Se encuentra usted aquí

Medellín preparada para recibir a Madonna

Por
Redacción Shock

¿Todavía se pueden conseguir boletas para Madonna? ¿hay disponibilidad hotelera? ¿las aerolíneas abrieron nuevos vuelos a Medellín? son algunas de las preguntas que retumban en la cabeza de los que ya programaron viaje para el concierto de la artista el próximo 28 y 29 de noviembre en la capital paisa y los que todavía no se han decidido, entre otras cosas por no tener definido estas y otras incógnitas con claridad.

Por eso y para resolver algunas dudas sobre el tema hablamos con Adriana González, gerente general de Medellín Convention & Visitor Bureau, organización privada que trabaja de la mano de la Alcaldía de Medellín, con la responsabilidad de llevar turismo a la Capital de la Montaña.

¿Todavía se pueden conseguir boletas para Madonna? ¿hay disponibilidad hotelera? ¿las aerolíneas abrieron nuevos vuelos a Medellín?

R/ Nosotros tenemos dos mensajes: el primero es que hay disponibilidad de boletas para el segundo concierto de 'La reina del pop', y hoteles y vuelos para las dos fechas; También hay que decir que la ciudad se está preparando para que el turista viva una experiencia memorable desde que se baja del avión o terminal de transporte.

Entendemos que hay vuelos disponibles, pero a precios muy altos...

Ya hicimos la tarea política y comercial con las aerolíneas, pero ya se vendieron los tiquetes baratos y quedan los caros, y nos han dicho que hasta que no salgan de esos cupos disponibles, no sacan nuevos vuelos. Lo que podemos hacer por el momento es una presión sana, porque todos están listos para sacar nuevas rutas. Por tierra todo está dispuesto, la seguridad en la vía garantizada y las empresas de buses ya comenzaron a vender los tiquetes.

Otra preocupación de los viajeros es la disponibilidad hotelera. ¿Todavía quedan buenas alternativas y para todos los presupuestos?

Toda la información de qué hoteles tienen disponibilidad la tenemos en nuestra página web, pero para que nos hagamos una idea, para el primer concierto en El Poblado la disponibilidad hotelera está así: 95% de ocupación y para el segundo un 60%. Lo que mucha gente no sabe es que en el sector de Laureles, cerca del estadio, la disponibilidad está muchísimo mejor, un 30% para el primer día y del 10% para el segundo. Estos hoteles son excelentes, te puedes ir caminando, las vías van a estar iluminadas, para esa fecha ya estará gran parte del alumbrado de Medellín, incluso con posibilidad de acomodación múltiple.Igual sucede con el centro, una opción interesante, con mejores precios aún.

¿Con la visita de más de 20 mil turistas, en la ciudad no habrá una tendencia a subir los precios?

Era parte de nuestros temores, pero logramos un acuerdo entre la Alcaldía, el buró y los negocios para mantener las tarifas, pensando siempre a largo plazo, en el proceso de construir una ciudad más competitiva y la posibilidad de cerrar negocios futuros.

¿Cómo es esa iniciativa de hacerle vivir al turista una experiencia memorable?, ¿Qué actividades especiales se han organizado la ciudad para esa semana del concierto de Madonna?

Todo es una estrategia de ciudad.Nos hemos reunidos con todo el mundo para mostrar una Medellín viva y pujante, que esté sin problemas en el circuito mundial de las ciudades preparadas para grandes eventos. Hay centros comerciales que están programando charlas sobre el rock y Madonna; hoteles que van a cerrar su terrazas para realizar actividades musicales; el parque lleras pidió la autorización para peatonalizar las calles que lo circundan; los restaurantes cambiarán sus cartas con platos especiales que tengan que ver con Madonna; habrá buses especiales y taxis certificados en diferentes puntos de la ciudad; el metro será el transporte oficial del espectáculo y sus boletos tendrán un diseño conmemorativo. Poco a poco precisaremos estos detalles y cualquiera podrá consultarlos y programarse con ellos.

Y para que el público tenga una idea de lo que se viene, revivimos la crónica del primer concierto del MDNA Tour, que se realizó en Israel.

