Se encuentra usted aquí

El coach de Obama

Por
Redacción Shock

Si bien la figura larguirucha de Obama es propia de un peso pluma, sus entrañas tienen el talante y la fiereza política de todo un peso pesado. Eso lo sabe su único hombre de confianza, su mánager y sparring, David Axelrod, el único que le habla sin tapujos al oído. Fue precisamente este neoyorquino quien lo llevó a cuajar su primer gran título en el ring de la política. Su sagacidad como estratega sacó a Obama del anonimato y lo puso en una silla del Senado de los Estados Unidos en el 2004.

Amigo íntimo desde su paso por Chicago durante la universidad, este politólogo de 53 años con pinta de profesor fue quien lideró como arquitecto y estratega la histórica campaña que montó a Obama como el primer presidente de color en el país más poderoso del planeta. Fue Axelrod quien supo sortear los ataques de Clinton y McCain, que pusieron a Barack contra las cuerdas, y fue él quien se craneó junto al morocho su discurso de “cambio”, logrando que el 53% de los americanos se subieran al bus. Pero no solo eso: Axelrod, quien inició como periodista de la sección política del periódico Chicago Tribune en los años 80 y asesoró a Obama en su famoso discurso en contra de la guerra en el 2002; además es un consejero íntimo y todo un talismán del ring cuando Barack tiene que marcar un destino político. Fue Axelrod quien le sirvió de filtro de calidad para su autobiografía y best seller, La audacia de la esperanza, libro que hasta hoy ha vendido más de tres millones de copias.

No cabe duda de que el audaz y sagaz gurú político será la voz bajo la almohada del mulato, así como será el primero en decirle si este ganó por K.O. o si perdió por decisión dividida. Según el propio Obama, Axelrod es un alter ego de su razón política, alguien que abre y cierra sus ojos. Su primera carta, de los cientos que vendrán, ya está en juego: su amigo íntimo Rahm Emanuel, fue nombrado como jefe de gabinete del nuevo gobierno, una de sus primeras y más grandes recomendaciones.