Se encuentra usted aquí

Darkness Falls visitará Bogotá

Por
Redacción Shock

La hipnótica voz de Josephine Philips y la instrumentación prodigiosa de Ina Lindgreen son el hilo conductor en este viaje por carreteras emocionales y profundos claroscuros pop que suponen la música de Darkness Falls. Apoyado y producido por el visionario músico, productor yDJ danés Anders Trentemøller, este proyecto formado en 2009 ha logrado iluminar de elegancia y sentido el aura de una nueva escena de rock independiente que empieza a emerger a lo largo de Europa.
 

 
Las canciones del EP debut “Darkness Falls” (2010) y el primer larga duración “Alive In Us” (2011) saben ser oportunamente electrónicas e íntimamente análogas cuando se hace necesario. Y más que canciones, por momentos, estas composiciones parecen alzarse como piezas recién embalsamadas de formas esencialmente humanas, erigidas sobre historias de amor espectrales, suspiros acústicos de media noche, dramáticas atmósferas de paisaje introspectivo y sueños que combaten el olvido con desesperación durante la vigilia.
 

 
Sobre los escenarios, este par ha conseguido entender cómo hacer combustión con todo esto, en una puesta en escena intima e impactante, que sabe como detonar en una explosión sonora del más visceral encanto femenino, sin llegar a perder las características más atractivas de la melancólica sofisticación nórdica.  


 
Antes de formar Darkness Falls, Josephine Phillip ya era ovacionada internacionalmente por otra dupla de chicas junto a Ane Troller que formó bajo el nombre de Ja Confetti. También ha colaborado con una cantidad considerable de artistas, incluyendo a Trentemøller en su faceta solista. Por su parte, Ina Lingreen fue integrante de numerosas bandas durante la década pasada, incluyendo la alineación enteramente femenina de ska Favelachic, en la que conoció a Philip.


 
Una nueva era del arte en Colombia, presentada por Soler Studiohub
 
Ahora Colombia tendrá la oportunidad de ver a una banda que hará la diferencia en los próximos años del horizonte musical independiente en su primer gran momento creativo. Y el marco no podría ser más oportuno: la inauguración en Bogotá de otro proyecto artístico de avanzada que sabrá, como la música de estas danesas, alimentar la imaginación y estremecer el espíritu.

Desde el próximo 10 de mayo  podrá conocer un movimiento en las artes plásticas que se gesta desde una casa restaurada de los años cincuenta en el barrio Teusaquillo, a unos metros del Centro Internacional de la capital colombiana, Soler StudioHub. La filosofía del espacio, su concepto arquitectónico y funcionamiento técnico permiten la producción y activación del arte en transición. En este lugar se esta creando una red de artistas, marcas, instituciones, galerías, con el propósito de generar una reacción social a través de las artes plásticas y de acercar el arte contemporáneo a un público más amplio y diverso.