Se encuentra usted aquí

Kitesurfers, los reyes del viento

Por
Redacción Shock

En una competencia extrema por los más fastuosos territorios de La Guajira, 40 deportistas de Venezuela y Colombia  recorrieron 100 millas náuticas desde Punta Gallinas hasta Riohacha, en la pasada Travesía Internacional de kitesurf, luchando con vientos casi huracanados, olas de siete metros de altura y aguas habitadas por tiburones.

Un deporte que no tiene más de 15 años y que combina técnicas del windsurf, el parapente y el surf. Su origen se lo atribuyen los franceses y los americanos y se dice que la era moderna del deporte comenzó en 1995.

Una práctica para la que no se necesita gasolina sino adrenalina, ya que se pueden alcanzar velocidades de 80 kilómetros por hora y volar por algunos segundos haciendo piruetas dignas del Circo del Sol.

Y para lograrlo sólo se necesitan una tabla de surf, una cometa y nervios de acero, porque a pesar de la experiencia nunca se debe olvidar que se está a merced del viento. Los que lo practican afirman que es muy fácil de aprender y sólo es importante un buen instructor que tenga siempre en cuenta las normas básicas de seguridad para evitar un accidente.

“El secreto está en saber ubicarse con el viento, y esto se logra con años de experiencia. También hay que tener piernas fuertes, mucha paciencia y preparación para definir la mejor estrategia”, dice Wladimir Paternina, ganador de la Travesía a La Guajira y profesional en el kite desde hace más de seis años, cuando decidió montar escuela en Manta, Ecuador. Este colombiano lideró de principio a fin la competencia, navegó por peligrosos manglares, estuvo en mar abierto por más de 4 horas, se le cayó la cometa en varias ocasiones cuando se le fue el viento, pero siempre se las ingenió para recuperarse y llegar de primero.

Y es que en esta disciplina como en todas hay profesionales como Wladimir que viven de esto y se dedican 24 horas a su práctica, y otros que lo asumen como hobby, buscando siempre cualquier disculpa para viajar a la costa, embalse o lago más cercano. Este es el caso de Juan Felipe Puerta, alias Marciano, y Manuela del Mar, una pareja de caleños que vive en Bogotá. “Aunque no vivimos del kite, es nuestra mayor pasión. Cuando uno se mete en este cuento, nunca vuelve a ser el mismo, sólo se piensa en navegar. Hemos viajado a México y no conocimos ni las pirámides, solamente las playas, y aquí cada vez que tenemos tiempo libre nos vamos ocho horas por tierra al Lago Calima sin importar que tengamos que devolvernos al día siguiente”, cuenta Marciano, director creativo en Toro Publicidad.

En el kitesurf existen varias modalidades, la más popular para el público es el freestyle, en el que los deportistas hacen piruetas, vueltas y saltos. El grado de dificultad varía, pero en general es una modalidad que exige máxima
preparación.

También se puede practicar en la modalidad de olas, similar al surf, y el race (recorridos extensos), categoría que tuvo su mayor expresión en nuestro territorio en la Travesía Internacional, que se realizó el pasado mes de julio.

Equipo para practicar Kitesurf

1. Casco: Se usa de protección, ya que las caídas son desde
alturas peligrosas.
2. Líneas de vuelo: Son cuerdas capaces de soportar el doble del
peso de una persona y tienen una longitud entre 20 y 40 metros.
3. Barra de control: Controla la dirección del kite, donde van
atadas las líneas, dispone de un mecanismo de emergencia que
permite la liberación de la persona en caso de un accidente.
4. Arnés: Fija el cuerpo al kite y puede ser de silla o de cintura.
5. Kite o cometa: Su tamaño y forma varían de acuerdo con el uso y 
la destreza de su dueño.
6. Tabla: Existen diferentes opciones de acuerdo con las
necesidades.
7. Chaleco: Es necesario utilizarlo como salvavidas, porque
ninguna de las tablas sirve como flotador.
8. Vestimenta: Se utiliza el wetsuite o traje especial que protege
el cuerpo de las altas temperaturas.

Adriana Espinoza, organizadora de la Travesía Internacional, recomienda los mejores lugares en Colombia para practicarlo:

1. Lago Calima: Cuenta con condiciones de viento durante todo el año. Allí la forma de navegar es diferente si se tiene en cuenta que el agua es dulce y hace frío.

2. Represa de Chivor: Ubicada a 2 horas y 20 minutos de Bogotá y rodeada de montañas, la represa cuenta con condiciones de brisa óptimas para navegar. Generalmente la temporada va de agosto a abril.

3. San Andrés: Uno de los sitios más bellos del Caribe para practicar este deporte por la diversidad de spots: olas, manglares, planos, largos, navegación en aguas cristalinas;sus temporadas de brisa ideal son: diciembre-enero y julio -agosto.

4. Cartagena y Barranquilla: Teniendo en cuenta la ubicación caribeña, encontramos todo el viento circulando entre diciembre y abril. En Barranquilla Puerto Velero y en Cartagena Las Américas y el Laguito.

5. La Guajira: Uno de los mejores destinos para esta práctica. Entre octubre y diciembre, la mejor época.

Más información en: Colombiakite.com, que es la asociación colombiana de kitesurf, encargada de promover, organizar y apoyar al kite en todas sus disciplinas: cursos, viajes de kite incluyendo en velero, venta de equipos, organización de eventos, representaciones
internacionales y apoyo móvil a la red de escuelas en el país.