Se encuentra usted aquí

Dj Enferno, el pinchadiscos de Madonna

Por
Redacción Shock

En un oscuro y calenturiento baile de secundaria en 1988, Eric Jao, de 13 años, entraba al circuito de los machos alfa con su primer tú a tú, one-on-one, pierna a pierna al ritmo de la diva del pop. Los altoparlantes de la cafetería del Thomas Jefferson High School retumbaban con Crazy for you, una balada carga de testosterona que hacía del cadencioso contacto entre el puberto y su primera víctima toda una explosión en la pista de baile. 19 años más tarde, a miles de kilómetros de su natal Virginia, su teléfono recibía un ruidoso mensaje, el cual sólo dejaba decodificar el nombre de Madonna. Jao inmediatamente pensó en aquella turbulenta noche. La duda continuó hasta que su celular volvió a chillar cuando su avión aterrizó en Nueva York después de un movido fin de semana mezclando en clubes de la Florida. Esta vez el mensaje era claro y nítido. ¡No! No era aquella chica, era Kevin Antunes, director artístico de la Reina del Pop: “Lo vi mezclando en el Blue Martini y creo que Madonna tiene que verlo. Prepárese para trabajar con nosotros”. Su teléfono cayó al suelo y su cara se puso pálida y petrificada de la traba de incredulidad que lo dejó como un rejo. Después de recobrar el habla unos minutos más tarde, Jao volvió en sí y devolvió la llamada, no sin antes gritar en medio del carrusel donde esperaba sus discos: “¡Madonna quiere un pedazo mío!”.

Y no pasó mucho para que esto ocurriera. Una fría tarde de invierno marcó el insospechado encuentro. “Estaba muy, pero muy nervioso. Yo crecí escuchando a Madonna, y pensar que en cuestión de minutos iba a conocerla para trabajar con ella era como estar desvariando; sentía que iba a conocer a Dios en persona”, recuerda. Y así fue. La  irresistible diva de 50 años lo dejó perplejo con el primer apretón de manos. “Me temblaban las piernas, fue tan irreal que comencé a hablar y no paraba de tartamudear, no podía creer que eso estuviera pasando”.

Pero sin dejar que sus dedos se congelaran ante la adrenalina que lo tenía al borde de la ceguera, el Dj de 33 años hizo honor a las palabras de Antunes dejando a Madonna y a su crew con la boca abierta. “Llega un momento en que el miedo se convierte en seguridad. Por algo me habían llamado, pensé”. Desde ese instante todo fue historia. Horas más tarde de pinchar para Madonna en un excéntrico loft de Brooklyn, Jao salió planillado como el Dj de la gira mundial de Sticky & Sweet. Un honor que contados pinchadiscos del globo han podido disfrutar.

Desde que comenzó el tour promocional por Estados Unidos en abril de este año, Dj Enferno no ha parado de figurar en las reseñas del show que lleva hasta el día de hoy más de seis meses levantando polvo en el mundo entero. “Soy un miembro más de la banda con una responsabilidad muy grande. Lo que hago principalmente es manipular el sonido con scratchs y sampleos para darle ese toque extra. Mi tarea es darle flow y energía al resto del grupo”.

“Madonna es la reina”, dice Enferno, levantando toda duda sobre aquellos que en el pasado han comparado a la diosa del pop con una díscola y caprichosa emperatriz del mundo del espectáculo. “Para nada. Ella es la que hace la magia, trabajar con ella te lleva al límite. Madonna te obliga a ser creativo y a explorar tu ritmo. Aunque todo se prepara y se ensaya durante meses, a ella le gusta romper los libretos”, explica. Y es precisamente por esta razón que la Diva del Pop lleva toda su carrera rodeándose con lo mejor del globo, y Dj Enferno no es la excepción.

“Crecí pinchando”
Jao comenzó a pinchar desde los 16 años en cuanta fiesta, matrimonio y juerga le abriera las puertas en Alexandría, Virginia. Después de pasar su adolescencia estudiando arte, teatro y telecomunicaciones, Enferno decidió que lo suyo eran las mezclas. “Todo cambió el día que Oscar Bunoan (Dj OZ) me envenenó mostrándome las finales nacionales de scratch (DMC US). Desde ese día no hubo vuelta atrás”.

Al cabo de unos años Jao dejó su trabajo como publicista y se dedicó  24/7 a los platos. “Esa es la palabra: adicto. Eso fue en lo que me convertí.  Pasaba horas y horas haciendo scratch y beat-juggle. No veía la hora de ganar mis propias batallas”. Y así fue. Tres años más tarde, después de su paso por Trooperz Crew junto a Dj Oz y Dj Idee, sus dedos se despegaron del resto de la horda de Djs wannabes haciéndolo ganador del DMC 2003. Desde entonces ha sido residente de los mejores clubes de D.C., Chicago y Nueva York.

Ahora Dj Enferno prepara maletas para terminar el resto de la gira por México, Buenos Aires, Santiago y Rio de Janeiro, donde espera tener la oportunidad de romperla con su Live Remix Project. “Por supuesto que muero por ir. Suramérica es una tierra que me produce encanto; tengo muchas ganas de tomarme el sur del continente”. Sobre si su carrera tomará el vertiginoso camino del éxito como sus  antecesores, Jao la toma suave. “Hablamos en un año a ver si sigo siendo el mismo (risas)… Por su puesto que sí. Aunque cuando estoy con Madonna me siento como una celebridad. ¿A quién no le gusta? Lo malo es que cuando me despido de ella vuelvo a ser uno más caminando
por la calle”. 

Live Remix Project
Desde que este híbrido entre dj set y productor en tiempo real con instrumentos en vivo, samplers y teclados debutó en el Winter Music Conference de 2006, el nombre de Dj Enferno se escucha por toda la escena. Su fusión de hip hop, house, rock, retro, reggae y mashups lo hacen único. “El Live Remix Project es una banda de un solo hombre. Fui yo quien creó todas las notas de mi Live Act. Esto fue lo que me condujo a Madonna”.

Escuche algunas de sus mezclas en www.myspace.com/djenferno