales.

Dese el principio el melodic death metal de escandinavo fue una influencia clave en su sonido y ahora parece que ustedes han terminado influenciándolos a ellos de vuelta. Han salido de gira con bandas como In Flames o Soilwork que luego terminaron reinventando su sonido a partir de lo que ustedes hicieron. ¿Has analizado esto?

Es rarísimo, porque tanto In Flames como Soilwork han sido grandes influencias para Killswitch y nos sentíamos muy privilegiados solo por haber podido salir de gira con ellos. A través de los años nos volvimos amigos y hemos terminado influenciándonos de muchas maneras los unos a los otros; últimamente puedes oír más del sonido norteamericano en las bandas europeas y también verlas líneas divisorias se han borrado. Se ha creado un tipo de metal, al que no sé como llamar, pero que sí es más grande e inclusivo. Es melódico pero a la vez guarda muchos de los elementos hardcore y la forma europea de ejecutar las guitarras, ha sido extraño como todo se ha mezclado a través de los años sin que nadie se lo haya siquiera propuesto. Tal vez haya pasado por tener a todas estas bandas de gira juntas por tanto tiempo.

¿Crees que el termino metalcore ya no alcance a encerrar lo que intentan hacer con su música?

Por mucho tiempo fue apropiado, muchas bandas, incluyéndonos, ahora están más interesadas en experimentar con el espectro rockero de las cosas; las canciones se han acortado y parecen más concisas, mientras los arreglos podrían ser los de una grabación pop. El metalcore definitivamente sigue estando ahí pero a la vez el  elemento del rock está más presente que nunca antes.

Un concierto de hardcore es pequeño, sudoroso y lleno de interacción mientras uno de metal puede llegar a ser masivo, de campo abierto y algo distante. Ustedes se pasean constantemente entre esas dos situaciones, ¿hay alguna en la que se sientan más cómodos?

Ambas circunstancias son diferentes y divertidas por lo mismo. Ver montones de personas regadas ante tus ojos durante un festival te da una sensación increíble, te expones ante más gente y hay más espacio para el mosh, pero al mismo tiempo puede ser algo impersonal. Cuando tocas en un club, y ves las caras tan cerca cantando tus canciones, te sientes más conectado, de ahí es donde venimos así que creo que es lo que amaremos más siempre.

De qué manera relacionas lo que pasó con el Bay Area Thrash de los 80 con el momento que vive el Massachusetts Metalcore en el presente?

Es un movimiento similar con variaciones de estilo, por supuesto. En Forbidden, Exodus o Testament los miembros eran casi que intercambiables, todos tocaban juntos y había un gran sentido de unidad. Es lo que pasaba también en Massachusetts, aún tocamos y estamos en contacto con todos. Por ejemplo Shadows Fall es una banda cercana a Killswitch con la que además giras hemos compartido miembros y aunque cada banda tomó una dirección diferente la música también guarda necesariamente muchas características comunes. Es gracioso somos como la nueva gran familia disfuncional del metal.

Hablando de Bay Area Thrash, Kerry King ha dejado saber las pocas ganas que tiene de compartir una gira con ustedes porque se siente “ofendido por las payasadas que ocurre sobre el escenario”. ¿Fue incomodo tener que abrirles cada noche en este tour que acaban de terminar?

No fue necesariamente incomodo. Nosotros nunca hemos tenido un problema con los chicos de Slayer, siempre se han portado bien con nosotros y como te imaginarás somos fans de su música. Pero bueno, ellos obviamente son mucho más “metaleros” que nosotros, y creo que algunas de las bandas más tradicionales suelen tener este alter ego súper serio; no creo que Killswitch se haya sentido identificado con eso nunca. Somos unos tipos algo despreocupados que quieren subirse al escenario para pasar un buen rato, nunca hemos tenido ganas de interpretar el prototipo del músico de metal rudo y malhumorado. Sé que algunas de las payasadas que Adam dice sobre el escenario pueden ser interpretadas ofensivamente, pero eso es algo que no tiene esa intención. Creo que por ahora todo está bien, la pasamos increíble en ese tour y espero que los chicos de Slayer no nos odien.Nada de resentimientos por el lado de Killswitch.

Hace unos años Max Cavalera tambien se pronunció y dejó saber que el show de Killswitch le parecía “putamente gay”. ¿Piensas que las nuevas generaciones del metal, que de pronto son más inclusivas con el hardcore o del punk, tienen la capacidad de no tomarse la cosa tan en serio como las generaciones pasadas?

Es posible, hoy en días las bandas se han vuelto más relajadas. Claro que sigue habiendo algunas como las de la escena noruega que adoptan una personalidad extrema, también es claro que siempre van a estar ahí características como cabecear con el pelo largo en el escenario, los tatuajes o la ropa negra; pero lo cierto es que en estos años también se ha vuelto más aceptable poder parecer el vecino de al lado y subirse al escenario en shorts y camiseta sin que te juzguen tanto como antes. No sé si eso sea malo o bueno (risas), pero  hace más fácil poder ser tu mismo y no tener que preocuparte por serlo (…) y sí, eso puede venir de la escena hardcore; no nos importa que la mayoría de chicos que vayan a nuestros conciertos lo hagan en camiseta blanca y pantalones anchos desde que la pasen bien.

¿Llegaste a  pensar que los eventos graciosos sobre el escenario habían ido demasiado lejos en algún momento?

Claro que he pensado, ¿no habrá sido demasiado esta vez? Cuando estas al lado de Adam, que es el payaso oficial de la banda, y lo ves paseándose en el escenario con disfraces y gritándole bobadas a la gente, sabes que cualquier cosa puede pasar. Pero trato de no pensar mucho en el asunto porque su intención no es otra que mantener emocionada a la gente y entretenerla. Algunas personas piensan que se pasa y otros lo disfrutan, así que depende de a quien le preguntes. Una vez en el Ozzfest salió usando una pantaloneta muy corta, medías veladas de bailarina exótica y una sombrilla rosada, esa vez si le pregunté: “¡¿qué diablos haces?!”

Hace años que Adam sufre problemas de espalda y con todos esos movimientos dementes sobre el escenario no debe estar mejor. Una gira pro Sur América puede ser dura, ¿cómo la enfrentarán?

Después de la primera operación tuvo algunos problemas, con la segunda estuvo mejor y se ha cuidado mucho más después de eso. Se mantiene en forma corriendo todos los días, eso ayuda bastante, porque los viajes pueden ser complicados. Si los vuelos son de 10 o 12 horas es mejor que no viaje en clase regular porque puede resentirse y tener mucho dolor durante los primeros shows, eso es algo que hemos tratado de evitar.

Muchas bandas cercanas a ustedes han venido a Colombia recientemente como Underoath, In Flames o As I Lay Dying. ¿Qué cosas buenas, o no tan buenas, les contaron sobre el lugar?

No hemos oído más que cosas buenas. Justin (Foley) estuvo allá tocando con As I Lay Dying porque el padre del baterista de ellos murió y no pudo irse de gira; no sabes lo emocionado que llegó a contarnos lo increíble que había sido todo y a convencernos del todo que teníamos que ir. No puedo creer que esta vaya a ser nuestra primera vez visitándolos y que no lo hayamos podido hacer antes. Nos ha tomado todos estos años de estar en gira para finalmente llegar allá, así que seguro valdrá la pena muchísimo.

Próximamente les informaremos la fecha establecida para la presentación de Killswitch en Colombia