Se encuentra usted aquí

Buraka Som Sistema en Rock al Parque 2011

Por
Redacción Shock

Para los que interpretaron el silencio de la organización de Rock al Parque como el augurio de malas noticias, están muy pero muy equivocados. Para la muestra, este black diamond. Directamente desde Portugal se vien el combo más absolutamente bravo de la africania digital: Buraka Som Sistema. Más que confirmado.

La noticia viene con un aire refrescante que indica una sola cosa: del 1 al 4 de julio, el festival alternativo más importante de Colombia, llega con un cartel de primera y de avanzada. Por ahora a hidratarse, porque estos muchachitos prometen rompernos el cuero    

Enchufada, en el distrito Buraka de Lisboa, dispara ritmos rotos y bajos malvadísimos entre un tejido de sintes y efectos dementes para lograr un solo objetivo: rompernos el cuero y ponernos a apretar nalga a punta de kuduro. Del duro y salvaje.

Si aún le parece que le están hablando en chino, o para el caso en portugués, y no se siente muy cercano al nombre Buraka Som Sistema, acá le tenemos una entrevista que la banda nos ofreció hace algún tiempo, cuando ni siquiera sabían que vendrían a nuestro país.

...

De Buraka para el mundo, la banda más cojonuda de Portugal

Enchufada, en el distrito Buraka de Lisboa, dispara ritmos rotos y bajos malvadísimos entre un tejido de sintes y efectos dementes para lograr un solo objetivo: rompernos el cuerpo.

Luanda, Angola, mediados de los 90. En las barriadas de la antigua colonia portuguesa los chicos se pegan a la radio, seguro para abstraerse, a través de los sonidos que les roban a otras costas, de un presente que parece condenarlos a la miseria. Se cumple (una vez más) la fantasía de Joe Strummer. Entre el ruido blanco logran capturar con sus antenas ese rumor de tecno y house que ya se ha tomado los clubes de Europa, y entonces sienten en el beat el llamado primitivo. Un ADN que llevan en la médula espinal desde que el hombre es hombre. Desde que el hombre es ritmo. Entonces toman lo que tienen a la mano para replicar esos sonidos, los meten a una olla junto a otros que ya saben cocinar (aires locales percusivos como la rebita, kabetula, semba o kilapanga) y obtienen un batido muy particular (una ‘batida’, le llaman ellos). Una palpitación remota que nos envía de vuelta a la cuna original. Que nos recuerda que de África venimos y a África volveremos.

El kuduro.

“Inicialmente viene de chicos que no tenían nada con qué hacer música aparte de viejos computadores, celulares y aparatos. Es un sonido muy rave, orientado al beat”, dice nadie menos que  M.I.A., princesa del ‘ghettoteck’, tag bajo el cual se ha agrupado a toda esta pandilla sonora que mezcla herramientas de producción digital con los sonidos de ese gran gueto que es el Tercer Mundo, y una de las principales responsables de la difusión que recientemente ha tenido el kuduro gracias a esa canción a la que decidió ponerle voz en el 2008, Sound of Kuduro,  de un grupo hasta entonces desconocido: Buraka Som Sistema.

Nacido en el 2006 en Portugal e inspirado por ese sonido que traían a sus barrios los inmigrantes angoleños, se trata de un combo bravo que, compuesto por los alias de Conductor, J-Wow, Riot y Kalaf (el único africano del grupo), y fabricado desde su estudio Enchufada, en el distrito Buraka de Lisboa, dispara ritmos rotos y bajos malvadísimos entre un tejido de sintes y efectos dementes para lograr un solo objetivo: rompernos el cuerpo. Ponernos a bailar y a sudar como un demonio. Para esto, como buen soundsystem, Buraka colabora con varios MC’s (M.I.A. es solo una de ellas, pero se destaca de una de sus más recurrentes colaboradoras: Petty) y, en vivo, incluye show de bailarines y percusiones frenéticas. Con dos aclamadísimos trabajos al aire, el primero (inicialmente fue un EP que luego fue re-lanzado como un largo con tracks nuevos) From Buraka to the World (2007) y el segundo Black Diamond (2008), los chicos han dejado sus residencias habituales en clubes de Lisboa para ganarse galardones tan importantes como un MTV Europeo, tomarse escenarios como Glastonbury y Roskilde, aceptar invitaciones como la de Damon Albarn para tocar en su famoso Africa Express, y en general, hacer parte de esa exclusiva red global de traficantes de los sonidos  más infecciosos del globo: los del gueto.

Hablamos con Alejandro Carvalho de Buraka Som Sistema

¿Cómo nace el sonido Buraka?
Todo comenzó cuando escuchamos el kuduro, un ritmo electrónico africano con mucha percusión. En un punto entre el 2004 y el 2005 decidimos mezclarlo y hacer nuestra propia versión. Luego comenzamos a tocar frecuentemente en un club de Lisboa y la cosa creció de manera descomunal. Cuando el club cerró, decidimos montar nuestro propio set y seguir como banda.

¿Qué suena en sus iPods?
Un poco de todo. Realmente no hay reglas. Por supuesto escuchamos un poco más de jazz porque nos enriquece musicalmente, pero también mucha música africana.

¿Hay planes de visitar Colombia?
Realmente queremos ir apenas podamos y construir una relación más estrecha con la gente que nos escucha allá. Ya hemos tocado un par de veces en México y Brasil. Pero todo se da paso a paso... ¡Ahí vamos!