Se encuentra usted aquí

Fito Páez mostrará en Bogotá su lado rockero más salvaje

Por
Redacción Shock

Fito Páez anda suelto con más energía que en su años mozos. El éxito de su gira 'No sé si es Baires o Madrid' en Latinoamérica y Europa, muestra de nuevo su lado rockero más salvaje, un espíritu que se debate entre el piano y la guitarra eléctrica. 

Por esta razón, el cantautor argentino será el encargado de cerrar el Festival de Rock al Parque 2009, siendo la primera oportunidad para la gran mayoría de verlo y escucharlo sin pagar un solo peso.

Un incuestionable rockstar argentino, que ha sabido reinventarse y mantenerse vigente en la última década, trascendiendo el desbordado auge del rock en español en los 90'.

A pesar de esto, no faltan sus detractores, quienes no comparten estas apreciaciones y consideran que Fito no es el artista más idóneo para cerrar este festival.

Pero lejos de esta polémica,-que en realidad al cantante le importa un pito-,  el show se realizará el próximo 29 de junio en el Parque Simón Bolívar, y será el público, como siempre, el que tendrá la última palabra.

Shock.com.co habló con él de todo un poco, y esto fue lo que nos dijo:

Shock: Usted es el invitado central del Festival de Rock al Parque que cumple 15 años en esta edición. Es especial para usted venir en este momento al festival, lo ha seguido en el pasado o llega totalmente con la mente abierta para vivir una nueva experiencia en su vida artística?

Fito: "Para mí lo importante es ir a tocar a Bogotá, el lugar o evento en donde ocurra no me hace mucho ruido. Tocar para 100 personas en un bar o tocar en Rock al Parque es igual para mí. Lo importante es estar allí, porque las ciudades son las personas. Sé que es especial, que es un gran evento, que reúne bandas de todos lados, pero siempre todas las situaciones son especialísimas. Si queres la verdad, para mí lo lindo es saber que dentro de varios días tengo que viajar a Colombia".

Esta edición del festival ha tenido algunos detractores. Estos consideran que hacen falta más invitados internacionales de trayectoria, más bandas de rock como en años anteriores de características como Blog Party, Apocalyptica o Black Rebel Motor Motorcycle. La organización se la ha jugado por lo latino y asegura que el festival es tan bueno como el de otros años. ¿Usted se considera ajeno a este dilema y está de acuerdo con que los festivales en nuestro continente deben apostarle a la música latina?

"No sé, no estoy metido adentro, no sé cómo se arma, sería muy hipócrita de mi parte dar una opinión sobre eso. Ya sabrán ellos por qué lo hacen, aunque pienso que nadie se va a morir si en una edición no hay invitados internacionales de estas características. Me parece bien que lo planteen de diferente forma".

Su más reciente visita a Colombia fue en diciembre del año pasado cuando ofreció un concierto muy eléctrico en el Coliseo El Campín, pero el espectáculo que grabó en Madrid y hace parte de su álbum 'No sé si es Baires o Madrid' es mucho más íntimo y acústico. ¿En esta ocasión cómo va a ser su presentación?

“Voy a tocar con la banda The Killer Burritos que es solo rock salvaje, con tres guitarras, bajo y batería. Un piano que meto por ahí y un par de voces".

Hay mucha gente en Colombia que no ha tenido la oportunidad de verlo y lo hará ahora en este momento de su carrera, a sus 46 años. ¿Qué tanto ha cambiado como persona, como músico y qué tan diferente son sus espectáculos y la gira?

"Como persona cambias todos los días, igual es inevitable que dejes de ser el hijo de tu padre y de tu madre, eso lo vas a  ser hasta el último día de tu vida. Como músico hago muchas más cosas que cuando era pibe, así que te diría que me siento más sólido, seguro y con más recursos".

'Rodolfo'(2007) y 'No sé si es Baires o Madrid'(2008), sus dos álbumes más recientes,  proyectan su lado acústico e íntimo. En las nuevas composiciones que usted está trabajando sigue en esta línea, vuelve a otros sonidos de su carrera artística o explora un camino totalmente diferente?

"No quiero explorar nada, la música es un lenguaje, uno toma lo que uno quiere y lo que uno puede. Estoy haciendo canciones en formato eléctrico, como lo hice en 'El amor después del amor', 'Naturaleza sangre', 'Giros',  'La ciudad de pobres corazones', o en 'Euforia'. Seguramente va a haber novedades, como siempre uno está intentando encontrar algo que no estaba. Pero esa también es una pretensión absurda, porque siempre uno toca la misma canción, esa es la verdad.

La gira de 'No sé si es Baires o Madrid' ha sido un éxito, lleno completo en todas las ciudades, incluyendo un destino tan complicado como Londres. ¿Usted queda satisfecho con ella y tiene alguna anécdota memorable que contar?

"Nada memorable que contar, todas borracheras simpáticas con amigos en varias ciudades del mundo. Lo más lindo es haber hecho los conciertos y haber participado en esa ceremonia milenaria que es el tocar dentro de una sala en una ciudad. Eso es el gran combustible de la vida".

¿Cómo ve usted el panorama musical latinoamericano, está pasando por un buen momento o estamos en una situación crítica?

"No hay más músicos como Charly García, no hay más como Salvador Enríquez. Me gustaría escuchar más talentos en ese plano, más gente loca, más inventiva. No me acuerdo mucho ahora de los grupos que están apareciendo, porque no me pegan tanto como esos viejos locos. Posiblemente me equivoque también, en principio te diría que está todo dado para que esa gente no aparezca, porque está todo tan teñido del éxito y de la fama y de toda las pelotudeces de la época, que es muy difícil que aparezca alguien sólo con ganas de cantar la canción. Jóvenes de la nueva generación, a despertar, a mover el culo muchachos".

Con tantos conciertos y giras en este momento de su vida, ¿dónde queda ese lado cinematográfico que tanto disfruta?

"Estoy escribiendo un libro para mi próxima película, todo eso sigue andando".

¿Puede adelantarnos algo?

"Del cine no se cuenta nada. Ya vas al teatro a ver la película."

Las dos películas que ha hecho hasta el momento, 'Vidas privadas' (2001) y '¿De quién es el portaligas?' (2007) están dentro de una línea independiente. Le entusiasma la idea de producir una cinta en algún momento en Hollywood?

"No creo, porque mis historias no precisan eso, el negocio en que yo me muevo es muy chiquito y tampoco me veo dirigiendo en otro idioma. Que quede claro que tampoco tengo ningún prejuicio, en caso de que tuviera ganas lo haría, pero por el momento me parece que no tiene nada que ver con lo que quiero contar".

¿Qué música sigue siendo indispensable para Fito, cuáles son esos músicos que usted lleva en su iPod, o escucha en su casa, en el estudio?

"Eso cambia continuamente, he escuchado mucha música que hace parte del siglo XX y el XXI. Ahora estoy escuchando a los compositores del siglo XIX  y comienzos del XX y algunos de otras épocas como Mozart, Stravinski, Debussy, Strauss, en fin. Ahora estoy con eso, pero ya se me va a pasar y vuelo a otras cosas que he escuchado".

¿Este interés por estos grandes maestros  hacen parte del proceso de creación del nuevo álbum?

"Nunca se sabe, es la música que estoy disfrutando ahora, la música que me siento ha escuchar en casa en silencio o a todo volumen y me la paso muy bien".

¿Después de tantos discos y canciones, siente que ya compuso su mejor tema?

"En realidad son carteles que te cuelgan los demás, todas las canciones que uno hace son hechas con amor pensando que está contando algo del mundo en que uno vive, el tiempo, la gente y la coyuntura hacen que adquiera cierto valor intrínseco más allá de lo estético, de lo estrictamente formal. Y eso ya se me escapa de las manos. Pero el tiempo es sabio y sabe poner las cosas en su lugar, y cuando hay una gran canción los años mismos te van dando la pauta de que eso era algo diferente a lo demás".

Ya para cerrar Fito, ¿usted inmortalizaría o destacaría algún momento de sus más de 20 años de carrera artística?

Nada merece la inmortalidad, todo lo que hacemos es efímero como nuestras vidas y  lo más importante es el amor que le damos a la gente y lo que tiramos para fuera. Nada merece ser inmortal porque sería aburrido.