Se encuentra usted aquí

Cometas deportivas para dummies

Por
Redacción Shock

Cuando una persona común y corriente piensa en cometas seguramente se le viene a la mente una gran zona verde, algunos niños corriendo de un lado a otro, y la tradicional brisa de agosto. En otras palabras, un plan familiar dominguero, con carpa y picnic incluido.

Pero como en todas las actividades, hay personas que se salen de los parámetros generales y van mucho más allá. Este es el caso de Nilza Riveros,Jorge Beltrán, Germán Rojas y Andrés Bolívar, quienes desde hace más de 10 años decidieron dejar de ver esta práctica solamente como un hobbie y la asumieron profesionalmente.

Por eso formaron el equipo Bogotá 2.600 y se embarcaron en esta aventura deportiva no muy publicitada en nuestro país. Hoy en día, son uno de los dos equipos colombianos más competitivos de esta disciplina, que ondean nuestros colores patrios en diferentes partes del mundo.

"Lo más emocionante de estas cometas es que uno las dirige y les da la dirección. Uno tiene control total, se puede hacer que bajen, den vueltas, hagan círculos, cuadrados o se detengan en medio del aire", dice Jorge Beltrán, capitán del equipo.

La cometa deportiva es una actividad que se realiza por equipos y en Colombia a pesar de que no existe todavía una liga, se practica con un nivel importante comparable al de Argentina. ¿Pero de qué se trata, cómo es la competencia?

"Un equipo de cometa deportiva está conformado por lo general entre tres y cinco integrantes. Se puede participar en la categoría de precisión, en donde hay que realizar figuras sincronizadas, o en la de ballet, que consiste en hacer volar las cometas acorde con el ritmo o melodía de la música", cuenta Nilza Riveros.

Para salir victorioso todos los integrantes deben realizar las maniobras en equipo, cada uno con su cometa, siguiendo lo más fiel posible la propuesta que lidera el capitán de la escuadra.

En este deporte las cometas no son en forma de pájaro, cubo o superhéroe, tienen la misma apariencia y se diferencian entre si por sus colores y materiales. Se manejan a través de dos cuerdas, a diferencia de las tradicionales que utilizan sólo una.

"La forma de las cometas son triangulares de 1 por 1.80 metros. Hay de diferentes materiales dependiendo de la fuerza del viento, por eso, cada uno tiene por lo menos tres tipos de cometas", dice Germán Rojas.

Los precios varían, pero ellos recomiendan el empezar con una sencilla que puede costar 80 mil pesos. Eso le evita a usted que si en el proceso de aprendizaje se le cae y se le daña, no gaste todos sus ahorros en arreglarla.

"Para aprender se necesita mucha dedicación, trabajo y concentración, afirma Jorge Beltrán. Por su parte Andrés Bolívar dice "no se puede pretender que en una ida al parque se aprenda. Nosotros llevamos 10 años volando y todavía nos falta demasiado. A su vez da sus consejos para los principiantes: "lo básico es elevarla, luego mantenerla en el aire, que no se caiga, y luego toca aprender a leer el viento, y saber cuál es la cometa adecuada para cada tipo de viento".

En Bogotá el mejor lugar para su práctica es el Parque El Tunal, en donde el viento sopla con mayor intensidad todo el año.

"Queremos que la gente empiece a ser constante y que no solamente se interese en agosto. Hay que acabar con ese mito, se puede elevar cometa todo el año, solamente hay que escoger el lugar adecuado", comenta Nilza Riveros.

Mientras eso sucede, el equipo Bogotá 2600 se prepara para competir en el mundial de Francia 2010, al cual esperan ser invitados y conseguir patrocinador.

Si se le despertó la curiosidad, péguese la rodadita a Villa de Leyva este fin de semana. Allí estarán en el Festival de Cometas. También puede visitar su página o contactarlos los sábados en el parque El Tunal, en donde pratican sin falta.