Se encuentra usted aquí

Los vampiros de Twilight en el Festival de Cine de Roma

Por
Redacción Shock

Los actores Jamie Campbell Bower, Charlie Bewley y Cameron Bright se dejaron ver hoy por el "Auditorium Parque de la Música" de la capital italiana para presentar la segunda parte de la saga, titulada "New Moon", de la que hoy pudieron verse en exclusiva en Roma algunas escenas.

Los tres intérpretes acudieron al certamen cinematográfico romano, que mañana concluye con la entrega de premios, en representación de la familia de vampiros Volturi y ante una destacada legión de seguidores adolescentes que les aclamaron en busca de un autógrafo.

En una rueda de prensa previa para presentar el filme, Bright, Campbell y Bowley defendieron la segunda entrega de "Twilight" junto a la guionista de la película, Melissa Rosenberg, y explicaron la experiencia que para ellos ha supuesto dar vida a unos personajes que, en teoría, juegan el papel de malos en la cinta.

"No somos malos realmente. Es todo muy relativo. Somos sólo Volturi. Somos la encarnación del mal necesario que tiene que haber en toda película. Pero realmente mal no hacemos. Lo que hacemos es simplemente lo que hacen los vampiros", comentó Bewley.

Por su parte, Campbell explicó que no le ha sido muy difícil meterse en su personaje, pues una vez que se enfundó su traje y se puso sus lentes de colores ya se sintió un verdadero vampiro.

Y resaltó el carácter de "únicos" que, según él, tienen los libros de Meyer, que para algunas personas, sobre todo chicas, llegan a ser, incidió, casi como una Biblia.

"Aunque esta historia no es sólo para chicas. De hecho, mi hermano me introdujo en los libros de Meyer. Cuando salieron quizá sí que era una cuestión probablemente de mayoría femenina. Pero es una historia romántica al fin y al cabo, y a todo el mundo le gusta las historias románticas", apuntó.

En este sentido, Bright explicó que uno de los fuertes que esta segunda saga pueden tener para atraer a un mayor público masculino sea la multitud de escenas de acción que contiene, de las que algunas pudieron ya ver en exclusiva los asistentes al Festival de Cine de Roma.

La guionista de "New Moon" confesó que la "parte más difícil de adaptar el libro es que la historia tiene lugar, principalmente, en la cabeza de (el personaje de) Bella y el desafío era hacerlo salir fuera".

"El principal objetivo -apuntó- era llevar al público al mismo viaje emocional que el libro. Obviamente algunas escenas han sido condensadas. Ha sido por tanto un trabajo de condensar y también de inventar".

Rosenberg aseguró que todo lo sangriento que puede verse en la segunda entrega de "Twilight" tiene que ver con esa exploración que a ella misma le gusta hacer en las "partes más oscuras de la humanidad", en la que la sangre, dijo, es sólo una "metáfora".