Se encuentra usted aquí

The Breeders: Mountain Battles (2008)

Por
Redacción Shock

Todos conocen “Cannonball”, esa canción que no dice nada pero que, de forma inexplicable, nos llega. Tal vez sea lo de “escupir en el pozo de los deseos” o la voz de las gemelas Deal. En fin, The Breeders hacen parte del imaginario popular de la década “alternativa”, incluso más que The Pixies, la banda que dio a conocer a Kim Deal a finales de los ochentas y que, si bien no tuvo éxitos como “Cannonball”, paradójicamente marcó una de las influencias más fuertes en la historia del rock. Tanto, que incluso Nirvana dice que se los fusiló para componer “Smells Like Teen Spirit”.

La historia de The Pixies fue tan corta y contundente como sus mejores canciones: en apenas 8 años, 4 álbumes y 1 EP, esta banda trazó el camino de la mayoría del rock que vino después de ella. Por problemas internos, se separaron en dos proyectos principales: Frank Black (el vocalista y líder) y The Breeders (la bajista y vocalista que revivió la banda de adolescencia con su hermana, The Breeders). Fueron ellas las que alcanzaron mayor popularidad, aunque también interrumpieron sus actividades a mediados de los noventas. Los álbumes Pod (lanzado en 1991, cuando The Pixies todavía andaban por ahí) y Last Splash (que en 1993 les dio la fama mundial) se vieron distanciados casi una década de Title TK (su regreso en 2002, sin mayor éxito comercial).

Y ahí está Kim Deal, tal vez con más groupies masculinos que Courtney Love –por no ser una zorra y por ser realmente talentosa–, con un serio problema de alcoholismo, con una carrera que en ventas nunca fue gigante pero que sí le dejó prestigio entre la crítica y sus seguidores. Entonces, a falta de mejores oportunidades económicas, The Pixies se reunieron en 2004, hicieron unas giras y lanzaron un par de DVD, mientras The Breeders grababan unas canciones sueltas y Kim se recuperaba de sus adicciones (cambiándolas por el cigarrillo y la cerveza sin alcohol) jurando que, a excepción de “Bam Thwok”, no volverá a grabar con The Pixies. Suena a telenovela, pero ese es el origen de este Mountain Battles (que no tiene nada que ver con la banda The Battles).

Si se compara con los anteriores, este álbum es mucho más reposado: aunque conserva las inconfundibles voces de las Deal sí está en una tónica menos cáustica. Junto a canciones memorables como “Night of Joy” o “No Way”, hay una realmente floja: “Regálame esta noche”, versión en pésimo español del clásico bolero, que logra dar un poquito de vergüenza ajena, hay que admitirlo. De todas formas, el resto del álbum se salva con piezas como “Walk it Off” (muy Deal), “Istanbul”, “Bang On” (que parece un poco electrónica), “It’s the Love” (un cover de The Tasties) y “German Studies” (que si está en pésimo alemán, no me di cuenta).

La producción e ingeniería se llevó a cabo durante casi cinco años, por lo general en las manos de Steve Albini –el legendario ingeniero de sonido, viejo amigo de The Breeders y The Pixies–, generando algo inusual hasta ahora en su discografía: regrabaron varios fragmentos y añadieron capas de guitarras y sonidos que en vivo resultarían difíciles para un cuarteto. El resultado es, quizá, el trabajo más oscuro y más lento de la banda, aburrido para muchos de los que esperan esas canciones pegajosas y divertidas que las hicieron famosas. Hay que escucharlo dos veces para encontrarle la forma y darse cuenta de que, no porque sea leyenda, Kim Deal es una gran compositora e intérprete. Si bien Mountain Battles no es su mayor logro, es un disco que vale la pena repasar y tener, así sea entre el random de un reproductor de MP3.

The Breeders, Mountain Battles
4AD, 2008