Se encuentra usted aquí

Kaká Vs. Ronaldo

Por
Redacción Shock

Un ángel y un demonio, los más grandes del fútbol mundial de la actualidad empacan maletas para integrar la nueva nómina del Real Madrid. Cristiano Ronaldo, el deportista más caro del mundo en toda la historia, y Kaká, el niño bueno que factura millones de euros por sus campañas publicitarias, se enfrentan este mes en nuestro Ring. ¡Tiro al arco y gol! 

Kaká:
En cuna de oro: Brasil lo esperaba para prepararlo como uno de los grandes futbolistas del mundo. Kaká se crió en una familia de clase alta con todas las comodidades. A los 18 años sufrió un accidente en una piscina donde se fracturó la espina dorsal y casi queda parapléjico, y aunque desde muy pequeño conoce a Dios, en ese momento sintió la mano divina que bajó a salvarlo. Por eso se aferró al cristianismo.

Infancia con estrella: En su época escolar se destacó en equipos de categorías inferiores. A los 15 años, Kaká ingresó a la Serie B en el equipo Rimini Calcio Football Club de Italia. En el 2001 el San Pablo F.C. lo reclutó; ese mismo año pasó por el filtro del Mundial de Corea y el equipo del Milán en el 2003 lo recibió bajo el título del joven más prometedor de Suramérica.
Un ángel con guayos: Desde pequeño integra el club de los Atletas de Cristo y su fe lo acompaña a todo lado. Kaká es uno de los futbolistas que más causas solidarias apoyan.

Un ángel que, con balón o sin él, imprime en cada uno de sus pasos el sello de la bondad. Lleva siempre con él la inscripción “Dios es fiel” y en varias ocasiones dedica sus goles al estampado de sus camisetas: “I Belong to Jesus”.

Camino de gloria: Participó con la Selección de Brasil en la Copa América 2004 y la Confederaciones 2005, ambas ganadas por este país. Fue titular y goleador de los campeonatos, ocupó el puesto número 10 en el Fifa World Player 2004 y al año siguiente terminó dos lugares más arriba en el ranking.

Un futbolista atípico: Kaká sorprende a los medios con su buena reputación: no le gusta ir a discotecas o fiestas, nunca se ha visto involucrado en escándalos, lee mucho y es un gran apasionado del cine, el arte y el teatro. Asegura haberse casado virgen con Caroline Celico, su novia de toda la vida y con quien tiene un hijo, Luca.

Brilló con el balón: En el Sao Paulo y antes de cumplir los 20 años, fue nombrado mejor jugador del campeonato brasilero. En 2007, a los 25 años se coronó como el mejor jugador del mundo Fifa, además de obtener el Balón de Oro. Fue la culminación de un año histórico: el Milán ganó la Liga de Campeones, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes.

El Titán del mercado: Ingeniosos comerciales ponen a prueba el talento de Kaká fuera de las canchas. Marcas como Adidas, Pepsi, Giorgio Armani y Sony han mostrado que el diestro futbolista también mete goles cuando las vallas y los televisores lo aclaman.
En el trono: Es considerado uno de los tres mejores futbolistas del mundo junto a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Con su llegada al Real Madrid, el equipo ve la oportunidad de perpetuar su ya portentoso ejército de estrellas y convertir su inversión en victorias y campeonatos a su favor.

Cristiano Ronaldo:
De no creer: Aunque nació en un barrio humilde de Madeira, Portugal, la devoción por la pelota llevó a Cristiano Ronaldo a jugar en los clubes deportivos más importantes de la isla a los 10 años. Después de superar una adolescencia lejos de su familia y aguantar las burlas por su marcado acento isleño, escaló rápidamente los niveles de la fama, el talento y las riquezas. Su padre era alcohólico, por lo que se dice que, pese a los grandes festines que protagoniza, es abstemio.

Camino a la fama: Su debut lo hizo a los 17 años en el Sporting de Lisboa en la Súper Liga portuguesa. Marcó el primer tanto para el Manchester en su victoria en la Copa de la FA Cup en el 2004 y ayudó a Portugal a avanzar a las finales en la Copa Euro el mismo año. En 2007 y 2008 fue considerado el Mejor Jugador de la Premier League, así como Deportista portugués del Año. Obtuvo el Botín de Oro, el Balón de Oro y el Fifa World Player.

Los guayos de Midas: Para darse el lujo de presumir ser el atleta más caro de todos los tiempos, se rodea de gente VIP, carros exuberantes y suntuosos trajes de gala. 23 millones de euros es la suma de dinero que se ganará en la próxima temporada (se especula que unos 214.000 cada semana). Sin duda uno de los grandes magnates del mundo al lado de reconocidas celebridades de Hollywood.

Un Donjuán en pantaloneta: Él sabe que es una tentación andante, por eso siempre se ha visto rodeado de las chicas más atractivas del momento. Sus únicas relaciones serias han sido con las presentadoras Merche Romero y Nereida Gallardo, pues admite que debe mantenerse como goleador dentro y fuera de las canchas. El pasado mes celebró junto a la millonaria y polémica Paris Hilton su paso del Manchester United al Real Madrid (el traspaso más caro de toda la historia: 94 millones de euros). Todo un lío con el que la prensa rosa hizo fiesta, pues la rubia dijo que Cristiano era “bastante gay”, y él que no tenía tiempo para engancharse con ella.

Con la camiseta del consumismo: El portugués conquistó el mercado de la mano de marcas como Coca-Cola y Nike, y es además la imagen del videojuego Pro Evolution Soccer. Cristiano se destaca por su buen registro ante las cámaras y la actitud que asume modelando para su propia línea de ropa CR7, así como en comerciales para agencias de viajes y bancos.

El demonio de la fama: Atraído por la vanagloria de la vida, Ronaldo saca en la noche el demonio que lleva dentro. Fiestas, sexo y mujeres adornan el backstage de su intimidad. Escándalos con menores de edad, accidentes automovilísticos y declaraciones de prostitutas que se refieren a orgías pagadas por él, hicieron que los tribunales mancharan su reputación.

Privilegio bajo presión: Sin duda, para el Real Madrid es todo un lujo tener en su nómina a los astros actuales del fútbol mundial, por eso el resto del equipo se ve forzado a jugar al mismo ritmo de Cristiano Ronaldo y Kaká para justificar los 170 millones que gastaron en su compra. La única opción es ganar.