Así fue el primer concierto del MDNA Tour de Madonna en Israel

"Ok, Tel Aviv ¿estáis preparados?", lanzó al abarrotado estadio de Ramat Gan para advertir de que tenían por delante dos horas de ritmo ininterrumpido, decorados cambiantes y efectos especiales.

El espectáculo, en el que hizo una larga intervención en favor de la paz en Oriente Medio, comenzó con un gran incensario balanceado por bailarines vestidos de monjes, mientras sonaban rezos en hebreo ante una gran cruz.

"Girl gone wild", "Revolver", Gang Bang"... Madonna fue desgranando sus temas más marchosos, sin olvidar clásicos como "Express yourself" o "Papa don't preach".

A sus 54 años, Madonna protagonizó ante más de 30.000 personas un derroche de energía en el que dos ideas, lo profano y lo divino, y dos religiones, judaísmo y cristianismo, se entrelazaban constantemente en una mezcla de cine, música y coreografía.

La diva más universal salió con 45 minutos de retraso, pero con muchas ganas de agradar, como si la reina del pop llevase una segunda corona, la de la monarca judía Esther, nombre con el que se rebautizó al acercarse al judaísmo hace una década.

Tras una primera media hora de infarto, en la que sólo usó la guitarra para entonar "Turn up the radio", llegó el momento del euskera. Madonna presentó al trio vascofrancés Kalakan, de quien había quedado prendada en una visita al norte de los Pirineos, que cubrió de ritmo "Open your heart" y la enlazó con su tema en euskera "Sagarra Jo", interpretado como una especie de mantra en uno de los momentos más aplaudidos del recital.

Fue entonces cuando Madonna paró por primera vez, para hablar sobre la paz: "Elegí empezar mi gira mundial en Israel por una razón muy especial y específica. Todos los conflictos que ha habido desde hace miles de años en Oriente Medio tienen que acabar (...) Todos somos seres humanos, seamos judíos, cristianos, musulmanes, budistas, ateos, homosexuales, heterosexuales... Todos queremos amar y ser amados".

"Es fácil decir 'quiero la paz en el mundo', pero otra cosa es hacerlo. Si logramos pasar por encima de nuestros países y nuestras religiones y tratar a todos los seres humanos a nuestro alrededor con dignidad y respeto, estaremos en el camino de la paz. Empezad hoy, todos y cada uno de vosotros, vosotros sois el futuro. Y si hay paz en Oriente Medio puede haberla en todo el mundo. Por favor, recordadlo", sentenció antes de volver a iluminar la noche con su show.

Madonna, que en su concierto de 2009 declaró su amor a Israel envuelta en una bandera del país, invitó hoy a 600 pacifistas israelíes y palestinos.

El escenario, con dos grandes pantallas, tenía una sección en forma de diamante que le permitía acercarse a sus fans más madrugadores y hasta lanzarles la camisa para quedarse en sujetador y entonar de rodillas una bonita versión en balada de "Like a virgin", con sólo voz y piano.

La "Material Girl" hizo fama al título de uno de sus temas más conocidos con un espectáculo de 15 millones de shekels (3,1 millones de euros o 3,86 millones de dólares) en el que estaba cuidado hasta el más nímimo detalle y que caldearon horas antes los pinchadiscos Ofer Nissim y Martin Solveig.

Madonna se cambió hasta 7 veces de ropa para emular a Juana de Arco o disfrazarse de majorette, gracias a firmas como Jean Paul Gaultier y Jeremy Scott, y, por supuesto, la suya, Truth or Dare.

La artista estadounidense, que lleva desde el viernes en Israel acompañada de su novio, Brahim Zaibat, y sus tres hijos, se preparó para el show con la Cábala, el misticismo judío.

Madonna visitó en los días previos el centro de la Cábala en Tel Aviv y mantuvo sesiones privadas de estudio de esta práctica ancestral.

Aunque menos espiritual, también tuvo tiempo para caldear el ambiente con una aparente pulla a Lady Gaga, al versionar en un ensayo uno de sus temas incluyendo la frase "Ella no es yo".