Se encuentra usted aquí

Asista al concierto de Café Tacvba invitado por Shock.com.co

Por
Redacción Shock

 Para ser ganador de dos puestos en uno de los palcos especiales del concierto, el cual tiene un valor de $255.000 en Tuboleta, envíe a concursos@shock.com.co una grabación de 30 segundos en la que usted, al mejor estilo karaokero, interprete alguno de los hits de la agrupación mexicana.

El concurso terminará el jueves 2 de julio a las 10:00PM así que a cantar se dijo. Recuerde incluir su nombre, número de cédula, nombre de acompañante y un número de contacto. Sin estos requisitos no será tomado en cuenta el correo.

 Cafe Tacvba, un matrimonio de 20 años

Ya son 20 años de música en los que la crítica los ha despedazado y los ha subido al cielo. Dos décadas en los que pasaron del anonimato de los garajes y bares como el Rockotitlán y el Tutti Frutti, a espectáculos repletos de gente como los del Zócalo del D.F. en el 2005 o el Parque Simón Bolívar de Bogotá en el 2004.
 
Por todo esto y todo lo que falta por contar, los Café Tacvba están celebrando su aniversario en grande, con el tour 20 años, 20 ciudades, que recorre el mundo desde La Paz, Bolivia, hasta Barcelona, España. De esta gira hace parte Bogotá, que está confirmado para el próximo 3 de julio, luego de haber sido aplazado en una ocasión, como consecuencias de las medidas tomadas en el país contra el virus AH1N1.
 
Un aniversario en el que Rubén y sus muchachos preparan además un libro que recoge las memorias fotográficas de la banda, una biografía realizada por el escritor Enrique Blanc y un video en el que sus fans participan con imágenes inéditas recogidas en la calle, los aeropuertos y conciertos.
 
Momentos de los que habla para Shock Emmanuel "Meme" del Real, quien en Café Tacvba ha tocado desde la batería hasta la jarana, y ha compuesto canciones como La Ingrata, Las Flores y Aviéntame.
 
Shock: El complacer a los críticos, a la prensa y al público no es nada fácil, ustedes ya lo han vivido en varias etapas de su carrera musical. ¿Sabiendo esto ustedes han pretendido alguna vez serla voz de esta sociedad vez o no les importa realmente?
 
Meme: "Digamos que somos la voz de nosotros, primero como individuos a nivel compositor y luego como grupo. Hay momentos en que hemos hecho alguna crítica porque no podemos permanecer ajenos a nuestro entorno, algunas veces lo hemos hecho más explícito que en otras, pero no queremos decir que lo que estamos diciendo es lo que a todo el mundo les sucede o a la sociedad le ocurre. Por eso decimos que lo que viene en nuestros discos es lo que queremos decir"
 
Comenzó un tour de conciertos por 20 ciudades que pretende celebrar por lo alto 20 años de carrera artística. ¿Qué los motivó a elegir estos destinos y en especial, por qué vuelven a Bogotá?

 
"Creo que hemos tocado en todas las ciudades del tour y con cada una de ellas existe una conexión especial, eso nos motiva a volver. A Bogotá por ejemplo no vamos hace rato, habíamos intentado concertar una fecha, pero no se había podido. La última vez fue en Rock al Parque 2004, si no estoy mal. Esperamos que ahora que volvemos a pasar, nuestra relación con el público siga intacta. Tenemos lindos recuerdos, por aquí también pasamos alguna vez promocionando nuestro primer álbum y en aquel entonces conocimos a los Aterciopelados, compartimos con ellos y hasta tocamos muy espontáneamente en un bar con instrumentos prestados y demás, cómo olvidar todo eso".
 
En estos 20 años han pasado del ruido de sus primeras interpretaciones -haciendo referencia a palabras de Joselo-  a un sonido más elaborado. ¿Cómo era la música de la banda en un principio y cómo lo interpreta usted ahora al mirar atrás?
 
"Una de las cosas que te da el tiempo es tratar de entender cuál es tu límite como persona, como ejecutante y como compositor. En un principio tratábamos de hacer cosas que no sonaban del todo bien y eso generaba un poco de caos. Todo era más espontáneo y lo hacíamos sin conocer una cantidad de cosas, y sonaba a lo que tenía que sonar. Fue parte de un gran aprendizaje".
 
Cuando uno como periodista intenta que un músico le defina en sus palabras el concepto de su música o su sonido buscando poder traducirlo de forma sencilla al público tanta diversidad y variedad creativa dentro de una misma propuesta, se encuentra con una respuesta evasiva. ¿Si hacemos el mismo ejercicio con usted que nos contestaría?
 
"ja ja ja... esta anécdota que les voy a contar lo dice todo. Alguna vez estaba formado para un toque en el Rockotitlán y escuché a unas personas preguntar sobre nuestra música a otros chavos. La respuesta de ellos fue: estos suenan como una mezcla entre The Cure y Los Tigres del Norte, ¿usted está de acuerdo con esta clasificación?, jaja... por eso nunca nos ha gustado definir nuestra música, no nos ponemos esa limitante, lo interesante es escuchar las críticas del público y trabajar con libertad".
 
Ya que estamos hablando de sus inicios y de bares, en aquellos tiempos de anonimato, cerveza y rumba, ¿qué recuerdo tiene de las andanzas de Café Tacvba en todos estos antros?

