Se encuentra usted aquí

Dj MashUp 2011: divide y crearás

Por
Redacción Shock

Una movida basada en pegar pedazos de reconocidas canciones aumenta su popularidad por estos días. Con artimañas actuales, los magos del mash up le dan la vuelta al disco, a la composición, a la distribución y a los derechos de autor, suscitando críticas adversas y muchas caras rendidas a sus técnicas.

Criaturas mitad Madonna, mitad Rob Zombie. Centauros con cabeza de David Bowie y cuerpo de Avril Lavigne. Monstruos que arriba son Prodigy y abajo Britney Spears, protagonizan el universo sónico del mash up. Un movimiento musical en el que reina la práctica de desmenuzar hits en vivo. La fórmula de sus artífices es unir pedazos de temas ya creados para así sacar uno nuevo. Tomar un corte de vocales de una canción y sincronizarlo sobre el instrumental de otra es la regla que prima, aunque no la única. El mash up produce la sensación de estar escuchando dos canciones en simultánea, de dos artistas que remotamente se hubieran reunido. Todo esto en un solo track que generalmente se fabrica para la fiesta, lo que hace que el medio óptimo para llegar al público sean los shows en directo. En la actualidad, djs y productores labriegos del mash up rotan de las discotecas a los grandes festivales musicales del mundo.

Desmembrar composiciones y aparear los pedazos ha dado vida a registros bastardos, a una raza sonora que se expande rápidamente entre la audiencia con auspicio de la red y de los sitios gratuitos de intercambio de archivos. Los álbumes mashaperos se pueden descargar y muy pocos se sacan a la venta físicos. A su vez, los programas de edición de sonido de fácil acceso han hecho que se incremente el número de artífices de tales mezcolanzas. El saqueo exhaustivo de géneros da ínfulas de anarquía a este paraíso, en el que los mash ups más acogidos por la gente son los fabricados con éxitos musicales de estilos disímiles, que se reconvierten en una sola canción que airosa sale a pasear entre el delirio de la rumba. Cortes que no pegarían ni con puntillas, dan como resultado temas como Smell Like Jean, que junta la base instrumental del Smell Like Teen Spirit de Nirvana con la voz de Michael Jackson en Billie Jean.

En muchos lugares del planeta la erupción es fuerte. Y aunque la explosión sea relativamente joven, el mash up no es nuevo. Los progenitores del movimiento fueron los hip hoperos: iconos como Grand Master Flash, décadas atrás, mezclaban en vivo lados B generalmente instrumentales, con acapellas de canciones reconocidas del disco o de otras especies bailables. La movida creció entre los dedos de djs underground y se propagó tanto que ahora, además de contar con híbridos confeccionados por duros del mash up, pululan los de fabricación doméstica hechos por manadas de practicantes.

Más información sobre el evento AQUÍ.