Se encuentra usted aquí

La exmujer de David Bowie pilló al músico en la cama con Mick Jagger

Por
Redacción Shock
Angie Bowie volvió a hablar para The Sun sobre aquella mañana en que sorprendió a su marido en la cama con Mick Jagger: ""No solo estaban en la cama, estaban desnudos", dijo al periódico.

La ex del artista agregó: "Entré en el dormitorio y David estaba ahí con un montón de almohadas y edredones, y en el otro lado de la cama sobresalía la pierna Mick. Le dije: '¿Habéis pasado una buena noche?'. Estaban tan enguayabados que apenas podían hablar. No creo que fuera una gran historia de amor. Supongo que se trataba más de manoseos de borrachos".

Estas declaraciones no son nuevas, porque tras el divorcio en 1990, Angie recibió del artista la suma de medio millón de euros durante diez años por un acuerdo de confidencialidad sobre la relación y la vida de Bowie.

Tras terminar el arreglo la modelo prendió el ventilador. En la entrevista se habla además del gusto del músico por los tríos y su paranoia por causa de las drogas.

Mejor dicho, toda una novela sobre el más grande de los rockstar, a quien el exguitarrista de Guns'n Roses, Slash, también había señalado por acostarse en el pasado con su madre.

Pero si estas habladurías no lo trasnochan, lo invitamos mejor a conocer lo nuevo del maestro de la reinvención y uno de los referentes más nombrados de la cultura glam.

Catorce nuevas canciones y tres temas extra dan forma a la resurrección musical de Bowie, cuyo impacto tiene una magnitud inversamente proporcional al sigilo extremo que rodeó el proceso de grabación.

Producido por el veterano Tony Viscontti, su hombre de confianza, "The Next Day" se fraguó durante los últimos dos años en un estudio del Soho neoyorquino bajo el más estricto de los secretos.

En general, la crítica se ha mostrado más que magnánima al calibrar el nuevo proyecto de Bowie, que algunos han tildado de "provocador" y "audaz".

El álbum también ha provocado suspiros en los nostálgicos con guiños a "Lodger" (1979) o "Scary Monsters" (1980), con una portada inspirada en las pinturas de Erich Heckel y la letra del primer sencillo, "Where are We Now?", que transportan al Berlín de los 70 y al Bowie de "Heroes" (1977).

El tema "I'd Rather Be High" recuerda al sencillo de los 80 "Ashes To Ashes"; el saxo cobra protagonismo en "Boss of Me"; y el Bowie más juguetón y susurrante se cuela en "Dancing Out in Space".

Pero también la esencia más rock y los riff guitarreros tienen su lugar en canciones como "(You Will) Set The World On Fire" mientras que con "You Feel So Lonely You Could Die" Bowie deleita con otra de sus raras baladas.

En "The Next Day", un Bowie casi septuagenario vuelve a reencarnarse en el músico juguetón a quien una voz particular, un aspecto andrógino y raudales de originalidad ayudaron a hechizar a incontables seguidores en el mundo con temas de culto como "Sound And Vision", "Fame" o "You Can Hear Me".

El álbum condensa lo más icónico del artista de Brixton (Londres), que tocó lo más alto el 6 de junio de 1972 con "The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The spider From Mars".

En ese disco, David Robert Jones (su nombre real) relata la inverosímil historia del personaje Ziggy Stardust, un extraterrestre bisexual y andrógino reconvertido a estrella del rock que aúna dos de las obsesiones del cantante: el teatro japonés kabuki y la ciencia ficción.

Ese peculiar y excéntrico personaje fue solo una de las múltiples personalidades que adoptó a lo largo de su carrera. De la creatividad sin fin de Bowie surgirían otros alter ego como Aladdin Sane o el Duque Blanco, una reinvención inagotable que le permitió explorar facetas diferentes.