Se encuentra usted aquí

La reinvención del perreo: el 'moombahton'

Por
Redacción Shock

Sin bata blanca pero con mucho recorrido en el arte de rayar tornamesas, el dj y productor oriundo de Washington se adueñó de una de las vertientes más agresivas de la electrónica europea, el llamado ‘dutch house’ o house holandés, de sus beats agitados y bajos rudos, de sus sintes agudos y de alguna que otra voz melódica de esas que se deslizan por entre las pistas y los párpados más cerrados de la noche, para mezclarlo todo sin medida con la calentura descomunal del reggaetón, sus líricas subidas de tono, ese hervor callejero con brasas de puro ají, esas secuencias circulares que solo obligan al cuerpo a entregarse.

El resultado de esa fórmula química solo podía tener un nombre: ‘moombahton’. ‘Moombah’, por la primera canción que Nada intervino (producida por Afrojack), y ‘ton’ por ‘reggaetón’. Un engendro que hoy tiene bailando a aquellos que no bailaban reggaetón “porque es muy latino”, y a aquellos que no bailaban house “porque es muy electrónico”.

Cuando en el 2009 Dave Nada fue a pinchar discos en una pari clandestina de uno de sus primitos, jamás imaginó que ese garaje familiar sería la cuna de ese invento improvisado que fue menos un invento calculado que una solución espontánea a un problema: los púberes estaban ávidos de reggaetón y bachata, querían bajar hasta el piso a poca luz y sin rodilleras, por lo que un mix housero del dj a esas alturas del partido sería un descenso hosco que atentaría contra el clímax del festín.

Así que, como en una ecuación matemática, Nada desaceleró la mezcla y de 129 BPM pasó a 108, poniendo el house en clave reggaetonera, una especie de amasijo entre Daft Punk, La Factoría y Tego Calderón.

La fiesta siguió, los colegiales quizá llegaron a segunda base, y para Dave fue tan solo el comienzo de lo que sería un boom peligroso que ya ha prendido hasta el Sonar en Barcelona, y se viene propagando como una fiebre en algunos rincones de Latinoamérica como Buenos Aires, donde los chicos de sellos como ZZK se encargan de difundirlo. En Bogotá ya está comenzando a sonar.

Y así le nació una cabeza más al tropical bass, ciertamente, uno de los monstruos más fuertes de la música contemporánea en el mundo. Pero no solo de la mano de Nada. Detrás de él llegaron unos cuantos más que hoy hacen parte de ese frente fogoso de moombahtoneros: Munchi, Dave Heartbreaker y Sabo, este último, bebedor insaciable de los ritmos de Colombia. Una banda de bombarderos que, desde hace un par de años, ha plagado la web y los blogs con remixes, mixtapes, EPs y compilados para que cualquiera los descargue libremente en todo el mapa y, en el camino, demostrar el power de los artistas emancipados.

Y como este sonido va sin frenos pero con mucho lubricante, se han agregado otros ingredientes a la olla como el hip hop, la cumbia, el reggae y el dancehall, siempre teniendo como base la cualidad housera. Tanto así que le han nacido hermanos como el ‘moombahcore’, que tira más hacia el dubstep, o el ‘moombahsoul’, un poco más lento, pensado para un baile igual de voluptuoso pero en cámara lenta.

Así, pues, el moombahton se toma el dancefloor con una fuerza inaudita; sin embargo, no sobra la pregunta: ¿hasta cuándo vamos a ver portadas con mulatas aceitosas en bikini? Habrá que ver… Por lo pronto, a mover esas nalguitas que esta fiesta apenas comienza.

 ¿Como creador cómo puede explicar el significado del moombahton?

Me gusta describir moombahton como música llena de bajos, velocidad media y un sonido global. Es una música sin pretensiones y edificante para el mundo.

¿Por qué cree que el moombahton tiene tanto poder en las pistas de baile?

Uno de los elementos más importantes del moombahton es el bajo, el sonido de gama baja, y eso es lo que mejor se da en el club; es definitivamente un ritmo para bailar toda la noche.

¿Cuál es la importancia de la web y los blogs para el moombahton?

Internet juega un papel enorme en el crecimiento del moombahton. La web y los blogs fueron los que inicialmente empujaron el sonido y hasta el día de hoy lo siguen empujando. Mis primeros Ep fueron de descarga libre y así se difundió por todo el mundo, y ahora hay gente produciéndolo en todas partes, exponiendo la nueva música. ¡Es increíble!

¿Cuál cree usted que será el futuro de esta nueva oleada musical?

No lo sé (risas). Por ahora seguir haciendo moombahton desde nuestra perspectiva y apoyar a nuevos creadores del género.

Visitar página oficial de David Nada.