 
Eran bien padres, íbamos a la fiesta a escuchar grupos y Djs, a buscar música, una juventud en la que poco a poco nos fuimos dando el espacio para ir tocando en estos lugares como El Tuti Frutti o El Nueve. De un momento a otro nos dimos cuenta de que ya no íbamos de fiesta, sino que éramos lo que la prendíamos. Lo interesante era que todos teníamos actividades universitarias o trabajábamos y teníamos que combinarlo, desvelándonos pero cumpliendo con todo, noche tras noche, cargando los instrumentos en una camioneta. Éramos más jóvenes y teníamos toda la energía para hacerlo. De esta manera también lo hacían grupos que ahora son grandes, por eso lo recuerdo con tanto cariño.
 
Ustedes hicieron parte de una época brillante para el rock en español mexicano, porque trascendieron la tendencia de aquel entonces de emular las propuestas musicales anglosajonas. ¿Por qué le apostaron una propuesta artística que buscaba capturar la identidad mexicana, sabiendo que este contexto en el que ustedes crecieron no era una decisión sencilla?
 
Nosotros fuimos una versión de todo lo que sucedió en Ciudad Satélite, un suburbio que ya es parte del D.F., y que estaba muy influenciado por el American Way of Life. Llegó un momento en el que quisimos confrontarlo y valorar toda la cultura popular que habíamos escuchado siempre proveniente de la música latinoamericana. Probablemente cuando nosotros iniciamos ya estaba pasando el boom de las bandas que tocaban en inglés. En esto contribuyó la visita de Soda Stereo y Radio Futura por primera vez. Fue ahí cuando las disqueras vieron el negocio y empezaron a apoyar la escena y firmaron con Maldita Vecindad, Caifanes y antes de ellos Ritmo Peligroso y Botellita de Jerez. Todas ellas de alguna manera tratando de representar el entorno en que habían crecido. 
 
Ya son diez álbumes en los que han hecho de todo, trabajando con toda clase de instrumentos folclóricos, pero también utilizando dispositivos electrónicos y equipos tradicionales del rock. Pero no cabe duda que el más importante es el Re, porque significó para ustedes la difusión acelerada de su música por el continente. ¿Ustedes también lo ven así o la prensa a magnificado este álbum?
 
El segundo disco ahora que lo veo a la distancia, pienso que es vital para la carrera de un grupo, porque define que va a pasar de ahí en adelante. En ese álbum vertimos toda nuestra confianza y libertad creativa e hicimos prácticamente lo que quisimos. Un álbum muy ecléctico, con ideas y experiencias que habían surgido de la gira de la primera producción. En México no tuvo tanta aceptación y parecía no tener la contundencia que habíamos logrado en el primero. Sin embargo en Chile funcionó muy bien el tema El Ciclón, eso nos llevó allá, nos empezaron a programar en MTV Latino, y nos dio la oportunidad de viajar a ciudades que no habíamos tenido la suerte de hacerlo. Tuvimos un recorrido por toda Suramérica, para finalmente llegar a México. Fue ahí cuando empezó a suceder algo. Hoy día veo que un disco así tiene que determinar que lo que tu estás buscando es el amor por la música y el gusto por hacerlo y compartirlo con tus compañeros, ya si suceden cosas o no, es algo que no se puede adivinar.
 
En este flashback que estamos haciendo es inevitable hablar de uno de sus principales mosqueteros. ¿Cuál es la importancia de Gustavo Santaolalla para Café Tacvba?

 
Es la persona que nos ayuda a encontrar lo que queremos decir. Es la parte crítica, el que nos mira desde fuera y nos dice lo que vale o no la pena. Ha estado involucrado en la producción de todos nuestros discos de distinta manera, al principio de lleno, en otras en arreglos, en la selección de canciones o pre producción de las mismas.
 
Muy pocos grupos pueden hacer alarde de llevar 20 años juntos, ya que son muy pocos los que logran superar sus diferencias. ¿Cuál ha sido el desahogo creativo a la banda que les ha permitido permanecer juntos?
 
Todas  las cosas buenas y malas son las que forjan la vida de algo. La existencia del grupo ha estado conformada de elementos muy emocionantes que nos han dado unas satisfacciones enormes, también de cosas complicadas y problemas que hemos tratado de resolver, pero así es la vida y así son las relaciones. Esto es un matrimonio de cuatro personas durante 20 años, es una relación bien intensa que espero hasta hoy en día hayamos sabido valorar, ya que hemos podido reinventarnos con la esperanza de ir encontrando nuevos métodos cada vez y nuevas formas de hacer música.
 
¿En esto han ayudado las aventuras en solitario de cada uno de los integrantes del grupo?

 
Siempre buscamos hacer espacios entre disco y disco para volver con más energía y con la ilusión de hacerlo. Tenemos claro que es indispensable que se dé, porque cada quien se desahoga encontrando en otros lugares la posibilidad de desarrollar ideas que en el grupo no es posible sobretodo por el tiempo. Además que son ideas que uno quiere hacer para uno mismo, que lo sacan de la rutina y le limpian la mente, trayéndolo de vuelta al grupo con más energía. Creo que hay Café Tacvba para mucho rato.

Luis Fernando Mayolo
 
De toque en Bogotá sin tapabocas ni discriminación
 
Luego de calmarse un poco las alertas del virus AH1N1, que sumieron a México y sus ciudadanos en un estado de discriminación y casi de aislamiento en el algunas partes del mundo, se confirmó la realización del concierto en Bogotá. La banda mexicana tocará en el Palacio de los Deportes, el próximo 3 de julio.
 
Los aficionados deberán pagar para asistir a platea el precio es de $130.000 y para preferencia de $85.000.