Se encuentra usted aquí

“¡Hay una fábrica de Bonos!”

Por
Redacción Shock

¿Podría ser Bono la celebridad más difundida del planeta? Eso parece ser. Abra cualquier periódico un día cualquiera y lo más probable es que se encuentre una foto del instantáneamente reconocible cantante de U2 en una de sus tantas facetas: Bono saludando a Barack Obama en Washington, Bono y Bob Geldof con Gordon Brown en Davos, Bono y Bill Gates en África, Bono y Brad Pitt relajándose en el sur de Francia, Bono y U2 tocando en los Grammys en Los Ángeles… ¡uf! ¡En serio está en todas partes!  ¿Cómo hace?

“Hay una fábrica de Bonos”, dice el irlandés de 48 años riéndose. “Cuando la banda vio lo atareado que estaba, abrió una fábrica. Está justo atrás de Tallaght (un suburbio de Dublín) y los hay variados, están siendo utilizados para diferentes ocasiones”.

La fábrica de Bonos estará trabajando horas extras en los próximos meses mientras la banda se prepara para irse de tour con su 12 álbum de estudio No Line on the Horizon (título aparentemente inspirado  por la vista al mar desde la ventana del estudio del cantante en Dublín).

Grabado por más de dos años en Marruecos, Francia, Nueva York, Dublín y Londres, producido por Brian Eno y Daniel Lenois, el álbum ya ha recibido comentarios muy favorables de los críticos musicales más influyentes, muchos de los cuales lo consideran el mejor trabajo de U2 hasta el momento. Un cumplido  muy alto cuando uno supone que su back catalogue incluye clásicos como Joshua Tree y Achtung Baby!

Aunque la banda, en un comienzo, había llamado a filas a Rick Rubin para producirlo, los planes cambiaron luego de una inspiradora sesión de composición con Eno y Lanois en la ciudad marroquí de Fez.

Para empezar, ¿qué atrajo a U2 al Norte de África?

“Había un festival de música religiosa y esa era la razón principal para que estuviéramos allí”, explica The Edge, guitarrista y motor de la banda. “Creo que a Bono lo habían invitado hace unos años, y revisando su agenda se encontró con la invitación y dijo ‘¿Sabes? de pronto podría ir a ver si a los demás les gustaría ir’. Esa fue la única razón para que lo consideráramos. Y luego, para sorpresa nuestra, Adam y Larry se mostraron  entusiasmados con la idea. No hubiera creído eso en ese momento, pero se veían motivados. Así que fuimos por diferentes razones, pero más que nada por un sentimiento instintivo de que ir a otro lugar iba a ser importante e inspirador para nosotros. Y creo que así fue como se dio todo”.

¿Cuánto tiempo estuvo U2 en Fez?

“Fueron sólo dos semanas pero fue grandioso. Claramente recuerdo que al menos dos o tres canciones nacieron allí. Y muy rápido, como en tres o cuatro horas.  Empezábamos con una idea pequeña – podía ser una progresión de cuerdas o ritmos, o una guitarra o el sonido de un teclado – y luego de manera rápida, a través de una serie de ideas, se formaba una canción”, afirma The Edge. “Unknown caller nació allí. Fue una presentación en vivo y una vez teníamos listo el arreglo, sólo lo tocamos una vez.  De esa canción, hubo un par de repeticiones diferentes antes de llegar a esa versión, pero esa versión definitiva sólo se tocó una vez. Al igual que en No Line on the Horizon, Moment of Surrender y White as Snow. Aunque en White As Snow tuvimos que hacer algo de edición después, pero básicamente hay cuatro temas que sólo fueron tocados una sola vez en su versión final debido a que era como esa atmósfera de taller de composición musical de libre fluir”.

Aunque U2 tiene millones de fans en todo el mundo, a los pájaros de Fez no se les veía impresionados por los rockeros irlandeses. Para infortunio del baterista Larry Mullen, les tocó grabar en un patio al aire libre.

“Dañaron mi batería electrónica nueva -dice riéndose el miembro más joven de U2. Tan sólo fue uno de esos momentos grandiosos.  En este idílico lugar, todo es perfecto -o no perfecto, pero bastante parecido-, desde la perspectiva de un músico, Brian Eno en un lado, el resto de U2, Daniel Lanois haciendo lo suyo en la guitarra. El techo está abierto, el sol brillando y, de repente: ¡los pájaros te están cagando!  ¡Eso nos trajo de nuevo a la realidad!”.

