Se encuentra usted aquí

La toma de Bel Borba en Cartagena

Por
Redacción Shock

-VER ESPECIAL DEL FESTIVAL DE CINE DE CARTAGENA (clic)

Si Bogotá es reconocida por sus bolardos, Medellín por su metro, Cartagena por su Ciudad Amurallada, Nueva York por sus rascacielos o Barcelona por las obras de Gaudí, Salvador de Bahía es sinónimo de los mosaicos y murales de Bel Borba. Este artista de 55 años le dio a su ciudad una identidad única gracias, no solo a las obras que realiza en espacios comunales y de gran escala, sino a su forma de trabajar junto a los habitantes de las comunidades.

Para mostrar su proceso de creación el artista multimedia Burt Sun y el músico y cineasta André Constantini grabaron el documental Bel Borba Aquí que se exhibirá en el próximo Festival de Cine de Cartagena. Borba vendrá para presentar este largometraje y además para llevar a cabo una de sus intervenciones artísticas en uno de los barrios cartageneros junto a la comunidad.

Al trabajar en espacios públicos y abiertos, ¿qué es más importante para usted como artista? ¿La estética de la obra o el mensaje social que conlleva?

Al comienzo los espacios públicos eran para mí una manera de ir rápido y directo al público, y también para jugar con un elemento sorpresa: ayer no había nada, hoy ya está allí y la gente se pregunta a qué horas se hizo. Me gusta sacar al transeúnte de su trayectoria y su rutina así sea por unos pocos segundos. Algunas personas me han dicho que cuando ven una obra mía sienten que las calles los están mirando. Y de alguna manera es así. Siempre trato que una obra tenga alguna relación con su entorno. Muchas veces la obra parte o tiene como materia prima su lugar.

¿La intervención que hará en Cartagena seguirá el mismo proceso de las que hace en Bahía?

En Bahía la gente siempre está pendiente por mi próxima obra, lo que me dio una licencia poética y nunca tuve que pedir permisos. Sin embargo en Cartagena va a ser diferente porque más allá de que no es mi tierra natal, es un sitio histórico. Es un honor tener y hacer una obra que haga parte de ese sitio. Mi intención es hacer un trabajo que sugiera y resalte la hermandad entre Salvador y Cartagena. La otra tendrá tres momentos: primero será una pintura sobre un muro, luego será una intervención sobre el piso de una plaza y al final habrá un taller con los jóvenes para crear un trabajo inspirado en la comunidad y las viviendas del sector.

¿Qué es lo que más lo inspira de trabajar en Salvador de Bahía? ¿Siente que su trabajo ha transformado la ciudad?

Me inspira la posibilidad de poder contar con la aprobación de la gente y desafiar los canales tradicionales de las galerías, exposiciones, crítica, etc. Creé mis propios medios para visibilizar mi trabajo. Las fronteras están cayendo hoy en día, ya no importa dónde vivas. Nunca fue tan práctico cambiar el orden establecido como hoy en día, y un artista no tiene fronteras.

¿Por qué es tan importante para usted trabajar en espacios abiertos, lejos de museos y galerías?

Me apropio de las calles porque las calles nos pertenecen. Las personas pasan una buena parte de sus vidas en espacios públicos, en sus calles. Sigo pensando que las galerías y los museos son espacios preparados para la exhibición de obras de arte, pero eso no deslegitima los lugares informales y temporales. Los espacios provisionales corresponden a nuestra existencia, somos seres “provisionales”, pero según lo que cada quien haga con su existencia, puede llegar a ser permanente. La obra de hoy es la actitud, es la vida, es el movimiento que usted hace; el resto queda atrás.

¿Teme que su trabajo, por ser hecho en las calles, sea efímero y se olvide pronto? ¿Hacer un documental fue una forma de inmortalizarlo?

Cuando una obra queda debidamente documentada, dura para siempre. Pero a veces hay buenas obras que solo quedan en el pensamiento. Solo un 0.000000000000000000001 de tu vida es lo que tienes ahora, el resto permanece en la memoria. La sensación de que todo está dominado, me da desespero. Las playas desiertas, los paraísos perdidos, ya están en un mapa, han sido explorados, se convierten en trampas para turistas y moradores, secuestran a los artistas verdaderos, espontáneos, y los transforma. Viva la espontaneidad y la intuición, pues aún no se han transformado en una ciencia exacta y manipulada.

¿Cómo concibe la integración del público a su trabajo?

Creo que las personas sienten que mi obra y yo estamos a su alcance. El arte público es una relación de retroalimentación y así ha sido mi relación con mi ciudad.



Bel Borba Aquí en el FICCI:

Viernes 22 de febrero
10:15 am
Cine Colombia (Caribe Plaza) – Calle 29D # 22-62

Sábado 23 de febrero
2:30 pm
Centro de convenciones

Domingo 24 de febrero
1 pm
Cine Colombia (Caribe Plaza) – Calle 29D # 22-62

Miércoles 27 de febrero
4:30 pm
Cine Colombia (Caribe Plaza) – Calle 29D # 22-62