Se encuentra usted aquí

Jenny Cifuentes - @Jenny_Cifu

Por
Redacción Shock

Un episodio: El regreso de los veteranos al disco

Veteranos con  carreras de acero inoxidable aterrizaron en el estudio. David Bowie, camaleón extraterrestre, irrumpió con el disco The Next Day y en video, iluminado y fustigando sotanas, puso de nuevo a vociferar al mundo. Nick Cave hipnotizó con  Push the Sky Away, y Paul McCartney brilló setentón con New. Las bestias se desencadenaron. Iggy Pop, kamikaze, salió al ruedo de nuevo con The Stooges y publicó Ready To Die, mientras Motörhead electrocutó con Aftershock. 

Las camisetas negras fueron desempolvadas. Amparado por las barbas de Rick Rubin, Ozzy Osbourne volvió a grabar con Black Sabbath, -bueno, sin Bill Ward, que en un grito independentista también entró a registrar solo-. 13 se bautizó el álbum en llamas de Sabbath, respaldado con una gira que dejó ver a Tony Iommi como un profesor de crucifijo y con lentes Transitions enseñando cómo se dan guitarrazos, a Geezer domando bajos y a  Ozzy con sus brincos y palmas en contratiempo, y lo más importante: con una voz que aún puede hacer arder a los oyentes en el infierno. 

Temas relacionados: