Se encuentra usted aquí

El viaje místico del Systema Solar

Por
Redacción Shock

Mercurio. Venus. La Tierra. Marte. Júpiter. Saturno. Urano. Neptuno. ¿Qué es lo que mantiene a estos planetas, tan distintos, en perfecto y galáctico equilibrio? ¿Cuál es ese hilo invisible que los sincroniza en ese baile orbital y sempiterno de traslación y rotación? ¿En ese disco eterno e infinito?

Es el misterio de nuestro Systema Solar.Un tema de energía. Puro magnetismo.

El que marca las coordenadas se llama Juan Carlos Pellegrino, estudió Música en la Javeriana y luego se fue a especializar a Francia, donde trabajó como ingeniero en los estudios Crydamoure de Guy-Manuel de Homem-Christo (o sea, la mitad de Daft Punk).

Su chica, la Vj belga Vanessa Gocksch, aterrizó en Colombia hace 10 años y enamorada desde entonces de estas tierras, se dedicó a describirlas en video. Dani Boom es uno de los padres del techno colombiano; en sus platos estalló el rave en el país hace 15 años. Dj Corpas, el hombre del scratch, y John Pri, uno de los MCs, vienen de la escuela de calle, del hip hop y la champeta cartagenera. Andrés Gutiérrez, quillero él, es un percusionista que en las palmas de sus manos tiene el poder del vacile efectivo. Y en cuanto al otro animador, Índigo, es un brujo tropical. Un hijo de la pura cumbia sicodélica.

Ellos siete componen el Systema Solar: una constelación de genios musicales que, desde el 2007, anda surfeando la cima de aquella ola de nueva música colombiana que está invandiendo al mundo (han estado en países como Estados Unidos, Francia, Bélgica, Suecia, Dinamarca, Eslovenia e Italia).

Nominada como Mejor Artista o Agrupación del Año junto a Bomba Estéreo, ChocQuibTown, Puerto Candelaria y La 33 en la última edición de los Premios Shock, esta agrupación, que tiene al aire un delicioso disco debut llamado 'Bienvenidos' y en tarima viste trajes de astronauta que parecen diseñados por Édgar Perea, es heredera por igual del legado de Sidestepper y de Spiral Tribe: lo suyo es el electrocumbé llevado a su máxima potencia a través de un sistema de sonido (aunque decir “picó” sería más acertado) de dimensiones astronómicas de donde emana el espíritu rave del Gran Caribe. Un caleidoscopio rechinante de buenas vibraciones y, claro, mucho pero mucho ritmo.

Este es el Systema Solar. Bienvenidos.

Alguna vez le escuché decir a Dani que Systema Solar nace básicamente de una pretensión: la de hacer el picó más grande de Colombia…

Dani Boom: Más que una pretensión, surge de la necesidad de gozarnos las vibras musicales de cada uno en un sistema de sonido poderoso.

Sí, porque el formato de ustedes como “banda” no es tradicional. ¿Qué son, un soundsystem?

Juan Carlos Pellegrino: Somos una reunión de elementos que se conjugan en un momento específico para crear un ambiente ideal donde todos podamos ser felices… (risas).

Pata de Perro: Lo hemos llamado un “colectivo músico-visual”.

Vienen todos de caminos muy distintos. ¿Cómo se reúne este all-star team?

PDP: Todo empezó cuando hicimos un documental de hip hop llamado Frekuencia Colombiana. Juan vino de Europa para trabajar en la banda sonora y en el camino conoció a todos estos personajes por aparte. Había tanto talento que decidimos unir fuerzas. Sin embargo, al comienzo era un proyecto que estaba ahí… como un sueño muy difícil de realizar, hasta que un día nos ofrecieron hacer una presentación en la Bienal de Medellín. Tuvimos 30 días para armar el Systema Solar.

DB: Eso fue en el 2007, en el Parque Botero. Un toque gratuito para 4 mil personas.
Ustedes llaman a su rollo “verbenáutika”. ¿Qué es eso?

Índigo: Es, básicamente, pura fiesta popular. O sea, la verbena, más que un espacio, es una dimensión donde la gente se encuentra para celebrar la vida. En cuanto a la “verbenáutika”, más que una propuesta, es nuestra invitación a que la gente navegue con nosotros en este viaje. Para que se reencuentre y pueda vibrar con lo que siente, con la música y la danza.

¿Y de ahí vienen estos motivos trópico-espaciales-psicodélicos que manejan en las imágenes, los atuendos y la escenografía?

Índigo: Muchas de estas vibraciones vienen del imaginario del Gran Caribe, y hablo del Caribe del Mundo. Todo esto es un solo lenguaje en donde converge la tropicalia, toda esa serie de influencias que vienen de tener el mar al lado, de estar en las zonas más calurosas del mundo. Nosotros somos los posibilitadores de ese encuentro.

¿Qué tan calculado es todo este concepto?

JCP: Nada calculado. Cero pragmatismo. Ha sido puro consenso. Un consenso de feelings.

PDP: Es jugar y ya.

¿Cómo describirían el carácter del Systema?

JCP: Es difícil describirlo, pero es un tema de energía, como una vibración en bruto. Sin arandelas.
 
De acuerdo. Un concierto de Systema es una experiencia muy poderosa, y sobre el escenario se nota que la pasan genial…

JCP: A nosotros nos han tildado de “bola de energía”. Más allá de la música, es la sensación, la presencia, la alegría, el espíritu, el mostrar que estamos vivos. Es decir que el cuerpo importa y que no estamos alienados, que no somos zombis. Somos muy conscientes de que lo que tenemos que mostrar arriba es una sonrisa.

Hay mucho de ritual y comunión en sus toques. ¿Qué celebra, en últimas, el Systema Solar?

DB: Lo bonito es que arriba, siete personas completamente distintas se unen por una misma vibración, un mismo sentimiento. Pura gozadera. Y en ese mismo viaje es en el que queremos meter al público.

Tiene un espíritu muy rave lo que hacen… ¿extraen inspiración de ese movimiento? ¿Cuál es la relación del rave con la cultura picotera?

DB: Creo que a todos nos llama el mantra del rave, y pues ahí la conexión estaría en el picó. El picó del Gran Caribe es el mismo picó que se ha hecho en las grandes urbes; lo que pasa es que en el mundo no los llamamos “picós” sino “soundsystems”.
 
PDP: La verbena es lo mismo que un rave. No hay que olvidar que mucha champeta que se produce en el Caribe colombiano es pura música electrónica.

JCP: Y va más allá. Muchos picós de champeta hacen remixes en vivo. Y la conexión del rave con la verbena tiene que ver también con la experiencia acusmática. La gente se reúne para estar en frente de un gran sistema de sonido que genera un espacio diferente.

¿De qué habla el Systema en sus letras?

John Pri: De la realidad, sin más. Decimos las cosas como son.

¿Qué Colombia narran ustedes?

JP: Simple: la de la gente de verdad.

¿Cuál es la clave de su proceso creativo?

DJ Corpas: El flow.

El 2010 fue un año muy importante para ustedes. ¿Qué pasó?

JCP: Sí. Este fue el año en que el Systema se estableció como un proyecto unificado, con una respuesta positiva del público y de los medios tanto en Colombia como en Europa y Estados Unidos. Y eso es lo bonito: lograr que haya comunión entre personas distintas, unidas en un solo sentir, en un solo viaje.

Índigo: En general, creo que en la sociedad lo que hace falta es eso: seguir ese proceso de aprender a vivir juntos, de respetar las diferencias. Eso que se vuelve a veces un cliché, pero que es una necesidad urgente para poder trascender las dificultades.

¿Y por qué creen que están pegando tanto en el exterior?

JCP: Yo que viví tantos años por fuera, volví a Colombia porque allá no hay sonrisa. No hay picante. Y creo que por eso nos va tan bien. Porque allá hace falta eso.

Hablemos del coqueteo de la alternativa colombiana con sonidos tradicionales. ¿Cómo ven la movida y hacia dónde creen que va?

Índigo: Hacemos parte de una tradición en tanto tenemos memoria. En la medida en que hacemos música, es porque está conectada con las vibraciones de nuestros antepasados. Sin embargo, somos prueba o evidencia de que es posible conectarnos con esas tradiciones sin asumir ese rollo del “rescate”. Para nosotros no hay nada perdido.

Ustedes son independientes. ¿Cómo jugar desde ahí?

Índigo: En todo eso, inevitablemente, tiene mucho que ver la afortunada debacle de la industria del disco. Y digo “afortunada” porque ayudó a reorganizar la cosa. Se ha establecido un balance mucho más honesto con la dinámica de la expresión y las posibilidades de que la gente produzca y tenga acceso a la música como un bien cultural natural, no solo como una mercancía.

JCP: Gracias a este derrumbe de las casas disqueras y al auge de Internet, se ha fortalecido la independencia de este tipo de proyectos. Systema Solar, por ejemplo, es un proyecto absolutamente independiente, autogestionado, autofinanciado… y aquí estamos. No es fácil, pero de manera independiente hemos logrado mucho más que muchas bandas que están firmadas con casas disqueras.

¿Hacia dónde va el Systema?

JCP: El Systema Solar va dándole la vuelta a la Vía Láctea para que, en algún momento del viaje, nos reencontremos con nosotros mismos… (risas). Pero en serio, todo esto es un viaje de reencuentro. En cuanto a lo demás, pues seguir dándole con toda, pero relajados, sin necesidad de hacer la megaproducción o girar sin parar durante ocho meses. ¡Eso nunca!…

TODOS: No. ¡Nunca!

PDP: Porque se trata de buscar alternativas al camino normal de los músicos. Me refiero a las giras, los premios, el top, el lanzamiento… ¿por qué tenemos que funcionar todos así? Hay otras maneras...

DB: Sí. Yo creo que de eso se trata el Systema. Y eso es lo bonito.

Conozca a la tripulación

1. Nombre: Daniel Broderick. Alias: Dani Boom. Misión: Ensamblar la vibración del rave con el poder verbenáutiko.

2. Nombre: Andrés Gutiérrez. Alias: Andrews
Malandrews. Misión: El man de las percusiones y el vacile efectivo.

3. Nombre: Walter Hernández Romero. Alias: Índigo. Misión: La voz del despegue. Encargado de las conexiones interzónicas.

4. Nombre: Vanessa Gocksch. Alias: Pata de Perro. Misión: La Vj de la peli colombiana.

5. Nombre: Juan Carlos Pellegrino Alias: El Arquitecto Sonoro. Misión: Armar el rompecabezas sónico.

6. Nombre: Arturo Acosta. Alias: Dj Corpas. Misión: Scratchear para hacer que la nave tenga flow.

7. Nombre: John Primera. Alias: El Diablito del Flow. Misión: Llevar la información completa.