Se encuentra usted aquí

Marky Ramone, el último Ramone. Conversaciones con un padre del punk

Por
Redacción Shock

El punk.

Él fue uno de los pocos que se merecieron ese apellido. Ese nombre de pila que lo haría parte de una de las hermandades más cojonudas del Siglo XX: los Ramones. No fue el baterista original, sin embargo. Nacido en Brooklyn como Marc Steven Bell, luego de tocar con bandas como Richard Hell & The Voidoids, Marky tomaría la silla que en 1978 dejó vacía Tommy. Asumiendo de inmediato el ethos, el título y el uniforme de su nueva milicia

–corte de pelo a lo plato de sopa, chamarra de cuero negro, skinnies desaliñados y zapatillas blancas de enfermera–, ahí estuvo hasta 1983, cuando fue dado de baja por borracho. Sin embargo, volvió cuatro años después hasta el retiro definitivo de la banda, en 1996.

En 15 años de carrera tocó en casi 1.700 conciertos y más de 15 grabaciones, entre ellas algunas de las más celebradas del grupo, como Road to Ruin (1978) o End of The Century (1980). Logros suficientes para que, junto a sus hermanos caídos en combate, Johnny, Dee Dee y Joey, su nombre se tatuara para siempre en el panteón de los inmortales: el Hall de la Fama del Rock.

Hablamos con él antes de su visita a Colombia.

¿En qué consiste el show que traerá a Bogotá?
Vengo con mi banda, Marky Ramone’s Blitzkrieg. Hacemos 32 canciones de los Ramones y otras originales. Vengo con Michael Graves, quien fue cantante de Misfits. También estoy con mis amigos Iván y Martín (ex  integrantes den la banda argentina de punk  Los Violadores).

¿32 canciones a toda velocidad? ¿Como en los viejos tiempos con los Ramones?
¡Oh, sí! Un set clásico de los Ramones duraba una hora y 15 minutos. Hacíamos 32 canciones.

¿Y cómo hace para mantenerse en forma y tocar a ese ritmo? ¿Cuántos años tiene?
54. Toco todo el tiempo, no tomo, no fumo, no meto y hago mucho ejercicio.

¿Qué significa ser un Ramone?
Hablé muchas veces con Tommy de eso. Significa, básicamente, que comenzamos una movida musical: el punk. Se siente bien. Y bueno… como siempre lo dijimos: “Once a Ramone, always a Ramone” (“Una vez un Ramone, un Ramone para siempre”).

Muchos dicen que fueron los Pistols los inventores del punk.
Nosotros nos anticipamos un año y medio.

¿Por qué fueron una banda de punk única?
Nuestro ‘un-dos-tres-cuatro’ fue el más rápido de todos, no hablábamos entre canciones, nos veíamos como una banda de verdad y no como otra cosa; el contenido de nuestras canciones era muy divertido…

Es el único miembro vivo del line-up más legendario de los Ramones. ¿No siente un mayor sentido de la responsabilidad al cargar con ese legado?
Sí, realmente desearía que Johnny, Joey y Dee Dee estuvieran vivos, probablemente seguiríamos tocando, pero me enorgullece mucho ser el último Ramone vivo y poder seguir tocando las canciones.

Muchos dicen que el punk está muerto. ¿Qué tiene usted para decirles al respecto?
Han dicho eso por años, ¿no? Pero no. Sigue vivo. Yo tengo un programa de radio, por ejemplo, y créeme: hay muchísimas bandas nuevas, vieja escuela, nueva escuela… de todo. Hasta Green Day tiene su play en Broadway. ¿Y sabes? Creo que muchos jóvenes se están cansando de las bandas que usan pistas y samplers, máquinas de ritmos, esas bandas de dance y mierda. Para muchos de ellos, todo suena a lo mismo, en cambio cuando ven a una banda como nosotros, saben que somos reales: “What you see is what you get” (lo que ves es lo que es).

¿Qué lecciones le dejó el punk?
Decir lo que piensas. Cuestionar lo que te rodea. Rebelarte contra lo que no anda bien. Eso es lo que hicieron muchas bandas. Nosotros realmente no éramos tan políticos. Lo único que queríamos era divertir. De alguna manera, sin embargo, nuestras canciones, en sí mismas, expresaban la esencia del punk. Había mucha energía en canciones de dos minutos, dos minutos y medio máximo. Eran simples, cortas y contundentes.

¿Cree que esos principios punk todavía se respetan?
Pues… sí. Mira, el asunto es que el hombre no cambia, cambia es la tecnología. Aún tenemos los mismos problemas de antes, realmente nada ha cambiado desde que comenzamos a tocar, entonces los sentimientos son los mismos. Cuando arrancó el punk había guerra de Vietnam, y hoy aún hay guerra; todavía hay liberales y conservadores que no hacen nada… y en fin. Aún hay muchos temas que deben ser abordados. Y yo creo que el punk es un gran medio para hacerlo.

Marky Ramone’s Blitzkrieg
Firma de autógrafos:
viernes 20 de mayo, Converse Store Zona T, 3:00 p.m.
Concierto: 8:00 p.m.
Bogotá, Teatro Las Vegas Nevada
Calle 59 Nº 13-65.