Se encuentra usted aquí

I.R.A. 25 años de aguante

Por
Redacción Shock

Estos 25 años de actividad continua como banda punk, se podrían definir con la palabra “aguante”. Y es que hemos aguantado de todo a lo largo de este camino, un camino lleno de experiencias que nos han desordenado y ordenado una y otra vez los pensamientos, aleccionándonos, moldeando nuestra voluntad y hasta nuestro cabello a punta de tiestazos, enfrentándonos a pruebas fáciles y por supuesto, difíciles (es más, algunas tan difíciles de superar que, de no estar unidos como un verdadero grupo y casi en paz interior, nos hubieran causado efectos bastante dañinos y tal vez hasta la desaparición). Todo eso nos ha ayudado a convertirnos en personas resistentes e inmunes a más de un ataque, después de todos estos años que se han clavado como puñaladas en nuestras chaquetas, una tras otra al ritmo del más acelerado punk.

Sentimos que debemos ser muy amables con el pasado, pero a la vez, creemos que debemos evacuarlo para poder seguir adelante, ya que si no lo hacemos, corremos el riesgo de quedarnos ahí suspendidos. Tampoco es que este asunto se trate de futurismo, que vendría siendo el otro extremo. Preferimos vivir el presente, el hoy, lo inmediato, que es lo que hay y lo más seguro que cada uno tiene. El pasado ya pasó y el futuro no ha llegado.

En el transcurso de estos 25 años hemos vivido varias etapas que empezaron con nuestras Ideas de Re-evolución Adolescente (I.R.A. – 1986). Permítanos explicar que no éramos, ni somos, ni nos creemos revolucionarios, ni anarquistas, por lo que no nos deben encasillar en esas “tendencias” sólo por ser punks, ni mucho menos en partidos ni en ismos, ni en ninguna de esas cosas. Simplemente describimos a I.R.A. desde un punto de vista muy personal y respetuoso, como un sentimiento musical que se expresa respecto a situaciones sociales, políticas, religiosas y culturales de forma consciente, analítica, crítica y pacífica, con la ayuda de una batería, una guitarra, un bajo y mucha poesía extraída de la realidad que vivimos, que se convierte en letras de canciones, sin necesidad de estar encasillados ni encadenados a ninguna de tantas corrientes estrictas, patéticas y hasta utópicas. Ante todo, somos de mente abierta a alternativas de vida que no nos exijan tantos requisitos; sólo queremos ser libres e independientes y pare de contar.
En aquellos años ochenta en Medellín, cuando la banda empezó, estábamos muy lejos de tener posiciones políticas profundas con respecto a cualquier cosa. Apenas nos estaba empezando a ametrallar la violencia y percibíamos el desastre sociopolítico que vivía Colombia. La música, se convirtió en nuestro escudo ante tanta atrocidad.

Los senderos del punk están sembrados de espinas punzantes, y aunque parezcamos sadomasoquistas, esas espinas nos seducen a pesar de que a veces nos lastiman un poco; sin embargo, es ahí donde sale a relucir nuestro aguante y nos grita una vez más que sigamos combatiendo desde las trincheras de la música. Aunque hemos sufrido 15 bajas de integrantes, nosotros dos siempre hemos permanecido en I.R.A. (David desde el inicio como co-fundador y Mónica, unos años después, como segunda voz y hace 10 años también como baterista). Esta permanencia en la misma banda y a la vez compartiendo como pareja, no nos ha causado ni la menor fatiga; por el contrario, ha sido el mejor pretexto para levantarnos cada día y bendecir lo nuestro, luchar sin cansancio, tratando siempre de estar de pie en cada batalla que tengamos, y librar nuestros conflictos interiores, que es de lo que más queremos salir victoriosos. Y es que creemos que la batalla más importante es la que cada uno libra con su propia conciencia, pues bien haríamos en dejar de juzgar tanto al prójimo y mejor, preocuparnos por nosotros mismos.

Vivamos el punk, vivamos la vida otros 25 años. Puede que no lleguemos a la felicidad total, pero al menos sí habremos logrado una resistencia cultural auténtica.

Expresamos esto como el resultado de lo que hemos vivido en este cuarto de siglo.

Gracias a todos y hasta mañana.

“El pasado ya pasó y el futuro no ha llegado”.