Algunas tomas de esas sesiones en Fez pueden ser vistas en la página web de la banda U2.com. Adam Clayton, el bajista, fue el realizador y, como él mismo lo admite, no es un director con mucha experiencia.

“Hemos tenido esta página web por años y en realidad no hicimos mucho con ella en cuanto a hacer entrevistas o lo que fuera-  explica Clayton- y fue solo ver esas cámaras grandiosas, estas cámaras flip y pensé que deberíamos filmar cosas, pero no en la forma  de ‘estoy tratando de hacer una película’, como si la cámara se fuera a enredar bajo una mesa o algo así. Y ellos estuvieron listos. Espero que diga tanto como de quien está detrás de la cámara como quien está al frente, y va a estar algo editada para cuando la vean, al final habrá tan solo unos cuantos minutos. Yo preferiría que rodara por 20 minutos, pero creo que la gente se aburriría.  ¡Se darían cuenta de lo aburridor que es hacer un disco!”.

Desde el The Unforgettable Fire del 84, Eno y Lanois han trabajado con la banda en algunos de sus álbumes claves en el último cuarto de siglo.

“Brian Eno es un buen entendedor de lo que vivimos -dice Clayton- y tuvo una actitud interesante hacia él (el disco) esta vez, donde se empezó a divertir al sentirse parte de la banda. Le gustó el hecho de que pudiera trabajar en algo en la mañana con nosotros, y que por la noche ya se hubiera convertido en otra cosa. El método de trabajo de Brian es hacer algo por un momento y luego seguir adelante. Le gusta dejarlo como una pieza no resuelta. Y eso no es lo que hacemos nosotros”.

¿Qué hacen ustedes?

“Nos gusta resolver algo y trabajarle hasta que esté listo. Y a veces trabajamos demasiado, pero por lo general si tenemos tiempo suficiente y tomamos buenas decisiones, siempre mejora. Y eso fue una cosa única con este álbum, que cuando tomamos la decisión de no terminarlo en junio o julio para un lanzamiento en noviembre de 2008, nos permitió volver a revisar ciertas cosas. Nos permitió revisar la lista de pistas propuesta y meter de nuevo al disco algunas a las que no les habíamos trabajado mucho y descartar otras, cambiando el equilibrio del disco. Le permitió a Bono volver a cantar algunas cosas y reescribir algunas letras. Así que para cuando terminamos en diciembre, todo ya estaba bien pulido. Este es el primer disco en mucho tiempo, en el que estuve como ido, entiendo y sé acerca de cada decisión que fue tomada y las respaldo”.

Aunque Clayton habla con suavidad y es muy decente, se le conocía como el hombre salvaje de U2. Ha sido arrestado por manejar borracho y por posesión de marihuana, y hasta lo comprometieron brevemente con Naomi Campbell. Sin embargo, ha estado limpio y sobrio por toda una década. ¿Ha sido difícil eso o se ha vuelto fácil?

“Se volvió fácil en los últimos dos años. Creo que los primeros cinco, seis o siete años, tuve que aprender a vivir de un nuevo modo, y fue difícil para mí porque me tuve que cortar un poco, no salir y ser controlado. Pero creo que ya superé eso y ahora salgo y tengo un poco más de diversión”.  

¿No extraña tomarse medio litro de Guinness con el resto de la banda luego de un concierto?

“Si la gente quiere ir a tomarse medio litro luego de una presentación, no me siento fuera del parche -dice con una indiferente encogida de hombros- creo que la gran diferencia para mi, en términos de lo que pasa cuando dejas de beber y drogarte, es que tus días se vuelven más importantes que tus noches. Es difícil imaginarse ir a una discoteca.  Quiero decir, he estado en un par de discotecas recientemente por navidad y todo eso, pero lo único que hizo fue subrayar el hecho de que allí no hay nada en particular para mí. ¡Tienes que estar muy enlagunado para ir a una discoteca!” (risas).

Aunque Bono por lo general escribe de sus experiencias, muchas de las canciones en No Line On The Horizon están escritas desde las perspectivas de otros personajes – un policía de tránsito francés desertor en Cádiz, un drogadicto enfermo en el  metro de Nueva York, un corresponsal de guerra quemado en el Líbano, etc. ¿Por qué decidió escribir desde la perspectiva de una tercera persona?

