Se encuentra usted aquí

Little Dragon, Radio Rebelde Sound System y Them Crooked Vultures

Por
Redacción Shock

Them Crooked Vultures

California, Estados Unidos

¡Está vivo! Un monstruo, un Frankenstein sonoro y potente recorre la escena musical mundial dándole una nueva definición al rock. Alternando sonidos de vanguardia con pasajes rítmicos de antaño, tres grandes señores de la música se han disfrazado de buitres para crear una banda que les rasga las entrañas a los felices ritmos actuales y que de verdad, verdad, suena a algo distinto: Them Crooked Vultures a.k.a TCV.

Dave Grohl, de Foo Fighters y Nirvana, Josh Homme, de Queens of the Stone Age, y John Paul Jones de Led Zeppelin, juntaron sus guitarras, percusiones y voces en una especie de frenesí sonoro para crear el Optimus Prime del rock contemporáneo, un robot vintage y arrugado que tiene los suficientes argumentos líricos y sonoros para sorprender.

TCV es una descarga de sonidos oscuros, crudos y rápidos que fluctúan con facilidad entre el virtuosismo de la guitarra y la batería, con la solemnidad y los aullidos de una voz que cuenta historias de vieja guardia.

Su sencillo New Fang fue el primer bocado del plato fuerte y picante que es su disco homónimo y se ubica en la actualidad en el podio de los conteos musicales anglo.

Sobrevolando los cielos del mundo como famélicas aves de rapiña, estos tres lords del rock le dieron forma, a finales del 2009, a su primera gira llamada Deserve the Future. Un tour que rompió récords en ventas en el Reino Unido.

Pensando en un segundo álbum sin haber aún promocionado en forma el primero, anticipándose en su página web a las diez preguntas más cliché que un periodista les puede hacer y ansiosos por tocar en Coachella el próximo 16 de abril, dejan en claro que sus días de amateurs pasaron hace rato y que lo suyo, en este momento, más allá de vender miles de copias o ganar premios, es hacer música por el simple placer de hacerla.

www.myspace.com/crookedvultures

Little Dragon

Gothenburg, Suecia

Las visitas en su MySpace son testigos silenciosos de que algo muy bueno pasa con su música. Una vista somera a su página web puede dejar en claro su filiación por los paisajes siderales y el misticismo de un beat electrónico encajado en las revoluciones adecuadas. Una ojeada pasajera en YouTube a los videos de sus canciones Twice, Swimming o After the Rain, puede evidenciar la apuesta estética sepia, dadá y retorcida que esta banda sueca tiene como caballito de batalla.

Little Dragon, compuesta por tres vikingos (Erik Bodin, Fredrik Källgren, Håkan Wirenstrand) y una sexy Puka (Yukimi Nagano), arremete contra el mundo lanzando sobre el mismo balas sonoras que hablan de amores, viajes y azar, al ritmo de un trip hop suave de rasgos tribales y orientales.

Después de hacer la venia y presentarse al mundo en el 2007 con su primer álbum, Little Dragon, esta banda ecléctica de astronautas sonoros calienta el pecho y escupe fuego una vez más a través de un nuevo álbum: Machine Dream.

Riquísimo en sonidos electrónicos, empuja a quien lo escucha hacia los más excesivos y distintos ánimos, una cuestión de la que son profetas tracks como Bliking Pigs, Runabout y Come Home.

Dándoles chancleta a los sintetizadores y aprovechando ese gesto particular de los orientales al cantar, esta banda genera sonidos de impacto capaces de morder con delicadeza el marshmallow de la música alternativa mundial.

www.myspace.com/yourlittledragon

Radio Rebelde Spund System

Bogotá y Buenos Aires

160 pulsaciones más arriba de lo normal

Radio Rebelde explora los sonidos populares que influencian nuestra música, contando la forma de vivir de los colombianos en medio de un laboratorio tecnológico que pone a prueba el ingenio y la ‘malicia indígena de los rebeldes’.

Radio Rebelde nace en la ciudad de buenos aires, en el 2008, bajo el concepto crítico y enérgico de un dúo de apasionados por los sonidos; Santiago Ramírez compositor y cantante y Simón González productor musical, arreglista y compositor.

Ahora completan su primer álbum bajo el titulo “resiste” en el que se mezclan los ritmos del litoral Pacífico y la Costa Atlántica colombiana, Jamaica, Puerto rico, Cuba y Nueva York, poniéndolos a latir como el corazón acelerado de América latina.

Además sus letras cargadas de inconformidad y  protesta,  llevan también implícitamente un mensaje de buena vibra y pequeñas lecciones de sabiduría ante la corrupción que los seres humanos sembraron en el planeta y del cual hoy recogen sus negros frutos.

La búsqueda de hacer que la música sea el lenguaje universal les permitió mimetizar las nuevas tecnologías a las melodías y crear sonidos únicos con las diferentes influencias de los instrumentos electrónicos que abrieron sus mentes y lograron llenar atmosferas y experiencias sonoras cercanas a lo popular y su vez al drum n bass, sí, cómo suena, a más de 160 pulsaciones arriba de los decibeles con los que la música alcanza estatura.

“Nuestros sonidos van dedicados a aquellos maestros que a pesar de la adversidad, la miseria, la violencia, y el hambre, pudieron mostrarnos una cara mas amable de la vida a través de su música y sus historias”.