Se encuentra usted aquí

Última Hora

Marchar o no marchar, esa es la cuestión

Por
Redacción Shock

Las ONG y los medios de comunicación, apoyando a Ingrid Betancourt y a las familias de los secuestrados, están organizando esta marcha que pretende llenar las calles del mundo –no sólo de Colombia– con un nuevo clamor por la libertad de todos los secuestrados. La Secretaría de Gobierno de Bogotá dice que las marchas de este 28 de noviembre se congregarán en la calle 127 con carrera séptima, la calle 72 con carrera séptima, el Parque Nacional, el Parque el Tunal, la Biblioteca El Tintal, el Hospital de la Hortúa y el parque de Suba, aclarando que la movilización comenzará a las 10 de la mañana y que buscará confluir en la Plaza de Bolívar.

Integrantes de organizaciones como Asfamipaz, dicen que “más allá de la ruptura de relaciones entre el Gobierno y las Farc, debe ser prioridad reanudar nexos que busquen dar vida al aclamado intercambio humanitario”, pedido por las familias de los secuestrados, exigiendo la libertad de todos los retenidos por una u otra razón. Igualmente, Redepaz invitó “a todos los colombianos y al mundo entero a seguir solidarizándose con los compatriotas que se encuentran privados de la libertad y los familiares de los desaparecidos, quienes merecen una Navidad en paz”.

Pero en el otro extremo se encuentran personajes como René Segura, líder y vocalista de la agrupación Odio A Botero, quien asegura que “no participo en esas actividades porque no tienen sentido, únicamente la que organizamos de No importa, en la que marchamos 12 personas a manera de crítica a tantas movilizaciones de este año. No comparto la idea de que se genere un cambio con las marchas, aunque la gente necesita ese tipo de actividades para creer que está haciendo algo”. Por su parte, músicos como Mauricio Rodríguez, el líder de Palodeagua dice que “marcha contra cualquier entidad o persona que pretenda la privación de la libertad de otro ser humano: la libertad es un derecho divino, intrínseco a cada ser y como tal es inviolable”.

Sin embargo, René insiste: “no marcharé porque no se puede lograr nada con eso, por eso invito a la gente a que no marche. Además, no iría a una cosa congregada por Ingrid Betancourt: pensé que ella se había olvidado de Colombia por andar recibiendo premios en Europa”. La respuesta de Mauricio es que “me duele la costumbre de la indiferencia que hemos venido adquiriendo en este país, como consecuencia de la repetición de hechos violentos, por acostumbrarnos a lo inhumano. Creo que este tipo de manifestaciones nos ayudan a recordar que debemos participar y hacernos escuchar”.

René es contundente y afirma que “sí es bonito todo este cuento y sinceramente espero que los liberen, pero sabemos que ni Alfonso Cano, ni ninguno de los guerrilleros va a decir que como marcharon no se cuántas personas, van a liberar a los secuestrados. No es de buenas intenciones que se hace un país y este es un conflicto armado en el que nada va cambiar, así que marchar no es una buena idea”. Finalmente, en contraposición, Mauricio escribió la canción “Será”, de su nuevo disco, dedicada justamente al tema de las marchas y la participación ciudadana, dejando claro el sueño de un país en el que algún día podremos vivir en paz, como hermanos.

Y usted, ¿marchará o no marchará?