“Bueno, no tiene nada que ver con ningún método de construcción de un personaje (como hacen los actores) o algo por el estilo -explica Bono- fue simplemente un punto de partida refrescante. Creo que ya desgasté mi propia biografía o autobiografía. Los últimos dos álbumes fueron muy personales y no estoy seguro de que pueda seguir lidiando con eso, y mucho menos alguien más. Lo irónico es, desde luego como nos enseñó Oscar Wilde, la máscara revela al hombre. Así que terminas en un vestido elegante revelando tu verdadero yo. Terminas en sitios muy emocionales los cuales no deberías entender, pero de alguna manera lo haces”.

No escribió esa canción desde su perspectiva, pero en Cedars of Lebanon canta “Choose your enemies carefully ‘cos they will define you” (Escoge tus enemigos con cuidado porque ellos te definirán).  Así que ¿quiénes son sus enemigos?

“En ese sentido pienso, que la canción habla por U2, siempre hemos escogido enemigos interesantes. Eso fue lo que siempre nos diferenció. No escogimos lo obvio: el establecimiento, el ‘hombre’, nosotros contra ellos. Eso se me hace pura sensiblería.  Nuestra banda siempre fue del pensamiento “no existen ‘ellos’ sólo existimos nosotros”.  Los enemigos son aquellos que se interponen en tu camino para que no te des cuenta de tu potencial. Ellos pueden ser todo tipo de cosas, tu vanidad, tus demonios”.

En la canción Stand up Comedy dice “Stand up to rock stars, Napoleon is in high heels/ Josephine, be careful of small men with big ideas”. (Levántate ante las estrellas de rock, Napoleón tiene tacones altos/ Josefina, ten cuidado de los hombres pequeños con grandes ideas).

“Eso no era en tercera persona- dice riéndose- ¡Era yo escribiendo de mí!”

Aunque la participación de Bono en One Campaign (campaña de ayuda para el África) y otras tantas actividades extracurriculares lo mantienen alejado del estudio de grabación más de lo que a la banda le hubiera gustado, han aprendido a trabajar entorno a su ocupada agenda.

“Lo resolvimos. Ha sido una característica de los últimos discos en los que sabíamos que Bono no iba a estar presente por algunos períodos de tiempo mientras grabábamos. Así que planeamos eso, y utilizó ese tiempo para trabajar el lado musical de las cosas.  De hecho es bueno,  le añade un distinto tipo de ritmo al proceso”, afirma The Edge.

Luego de dos años grabando en cinco locaciones separadas, se ha dicho que tienen terminadas cincuenta canciones, dado que hay once pistas en NLOTH. ¿Quiere decir que existen treinta y nueve canciones terminadas de U2 en la caneca?

“Hay una resma de material en diversos estados de ‘sin terminación’ -admite The Edge- algunas ideas a las que les gastábamos media hora prometen, pero no las hemos vuelto a revisar, o canciones a las que les dedicamos una gran cantidad de tiempo, que por una u otra razón no tenían cabida en esta placa. Así que las revisaremos, de alguna forma estamos en una buena posición para un siguiente álbum con tanto material ahí, así como también mucho material experimental”.

¿Qué tan experimentales llegaron a ser?

“Llegando al final del proceso de grabación de este disco, estábamos tratando de equilibrar los estados de ánimo. No queríamos hacer un álbum que fuera demasiado mono-dimensional en términos de emociones. Queríamos que el trabajo tuviera un contraste de luz y sombra, y habiendo tenido muchas piezas con variados estados de ánimo, decidimos retener algunos. Así para el siguiente lanzamiento no nos quedaremos cortos de material oscuro empollándose”.

Formados al principio en Dublín en 1976, luego de que Larry Mullen pusiera un aviso de “Se buscan músicos” en la cartelera del colegio, U2 han hecho música desde hace 33 años. No planean hacer esto para siempre, pero hasta el momento no hay una línea de meta en el horizonte de la banda.

“¿Qué si me veo haciendo esto cuando tenga 70? ¡No! Habrá un momento, así sea una decisión individual o como grupo, pero en este momento creo que es apasionante estar por ahí haciendo música -reflexiona Mullen. Hacer música y ser creativo es algo increíble de poder hacer. Y el hecho de que la gente todavía quiere oír lo que haces y que quiere todavía ir a verte… ¿Por qué renunciar a eso?”.

Publicidad