Se encuentra usted aquí

Beyoncé y su show número 62 del Mrs. Carter world Tour

Por
Redacción Shock
Aquí la regla “menos es más” se esfumó luego de que la señora Carter de manera dictatorial afirmara, con trajes de Amato Haute Couture, que más es más; encarnando a una María Antonieta, recargada de pies a cabeza, logrando que se dilataran las pupilas, y sólo después de los primeros diez minutos, la música llegó a ser protagonista. 

Para marcar el terreno empezó con su alegato certero de alabanza a las lideres del mundo con “Run the world”; rápidamente bajó la guardia mostrándose emocionada por estar una vez más en el Barclays Center, palacio musical que ayudó a construir su esposo Jay-Z o mejor, el señor Carter. 

Enseguida dio inicio a la mezcla de su diatriba de amor con “End of time”; manteniendo la cercanía y complicidad con su género llegó “Flaws and all”, la que introdujo hablando de los kilos de más que a veces logra bajar, de la piel que progresivamente se ha ido cayendo con el paso del tiempo y más situaciones que la alejan de la posición de diva y, más bien, estrechan su vínculo con la mujer real, esa que eufórica asentía desde el público y movía su brazo, que también tiene menos firmeza que antes.

Esos intervalos cortos de intimidad fueron y vinieron dejando que Beyoncé recuperara el aliento luego de largas coreografías -en este punto lleva 62 conciertos-. Un show redondo gracias a que Queen Bey es maniática con respecto a  la exactitud de los movimientos y a la coherencia que llevó al público constantemente, de la música a los clips, con historias cortas que rodaron durante las dos horas del recital. 

Durante la noche ella y su banda lograron unos muy buenos tejidos entre canción y canción. Echó mano de “Bitter sweet symphony” de The Verve para introducir “If I were a boy”; con “Diva” fusionó apartes de “Clique” de Kanye West, Jay-z y Big Sean; y antes de marcharse alcanzó a tocar de nuevo el corazón de los que aman a las diosas como ella y a los que deliran por voces como la de Witney Houston, a quien trajo por unos segundos en su noche interpretando solo con su voz la primera parte de “I will always love you” que desembocó en “Halo”, la canción del adiós.

La inolvidable figura de la Señora Carter se difuminó lentamente en el fondo y aparecerá exactamente nueve veces más, el mismo número de ciudades que hay entre La reina B y Medellín.

***

Para que vayan afinando… 

Run the World (Girls)
End of Time
Flaws and All
If I Were a Boy 
Get Me Bodied
Baby Boy
Diva
Naughty Girl
Party
Dance for You
Freakum Dress
I Care
I Miss You
Schoolin' Life
Why Don't you Love Me
1+1
Irreplaceable
Resentment
Love on Top
Survivor
Crazy in Love
Single Ladies (Put a Ring on It) Movin' on Up
Grown Woman
I Was Here
I Will Always Love You
Halo