Se encuentra usted aquí

.

Hace 21 años nos visitó Metallica por primera vez. Así lo vivimos

Un concierto inolvidable.
Foto: Afonso Durier. (Archivo Shock)
Foto: Afonso Durier. (Archivo Shock)
Por
Redacción Shock

Fue el 2 de mayo de 1999 en el Parque Simón Bolívar en Bogotá. Shock lo registró como el mejor concierto que hasta la fecha se hubiera realizado en Colombia. Incluso hoy, 21 años después y tras la visita de cientos de artistas entre los que se cuentan desde Coldplay, pasando por Roger Waters, Lady Gaga, Björk, Madonna, Beyoncé, Guns N’ Roses y hasta Justin Bieber, entre otros tantos, este se mantiene en el top 10 de los mejores espectáculos en vivo que se han visto en nuestro país.  Ulrich, Newsted, Hammett y Hetfield, lograron entonces convocar cerca de 100 mil personas. “Hey, motherfuchers” fue el eufórico y afectuoso saludo de su vocalista a los asistentes que pusieron a temblar el parque con canciones, hoy convertidas en himnos de la banda, como Master of Puppets que fue la segunda en sonar. La agrupación encargada de telonear ese día fue la poderosa Pestilencia, liderada por Dilson Díaz.

Ese día La Peste levantó polvo en todo el Simón Bolívar. Para los que pagaron la boleta más barata, que costaba 15 mil pesos, hubo sentimientos de frustración porque el sonido atrás, hay que decirlo, no era el mejor. Sin embargo fue un show apoteósico que dejó en la memoria de sus fanáticos un recuerdo inolvidable. Así lo vivió Shock en 1999: 

Y por fin llegó el momento… ¡Metallica en concierto! Su segunda canción fue la medio bobada de Master of Puppets. La gente casi llega al paroxismo. Aquí James Hetfield cantando y saludando a todos los “Mother fuckers” que estábamos ahí. Por lo menos fue así como nos saludó. 

Desde el mediodía la gente comenzó a llenar el escenario y a sollarse con buena música (y otras cositas). Aquí vemos al público siguiendo el ritmo de la banda colombiana La Pestilencia, encargados de abrir el concierto. De la otra banda telonera ni hablemos… 

No faltaron los desmayados, luxados y pasados que se derrumbaron antes de que empezara el concierto. La Cruz roja super pendiente. Bien por ellos y por la fuerza de Paz y Hola.

En la primera canción todo el mundo estaba como atembado, como que no creían que fuera verdad tanta dicha. Ya en la segunda canción la gente se enloqueció. 

Kirk Hammett. ¡Qué señor guitarrista, qué virtuoso! Lástima que los que fueron con boleta de $15.000 no lo oyeron muy bien.

James Hetfield, con su cara como de ira concentrada sintiendo que la voz le sale del fondo de su ser. ¡Qué profesionales!

Lars Ulrich, baterista, le dio duro a su instrumento. Se notaba que estaba contento de tocar en Colombia y del apoyo que la gente le brindó.

Para el público que asistió, era como estar viendo a un dios en vivo. 

Más fotos aquí

Esta fue la entrevista, a propósito del concierto que Sandra Cardona les hizo entonces para la revista cuando Jason Newsted todavía integraba la banda.

¿Qué opina de que los tilden de satánicos, los culpen de actos suicidas de jóvenes y hasta les censuren sus trabajos por atacar a la iglesia?

Jason Newsted: Yo creo en Dios y Metallica no es una banda que le rinda culto al diablo. Nosotros no tenemos nada que ver con eso. En ningún momento hablamos de Dios ni lo atacamos, por el contrario, repito que yo creo en Dios. Soy de una familia muy religiosa y creo en él firmemente. Kirk, por ejemplo, es católico. Sólo que tiene una manera distinta de pensar. Lo que pasa es que Metallica es una banda que suena potente y agresiva. Es muy difícil que las letras hablen de rosas y de florecitas cuando tienes una guitarra fuerte. Lo que deben entender es que nosotros solo queremos el bienestar de los jóvenes. En ningún momento fomentamos la destrucción, al contrario esperamos que el mundo crezca.

¿Qué conoce de Colombia?

No sé mucho de política, pero sí sé que eso que dicen los periódicos sobre tu país no puede ser del  todo verdad. Yo necesito ver por mi mismo para creer. He hecho muchos viajes y en todas partes, hay cosas malas y cosas buenas, gente mala y gente buena, De Colombia nunca nos muestran las cosas buenas que hace la gente, o los sitios bonitos, porque eso no es noticia. Créeme que si nosotros pusiéramos las reglas ya hubiéramos ido a Colombia a tocar para poder ver, con nuestros propios ojos, cómo es en realidad. De Colombia, nos hablan siempre únicamente de drogas. No debe ser así.

 

Más contenido sobre: