Se encuentra usted aquí

Chico Trujillo y su cumbia chilena estarán presentes en el Festival Centro

Por
Redacción Shock

Días previos a que empiece el festival hablamos con Juan Gromgyer, percusionista y parte de la fundación de Chico Trujillo, uno de los proyectos alternativos más interesantes del país austral.

Por: Antonio “Rolo” Alarcón - @elroleins 

Para empezar ¿Cómo recibieron esa buena noticia de venir a presentarse a Bogotá y a Colombia por primera vez?

Primera vez, y de hecho, teníamos muchas ganar de ir desde hace mucho. Hubo un par de invitaciones para el aniversario de Bogotá, para Rock al Parque, pero nunca se pudo concretar por temas de logística. Así que llega, por fin.

Era una parada obligada, finalmente, ustedes son representantes de un sonido que también es muy importante para nosotros como la cumbia

¡Claro! Es  como si un grupo colombiano va a tocar tango a la Argentina (risas). Para nosotros ir a tocar cumbia a Colombia es emocionante, surrealista. Pero bueno la cumbia existe en toda América, así que, vamos con nuestra versión.

Su música es básicamente una mixtura de sonidos que podrían entenderse como un sentimiento sudaka. ¿De dónde nace esa necesidad por explorarlos?

Bueno sí, somos tres los fundadores. Tres miembros que empezamos la banda, tenemos otro proyecto que mezcla punk, rock, reggae, música afro. Es mucho más sicodélica, más agresiva, en algunos momentos más canábica (risas); es como mucho más amplia y menos bailable. En el 99 estábamos en gira por varios países de Europa como Holanda, Austria, Alemania, y allá se nos ocurrió que teníamos que hacer una banda que generara más fiesta, que fuera más latinoamericana, más bailable y la cumbia apareció por si sola, naturalmente sin preguntarse. Va en la sangre y aflora naturalmente, así que, después de esa gira del 99 llegamos a Chile y empezamos a probar sonidos, a invitar gente y a los dos años ya teníamos un formato. La idea era formar una banda que representara más a nuestro continente. Todo lo que es la pachanga.

Es como un pensamiento colectivo latinoamericano 

Sí, eso creo yo. Es como la panamericana musical. Es más que una manifestación. Es nuestra versión  de este estilo maravilloso que yo lo cuento hasta sagrado.

¿Qué estaban consumiendo, musicalmente hablando, para llegar a producir un sonido tan particular como el suyo?

Nosotros somos de ensayar mucho. Encontrar versiones que tenemos en el interior, en el subconsciente, así como jugando; no es como de laboratorio o de sentarse con un lápiz a escribir notas para ver cómo es la teoría, no. Tocando, ensayando e improvisando se van dando cosas que luego se van  haciendo parte del arreglo de un tema. Eso es lo rico, que es supervivo, espontáneo.

¿Cómo ha reaccionado la gente en distintos lugares del mundo con la música, con el proyecto en vivo?

Súper bien. Hemos tenido giras desde que empezó Chico Trujillo. Fuimos a Europa en el 2002, casi todo el año de hecho. Hemos estado hasta en África; en Marruecos. Ahora estamos yendo a Canadá, México y Estados Unidos. Por ahí tocamos en Brasil, en Argentina, Perú… en todos lados.  Nos ha ido súper bien en países donde ni siquiera conocen la cumbia. Como ya somos conocidos hay países a donde llegan muchos chilenos, mucho latino que ya la ubica. Ahora nos queda el reto más difícil que es conquistar a los padres de la cumbia (risas). 

¿El año de la banda va a transcurrir en giras? 

Sí, así será. Vamos a recorrer todo Chile, que como sabes bien es muy largo, en festivales de distintas índole en varias ciudades durante el verano y luego en el invierno hay una arrancadita para Europa. En marzo y junio vamos a tener un pequeño espacio de tiempo porque si no, andaríamos muy cansados. 

En Colombia pasa algo y es que para una banda alternativa es más fácil que gente de otros países y otros continentes les preste atención, sin contar con apoyo o reconocimiento dentro de su propia tierra y para su propia gente ¿funciona igual para ustedes?  

Sí, un poco. Nosotros antes de ser famosos acá en el circuito viajamos mucho a Europa, tocamos mucho allí, pero yo creo que el reconocimiento máximo lo tenemos acá en Chile. Desde el 2008 o 2009 aquí la cosa se puso muy popular. Los niños cantan los temas y sus padres y sus abuelos también. La música de Chico Trujillo abarca muchas generaciones, suena mucho en la radio, en programas de televisión, en teleseries, entonces  como que hubo una cosa mediática fuerte. Y los que no prestan atención a radio o televisión nos ven en vivo en su ciudad. Nosotros hacemos muchos conciertos y al final ese reconocimiento es bien grande aquí.

La buena música finalmente, trasciende edades, generaciones y fronteras

Sí, eso yo lo digo por los conciertos cuando vamos. Como mis hijos también que cantan las canciones, les gustan, los amigos míos son fanáticos y así los abuelos también, entonces como dices tú, traspasan generaciones y también todos los niveles socio-económicos. Es para todos, la población de abajo, la población  de arriba. 

Todo está integrado

Sí, claro, eso es bueno, eso habla bien de la banda, que la energía del sonido que emitimos está buena.

Integrando también a Latinoamérica, sé que han tenido la oportunidad de compartir escenario con bandas colombianas

Claro. Hemos tocado con Bomba Estéreo y Systema Solar en festivales como el Roskillde en Dinamarca y el Vive Latino en México. Estuvimos, de hecho en camerinos junto a ellos, compartimos camerino y conocimos un poco más de bandas colombianas que nos gustan como ellos. Bandas alternativas que no necesitan de circuitos populares. 

Nosotros somos una banda que con lo que hemos logrado no necesitamos ni queremos hacer parte de un festival como el Viña del Mar que resulta ser muy televisivo y muy farandulero. Al final preferimos vivir tranquilos con nuestras ideas tranquilas y no sobrexponernos tanto, y hay un montón de bandas que están en las mismas también, tocando tanto como sea posible. Estamos viendo a toda Latinoamérica en estos últimos 10 años creciendo rápidamente en estos aspectos. 

Europa y Estados Unidos quizá nos llevan un poco la delantera en eso de lo técnico y lo operativo, pero ahora nosotros tenemos la delantera en la música, que es una música con mucha más garra, mucho más sentimiento y que hace bailar hasta al mas tieso de los alemanes, entonces, tenemos ese poder en nuestras manos, falta concretarlo y hacer mejores festivales.

Temas relacionados: