Se encuentra usted aquí

EN BUSCA DE AIRE

Por
Redacción Shock

Director: Mauricio Maldonado
Universidad de Antioquia

¿Por qué hacer cine?
Esta pregunta puede dar para ser metafóricos e introspectivos. Pero sin tener que repasar el vicio obvio por las películas y las historias, con el fin de aterrizar a la realidad, diría que hay que "hacer cine" porque al sol de hoy hay más posibilidades que antes para que los cinéfilos le demos gusto al cuerpo, no solo viendo sino haciendo. La revolución digital y creativa está servida. Y esta tortuosa maravilla reservada hasta hace menos de una década para unos pocos, hoy está disponible para aprovecharla. E independiente de las motivaciones o ambiciones más íntimas que cada uno tenga para emprender este viaje incierto, y del camino de herradura que cada uno escoja para su realización y su exhibición; la obsesión por pensar que se puede hacer un cortometraje o un largometraje con las historias propias es suficiente para justificar todo y al mismo tiempo es el impulso para convencer a otros de buscar las formas de lograrlo sin perder el pellejo en el alambrado. A falta de industria, el cine hecho desde estas latitudes prevalece como una suma de obsesiones sin intención de rehabilitación.

¿Cuál fue la gran lección que aprendieron luego de haber terminado su cortometraje?
De las mil lecciones aprendidas extraería una de las que considero más importantes cuando se está arrancando y que en mi caso fue crucial. Y es lograr en la medida que los amigos, las buenas relaciones y el atrevimiento lo permitan, atraer con el proyecto personas con más experiencia que uno, con el fin de armar el crew más talentoso posible. Obviamente esto no será posible en cada posición, pero que la mayoría si tengan más recorrido en el campo de batalla es vital, porque ellos te van a permitir actuar con mucha certeza. Estar rodeado por la experiencia de otros ahorra muchos errores. El resultado es que vas a aprender más rápido a solucionar cualquier tipo de problema. Con esto viene una responsabilidad mayor y es el reto de transmitir el mismo nivel de seguridad, así por dentro tu cabeza esté colapsando con tantas preguntas simultáneas, y esto es lo más importante durante esos momentos vertiginosos, tener una respuesta en la mano y atrapar las mejores sugerencias en el aire. Lo que el instinto susurre primero. Porque finalmente ellos son quienes ayudan a lograr lo imposible, ellos son quienes van a conseguir construir esa visión en la que todo el esfuerzo está puesto. Dependes de cada uno de ellos, así que mientras mejor logres comunicarte con la experiencia colectiva de tu amado crew, más te vas a sorprender cuando veas en pantalla lo que han logrado juntos. 

¿Cuál fue la gran embarrada que cometieron haciendo este corto?
De mi parte pensar que existían "pequeños detalles" que me podía reservar discretamente para solucionar durante el rodaje. ¡No!, no existen tales cosas, son un espejismo en el que espero no volver a caer. Cada detalle que se deje flojo en la preproducción por olvido o por exceso de confianza atacará en pleno rodaje como daga en un ojo. 

¿Cuál es la comida de la que quedaron hastiados durante el rodaje?
Puede sonar rarísima esta respuesta, como de un universo paralelo, pero me alegra mucho decir que en este caso nos aplicaría lo contrario ¿De qué comida fue la que quedamos más antojados?Se hizo un esfuerzo sobrehumano para tener menús muy variados cada día, de comida rica preparada caseramente para que nos dejara contentos. Que nos hiciera olvidar del rodaje tan extremo que teníamos cada día y ¡funcionó! El amor al arte puede ser mucho, pero nunca lo suficiente como para calmar un estómago inconforme que puede matar la motivación y la creatividad tan necesaria en un rodaje de bajo presupuesto. Así que con el mismo cariño con el que se planean los encuadres, hay que planear la mejor alimentación posible, por más tentador que suene obtenerla gratis de una pizzería cinco días seguidos.

¿Qué fue lo más complicado de hacer su proyecto?
El tiempo tan extenso que tomó toda la preproducción hasta poder mirarnos a los ojos y decir con seguridad: ¡Estamos listos para rodar! Pero valió la pena, era un proyecto muy impensable para hacerlo con tan bajo presupuesto y con tantos riesgos logísticos al frente para un plan de rodaje tan delicadamente ajustado. Pero se logró y es un orgullo. 

¿Cuál es la película de otro director (nacional o internacional) que les hubiera gustado dirigir?
“Enter the Void” de Gaspar Noé, por lo demente, imposible y genial que pudo haber resultado ese rodaje.

¿Cannes o los Oscar?
Cannes por ser festival y tener más variedad. Más cine y menos vestidos de diseñador.

Su primer recuerdo relacionado al cine.
El sol pegando duro mientras se hacían largas filas de la mano de mi mamá para ver los dobletes matinales 2 X 1 en los viejos cines ya desaparecidos del Parque Bolívar del centro de Medellín.

Su película colombiana preferida.
Duro mencionar solo una. Se me viene a la cabeza “Perro Come Perro” de Carlos Moreno.

Un director de culto.
Uno de cuatro manos y dos cabezas. Los hermanos Joel & Ethan Coen.

Temas relacionados: