Se encuentra usted aquí

Fútbol colombiano 2008

Por
Redacción Shock

Como dice la ya famosa canción de Katamarán, con la selección Colombia No pasa nada, no pasa nada.

Para el inicio de la eliminatoria sudamericana al mundial del 2010, una decidida y compacta Selección Colombia, en su primer partido logró empatar frente a Brasil 0 a 0, jugando muy buen fútbol, el fútbol que tanto nos gusta. Ese mismo año, logró vencer a la selección argentina 2 goles a 1.

Buen trabajo para alcanzar un cupo en el mundial.

Pero como siempre que hacen algo bien en una temporada, en la siguiente se encargan de borrarlo de la peor forma, como el caso del triste, fatídico, nefasto e infortunado 5 a 0 que llevó a Colombia al peor estado de mediocre arribismo con el que no logró absolutamente nada.

Es mejor no recordar ese marcador.

En el 2008, la selección inició actividades mundialistas enfrentando a Perú, con quien empató 1 a 1 dejando un sin sabor después de la victoria con Argentina.

De ahí en adelante, nada.

Cinco partidos, tres derrotas, dos empates y un total de tres puntos, precipitaron la selección al puesto número 7 en la eliminatoria, después de Uruguay y Ecuador –los más cercanos–. Sumado a esto, la selección bajó en el escalafón de la FIFA al puesto número 49, descendiendo 9 lugares quedando con 597 puntos.

Incluso, mejor que Colombia están las selecciones de la Concacaf, Estados Unidos, México y Honduras. El combinado hondureño, dirigido por el entrenador colombiano Reinaldo Rueda está en el puesto 40 y Trinidad y Tobago, comandado por el también colombiano Francisco Maturana, se defiende en el puesto 77.

Mientras la selección nacional no hace nada, el torneo de fútbol colombiano prendió la mecha y se puso bueno con la victoria del América, que alcanzó la estrella número 13, la misma cantidad de estrellas que el más veces campeón  –un par de días antes–  Millonarios, exponiendo el bajo rendimiento del equipo capitalino y de paso a su vecino y compañero de cancha Independiente Santafé que tampoco alcanza un título desde hace más de 20 años.

Como resultado de esto, sumado a un entorno de familias con hambre, extremadamente violento, las barras que acompañan constantemente a los equipos, pagando boletas, viajando por todo el país, saltando por más de noventa minutos por fecha, defraudados por sus equipos e intoxicados por la derrota mezclada con drogas y alcohol, iniciaron una batalla campal que produjo la muerte de un par de jóvenes y muchos heridos.

Un triste episodio en el que la fiesta del fútbol se convirtió en un motivo de lucha en contra de quien porta una camiseta de otro color, cubriendo de sangre las tribunas y manchando el nombre del país en el exterior.

Por otro lado, una buena noticia emerge vestida de amarillo, azul, rojo, labial y rubor en las mejillas.  La selección Colombia Sub 17 se proclamó campeona en el sudamericano celebrado en Chile, superando al equipo paraguayo 7 por 2.

El equipo colombiano junto a Brasil y Paraguay, segundo y tercer puesto  respectivamente, dirigido por Pedro Ignacio Rodríguez llegó a la primera edición del Mundial de Fútbol en la categoría, el cual tuvo lugar en Nueva Zelanda del 28 de octubre al 16 de noviembre.

Esta selección femenina liderada por Tatiana Ariza y Natalia Gaitán logró lo que el equipo masculino de mayores no ha logrado en mucho tiempo, asistir a la cita futbolera más importante del mundo, y aunque su participación no fue la más destacada siendo eliminada en la primera ronda, sus goles y verraquera en el campo, llaman la atención de todo un pueblo que le hace falta disfrutar el sabor de la victoria.