Se encuentra usted aquí

Hablamos con Stratovarius antes de su concierto

Por
Redacción Shock

Stratovarius hizo grande a Finlandia durante los 90 con el sonido melódico, veloz y esencial de álbumes como Episode o Visions, definiendo en gran medida la dirección que tomaría mucho del metal europeo del momento.

Luego de varios años de transición y batallas internas, la banda –integrada en estos momentos por Timo Kotipelto (voz), Jens Johanssen (teclado), Jorg Michael (batería), Matias Kupianen (guitarra) y Lauri Porra (bajo) –volverá a Bogotá once años después de una primera visita, esta vez junto a otros grandes del power metal, los alemanes Helloween.

Antes de su presentación el próximo 26 de abril en el Royal Center, Jorg Michael (quien también ha sido integrante de Mekong Delta, Grave Digger y Headhunter) repasó junto a Shock la historia reciente de la banda y auguró un concierto “de puta madre”.

Por un rato, con la dramática salida del guitarrista Timo Tolkki, Stratovarius parecía más una telenovela que una banda de rock. Se han calmado ya las cosas un poco, imagino.
Tienes razón, a veces esto ha sido más una telenovela que una banda rock. Y nosotros, tanto como los seguidores, hemos lamentado mucho esto, porque nuestra intención nunca fue otra que tocar la música que amamos. Timo Tolkki fue el que quiso sacar las cosas de proporción, pero bueno, tampoco quiero entrar a decir cosas negativas sobre el bando contrario. Estamos muy felices de que ya se haya acabado y que entre Jens Johanssen, Timo Kotipelto y yo hayamos podido continuar con el legado musical de la banda. Desde que lanzamos Polaris el mundo sabe que puede haber un Stratovarius sin Timo Tolkii, le deseamos lo mejor pero fue su elección dejar la banda.

Dicen que Helloween no es la banda más fácil para compartir una gira. ¿Cómo están saliendo las cosas entre estas dos bandas con personalidades tan fuertes en ellas?
Debo admitir que antes solo era cercano con Markus Grosskopf, pero te puedo decir que todos los miembros de Helloween y su equipo técnico se han portado increíbles y nos han apoyado en todo. No hay lugar para grandes egos o peleas entre nosotros, son unos tipos muy amables y la gira ha sido un éxito en todos los aspectos.

Helloween había editado algunos discos esenciales para el heavy metal cuando Stratovarius aún empezaba. ¿En algún momento existió una influencia directa en ustedes?
Hay algunas viejas canciones de Stratovarius como “Father Time” en las que creo que Helloween sí fue una influencia directa, sobre todo el sonido de la época (del disco) Keeper of the Seven Keys. Pero en mi caso personal, en mi estilo de interpretar la batería, no tanto. Y aunque acepto que la música de ambas bandas puede bastantes similitudes, creo que sobre todo en los últimos años nuestras búsquedas sonoras se han distanciado más.

De hecho hacer un tour Helloween/Stratovarious parece casi que un ejercicio de auto reflexión sobre el power metal, un género que en diferentes momentos cada banda ha definido o redefinido.
De acuerdo. Lo pensamos como un regalo para los que aman el género: ver en una misma noche a las dos bandas. Como todos saben Helloween existió mucho antes que Stratovarius, por eso que la idea de hacer este tour juntos viniera de ellos nos da mucha alegría. Hasta el momento la experiencia ha sido pura felicidad para todo el mundo.

En los primeros discos de Stratovarius muchos críticos oían a una banda unidimensional. Pero la verdad es que en los últimos parecen algo bien distinto.
Bueno, te puedo decir que estos últimos discos con la nueva alienación han sido los que han fluido mejor y más fácilmente. Yo, la verdad, creo que durante un buen tiempo Timo Tolkki –que era nuestro principal compositor– prefería jugar seguro y repetirse, porque sabía que funcionaba. Ahora seguimos conservando los elementos que nos caracterizan, pero con nuestro nuevo guitarrista Mathias Kupianen tenemos muchos otros matices, podemos explorar más y añadir elementos progresivos al sonido, algo que resulta refrescante. El es casi veinte años menor que yo y siendo más de esta generación tiene un rango de influencias muchísimo más amplio.

Te oí decir hace años que “The Abyss Of Your Eyes” de Visions era tu canción favorita de Stratovarius. ¿Ha cambiado eso?
Es una de las canciones con más Groove y más inesperadas rítmicamente que hemos hecho. Me encanta la composición y esa canción tiene más poder que muchas de las canciones ultra rápidas que tenemos.

Los nombres de los discos de Stratovarius suelen tener una sola palabra. ¿Son una banda perezosa para el lenguaje acaso?
(Risas) La verdad no sé el motivo para que esto sea así. Creo que no hay una explicación, en algún momento se volvió algo automático y luego casi que una marca registrada de nuestra música.

Para finales de los 90 ya había cientos de bandas copiando este estilo característico de ustedes, el metal melódico ultra rápido. ¿Se sentían honrados o molestos por este fenómeno?
En general nos sentíamos orgullosos de que nuestra música tuviera tanto impacto como para que otros quieran usarla tan fielmente en su propios sonido. Nunca miramos a nadie por encima del hombro en este aspecto.

¿Son muy consientes de la importancia de la banda para el sub genero del power metal o no les gusta pensar  específicamente en nichos?
La verdad hace rato no pienso en esto,  para muchos Stratovarius ha sido una influencia y una referencia ya, sea que toquen power metal o no. Eso es lo que me deja tranquilo al final del día. 

Aquí han tenido bastante influencia en muchas bandas. ¿Recuerdas algo de la escena colombiana cuando vinieron por primera vez?
No recuerdo bien el año (2000) pero recuerdo que fue una fiesta increíble, la gente estaba enloquecida y nos dio mucha energía para hacer un gran show.

Recuerdo que el sonido no era tan bueno.
Me imagino, porque para tener un buen sonido necesitas buenos equipos…y no fue el caso (risas). Realmente era una mierda, pero que puedes hacer, a veces te toca hacer lo mejor que puedes con  lo que hay. De todos modos la pasamos muy bien a pesar de todo.

Esperamos que esta vez ese aspecto mejore, creo que esta vez los promotores saben mejor lo que hacen y respetan los riders, cosa que antes no pasaba. Ya veremos.