Se encuentra usted aquí

'El jefe', la apuesta nacional en la cartelera de cine

Por
Redacción Shock

No es común que en Colombia se haga una adaptación cinematográfica de una novela colombiana. ¿Por qué decidió hacerlo con 'Recursos humanos'?

Decidimos adaptar la novela por varias razones. Primero nos enamoramos del personaje de Ricardo Osorio. Es un antihéroe original lleno de situaciones extremas que pensamos podían traducirse bien al medio audiovisual. Adicionalmente, el proceso que había hecho Antonio escribiendo el libro, trabajando de la mano con el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa nos daba una base sólida para tener una buena historia. Esa es la semilla de cualquier película.

Por eso es importante que los directores de cine nos volquemos siempre a la literatura, somos contadores de historias en un país que tiene todo por contar. Cuando a películas como a esta les va bien, le va bien al cine, a la literatura y a la cultura de nuestro país. Es de ese calibre la apuesta que hicimos con 'El jefe'. Por eso invertí tres años en escribir el guión.

¿Qué tan involucrado estuvo Antonio García en la elaboración del guión?

Leyó más de seis versiones del guión. Incluso fue el que más empujó la idea de hacer una película que trascendiera el libro. Siempre fue el primero en quitar situaciones que eran muy literarias. Incluso ideas novedosas en el guión con respecto a la novela surgieron de sus observaciones con respecto al guión.

¿Cómo fue el proceso de las adaptaciones en el guión?

13 versiones durante tres años, muchas ideas desechadas y muchas soluciones encontradas en los lugares menos esperados. Al final me conocía el universo de pies a cabeza, lo cual fue clave para dirigir la película.

¿Cuál fue la razón para cambiar el final del libro en la película?

A esa altura la película tenía vida propia y necesitaba un final así. El personaje de Marcela Benjumea es en la película más complejo y siempre fue importante que confrontara a su marido. Es un poco de acidez en el humor, pero así es que es buena la comedia.

Usted ha dirigido realities y documentales, ¿por qué decidió hacer una película?

Amo construir la realidad, hablar con personajes reales que me cuenten su vida, su historia. He aprendido y creo que he aportado a los espectadores a través de estos proyectos. Pero también me interesa inventar mundos y personajes que se refieran al mundo real. Desde hace años con mi equipo venimos haciendo cortos de ficción, preparándonos para entregar un largometraje sólido, emocionante y en este caso divertido. Es una etapa bien importante en la carrera de cualquier contador de historias y me emociona estrenarme con 'El jefe'.

En Colombia su nombre está relacionado con documentales judiciales. ¿Por qué se fue por otro camino?

Porque la comedia es una manera distinta de hacer crítica o de reflexionar en torno a la realidad. Incluso puedo ser mucho más atrevido a la hora de hacer crítica o de expresar mis opiniones. 'El jefe' es una comedia ágil cuya premisa siempre fue ser asequible a muchos espectadores. Pero también es una historia profunda llena de múltiples significados que espero que muchos espectadores sepan asimilar.

¿Cómo le fue en esa transición?

Hacer comedia ha sido una catarsis. Cuando se hace un documental sobre la vida de Tirofijo o de los Hermanos Castaño se convive con esta gente todo el tiempo. Esto inevitablemente te afecta, te deprime, pues es muy duro. En 'El jefe' es un placer que para aprobar una escena debía sacarme una sonrisa. Es un buen balance para mi carrera, pero a la vez 'El jefe' no es una comedia cualquiera, es una película con mucho carácter.

¿Por qué Canadá está tan involucrado con la producción?

Vivo entre Canadá y Colombia y mucha de la gente con que trabajo está en Canadá. De hecho la editora con quien vengo trabajando hace siete años, aprendió español para editar la película. Pero la verdad es que ese no fue el único país involucrado. La ampliación se hizo en Argentina, al igual que algunos técnicos y actores (la gran Mirta Busnelli) vinieron del país Austral. En Colombia filmamos y post producimos sonido e hicimos efectos visuales. Incluso el desarrollo del guión lo hice con Miguel Tejada-Flores, quien vive entre Oregon y LA.

¿En qué está trabajando ahora?

Me encuentro grabando una serie para Discovery bien interesante, va a dar mucho de qué hablar pues nunca se ha hecho así y es bien controversial.