Se encuentra usted aquí

Kerry King, guitarrista de Slayer habló con Shock

Por
Redacción Shock

30 años son los que lleva esta banda californiana rompiéndole los oídos al mundo entero. 30 años en los que han  publicado diez placas discográficas con las que se han incrustado en los peldaños más altos del metal. 30 años de música que les ha permitido vivir una fiesta que hoy esperan no termine nunca.

Slayer es uno de los mayores referentes del Thrash que ha capturado a millones de fieles alrededor del globo, por tanto, es fácil afirmar que es una de las bandas más representativas de la historia. Aunque durante sus primeros pasos fueron constantemente criticados, son ya una institución tan respetada como querida por sus sucesores. Gracias a una fructífera carrera, han visitado lugares a los que muy seguramente nunca pensaron llegar. Uno de ellos es Colombia, país en el que se presentaron por primera vez en 2006 y en el cual repiten el próximo 14 de junio en el Coliseo Cubierto el Campín.

Faltando muy poco para este concierto, hablamos con Kerry King, su guitarrista principal y uno de los fundadores de la banda junto a Jeff Hanneman. El capitán del batallón que abaleará por segunda vez al público colombiano, habló con nosotros para contarnos un poco sobre la labor que ha cumplido la banda durante tanto tiempo y el legado que ha sembrado en nuevas generaciones

Esto fue lo que Kerry King respondió desde la sala de su casa.

¿Cuál es el ingrediente que ha mantenido unida la banda luego de 30 años de carrera?
Creo que es algo muy simple y es que tenemos claro lo que queremos hacer y cómo lo queremos hacer. Creemos en nosotros. Ahora muchas bandas no saben cómo permanecer juntas mucho tiempo, en cambio Slayer es y ha sido la misma banda desde que empezó.

¿Aún cuentan con la misma energía de entonces?
Por supuesto. En el escenario lo podrás ver. Tocar en vivo es la única razón por la que nos embarcamos en giras extenuantes y estamos viajando todo el tiempo. Estar en el escenario, divertirnos y entretener a nuestras audiencias es algo sencillamente increíble.

¿Cuál cree es el legado que ha dejado Slayer en la escena del metal en el mundo?
Probablemente ese legado radica en que muchos de los que nacieron antes que nosotros se rigieron por una serie de reglas y condiciones preestablecidas. Nosotros inventamos nuestras propias reglas y fue el modo de hacer nuestra música. Al principio nos criticaron pero más adelante fuimos convirtiéndonos en la banda que muchos hoy escuchan y respetan.

¿Y en cuanto a música cómo ve a sus sucesores?
Me gustaría saber que hay más bandas de Thrash y por supuesto con mejor calidad, sin embargo ha sido algo muy triste que aún no he encontrado mucho. Soy un gran fanático del metal y siempre estoy buscando cosas buenas pero ha sido algo frustrante la tarea.

¿Cómo fue participar del Big 4?
Es divertido saber que aún estamos en el negocio juntos y luego de tanta historia poder unirnos y girar todos. Esta es una gira con la que queremos llegar a muchos lugares y creo que es posible que en algún momento lleguemos a Latinoamérica. Por lo menos así lo queremos después de haberlo hablado algunas veces

¿Y cómo va su relación con Mustaine?
Está bien. Tengo su número guardado en el teléfono y nos escribimos todo el tiempo

Esta no es su segunda venida al país ¿qué será diferente del primer show?
Para empezar, venimos con un nuevo álbum, y hay algo que debes saber: aunque sabemos que hay canciones que nuestros públicos quieren escuchar, nuestro setlist lo preparamos de forma distinta en cada show para así entregarle a la audiencia distintas experiencias. Va a ser un concierto lleno de velocidad y muchísima fuerza al más alto volumen.

¿Kerry , qué representa Slayer para usted?
Slayer es mi vida. No sabría cómo sería mi vida sin Slayer y no me imagino en un futuro cercano fuera de ella. La banda está pasando por un buen momento después de tantos años así que habrá Slayer para rato y yo estaré ahí. Estar en una banda como Slayer ha sido como estar en una fiesta de treinta años con la que he tocado, viajado y la he pasado muy bien junto a mis amogos. Espero eso nunca se acabe

¿Hay algo que pueda llegar a extrañar después de haber pasado 30 años sobre los escenarios?
No en realidad. Mira que cuando empezamos, tuvimos que pasar por tiempos duros y difíciles. Teníamos que viajar por días en pequeñas van. Teníamos que cargar y lidiar con todos nuestros equipos; teníamos que cumplir con todo tipo de obligaciones y tareas además de tocar. Así que cuando ves para atrás piensas: oye no quisiera volver a hacer eso nunca (risas). Era extenuante intentar hacerlo todo. Había veces en las que incluso tuve que dormir en la cajuela de un carro porque no había más espacio para el viaje. Es divertido ahora pero entonces no lo fue.