Se encuentra usted aquí

Hasta siempre COMANDANTE

Por
Redacción Shock
Si el cadáver embalsamado de Chávez es repugnante para mucha gente de izquierda es porque no lo consideran un ejecutor, como a Stalin, sino un idealista,como Fidel, Marcos, Sandino, Camilo Torres y el Ché Guevara, el Juan Valdez de la revolución.

Hugo Chávez se convirtió para muchos en una figura romántica; destinado a desaparecer en su forma física para convertirse en esténcil, afiche y camiseta.

Vestido con su eterna boina, su camiseta roja bajo la camisa militar y la mirada puesta en el infinito, ese mismo líder que lloran las multitudes en las calles de Caracas, mientras dicen que Estados Unidos le indujo el cáncer que acabó con su vida. Ahora pertenece al panteón de los revolucionarios, una forma de eternidad inventada por quienes no creen.