Se encuentra usted aquí

Megan Fox, de otro mundo

Por
Redacción Shock

Es interesante la expectativa que se crea en los medios cuando se habla de Megan Fox. Su imagen y actitud rebelde la han convertido en una de las más buscadas del universo hollywoodense. De hecho, cuando se habla de la estrella de la película Transformers: Revenge of the Fallen, el consenso parece ser que ella no es de este mundo, porque tanta perfección no puede ser posible. Megan, nacida en Oak Ridge, Tennessee, el 16 de mayo de 1986, comenzó su affaire con las cámaras como modelo de prendas de vestir para luego ingresar al mundo de la televisión en la serie Hope & Faith.

Su look, actitud y tatuajes por todo el cuerpo la posicionaron como ‘la nueva Angelina Jolie’. No obstante, no es sólo su figura y ese cuerpazo lo que hace que su nombre sea tema de conversación, sino sus recientes declaraciones sobre su tendencia bisexual. Megan tuvo, en primicia para Colombia, una conversación con Shock a propósito del estreno de la segunda película de Optimus Prime y su combo de robots intergalácticos.

Shock: Suponemos que llevar su auto al mecánico debe ser algo interesante, por aquello de tener ese vínculo con los Transformers. ¿Qué tanto sabe de autos?

Megan Fox: Para ser sincera, no sé absolutamente nada. De hecho, hace unos días tuve un percance en mi camioneta, me chocaron por detrás, destruyeron mi cámara, el sensor de parqueo y eso lo supe solo cuando la llevé al taller. Estoy aprendiendo algo de motocicletas, porque compré una Ducati, que dejé caer al piso el primer día. Sigo practicando.

¿Qué tan diferente fue actuar en esta segunda película con robots creados con efectos especiales?

En la primera película utilizamos unos postes que tenían la medida apropiada de la estatura de los robots en el filme. Creo que Optimus Prime era como de 36 pies de alto, y con un sensor que estaba en una bola de tenis interactuábamos junto a Shia (LeBouf) para tener el efecto de movimiento perfecto con los robots. Pero en esta ocasión no utilizamos nada de eso, tal vez porque tras cinco meses de actuar con escenarios digitales ya teníamos la mente perfectamente calibrada para responder como debíamos en cada una de las escenas.

Michael Bay, el director, dijo en una entrevista que usted ganó mucha confianza en esta segunda parte de Transformers. ¿Está de acuerdo con eso?

Transformers fue mi primer filme taquillero. No sabía cómo comportarme en cámara, no sabía nada de esta clase de películas con efectos especiales. Así que trabajar con Michael Bay fue como haber ido a una clase intensa de cine y actuación. Sin duda, esta experiencia ha sido una bendición para mi carrera.

Usted ha dicho que meterse con hombres que están en sus veinte es una pérdida de tiempo. Pero Shia está en sus veinte,
¿él es una excepción a la regla?

Yo digo muchas cosas que los medios pueden sacar de contexto con facilidad. No quise referirme a todos los hombres en sus veinte, sino  a esa especie de humor tonto que a veces desespera en algunos. Pero Shia es la excepción a muchas reglas. Es un ser humano excepcional y realmente disfruto estar con él más que con mucha gente que conozco. Además, es increíblemente inteligente.

Sabe que es considerada la mujer más sexy del mundo, ¿pero qué significa eso para usted?

Creo que esos títulos que le ponen a uno, sobre todo en esas revistas especializadas para hombres… no tienen mayor importancia. Hay una nueva número uno cada año, así que tomo esas cosas como algo consecuente con que protagonizo una película que ha hecho 800 millones de dólares en taquilla mundial, lo que me ha llevado a aparecer en dicha lista. Eso es todo lo que se necesita para llegar al tope de esos títulos. Nada más.

¿Cómo mantiene su figura?

Supongo que tiene mucho que ver con tener 23 años de edad. Aunque sí he estado comiendo bastante sushi últimamente, ya que soy adicta a la comida chatarra. Mantengo mi figura entre esa clase de dieta y haciendo ejercicio, más que todo Pilates.

Hace poco usted dijo que lleva un diario sobre todo lo que pasa con su vida. ¿Qué ha descubierto de sí misma en este tiempo que lleva escribiendo ese diario?

Pienso que cuando uno escribe sobre sí mismo se puede ver entre líneas. Que soy una mujer de personalidad agresiva, por ejemplo, pero además me he dado cuenta de que me gusta escribir. Siento que es como una forma de meditación, sobre todo porque no es algo que la gente va a saber de qué se trata, es algo sólo para mí y se convierte en una especie de medicina para el alma.

¿Tiene algún gusto escondido a la hora de ver televisión?

Me gusta mucho esa serie de Vh1 que se llama Rock of Love, con Brett Michaels (vocalista de Poison). Para mí es una joya de la televisión moderna.

¿Y en cuanto a música?

Me gusta mucho el rock de los ochenta, como Guns n’ Roses, Poison, Alice Cooper, también Mötley Crüe. Pero una de mis bandas favoritas es Nirvana. Kurt Cobain es un ídolo para mí.

Para ser una actriz tan joven, usted tiene una personalidad muy fuerte y es segura de sí misma. ¿No se ha arrepentido de cosas que ha dicho o hecho hasta ahora?

Cada vez que abro la boca, parece que me quemara por lo que he dicho. La gente se rehúsa a entender la intención detrás de mis palabras. Al menos aquí en los Estados Unidos, parece que no quisieran aceptar que puedo tener sentido del humor y que no me tomo todo tan en serio. Yo no quiero ser una persona falsa en una industria de falsos. Necesito mantener mi alma y mi integridad ante todo. No me puedo comprometer a ser parte de la mierda en que puede llegar a convertirse la maquinaria de Hollywood. Y si eso significa que me voy a quemar con algunos en la industria, pues que así sea.

Eso suena a que tiene bien claros cuáles son sus ideales, pero igual siempre existirá una percepción sobre su figura y su carrera. ¿Cuál piensa que es su imagen ante el mundo y cómo quiere proyectarla?

Es una buena pregunta. Pienso que por ahora estoy en la categoría de ‘chica pin up’, de mujer sexy y fatal. Pero es porque no le he dado a la gente aún la razón para que tome mi trabajo seriamente, lo cual es algo que tengo que hacer. Pienso que la expectativa de la gente sobre mí como actriz es muy baja, y eso es algo con lo que no tengo ningún problema. Por ahora. Creo que eso significa que no me queda más que trabajar duro y encontrar oportunidades para demostrar que he mejorado. Sobre mi imagen, no tengo ninguna que quiera mostrar específicamente. Ser sexy es algo que me dio Dios, el Universo o como lo quieran llamar. A los hombres se les dio el don de la fuerza bruta para conquistar, y a las mujeres se nos concedieron la sensualidad y el encanto femenino. Si los tienes, pues hay que explotarlos. No debes sentir miedo de tener una vagina. Y no me refiero a literalmente tener que usarla para lograr algo sino a que uno no debe tener miedo de ser mujer. No hay nada malo en ser una persona sexual.

¿Está soltera?

Puedo decir que por ahora no tengo ningún vínculo sentimental con nadie.

Estuvo sentimentalmente ligada con alguien desde muy joven. ¿Cómo vive la soltería?

Leo, escucho mucha música, estudio nuevos proyectos. Desde que tuve 18 años de edad he tenido novio, lo que significa que realmente hasta ahora es que comienzo a llevar una vida independiente. Así que no tengo espacio en mi cabeza para ver quién va a ser la próxima persona en mi vida o cómo voy a llenar mi vida amorosa. Solo trato de expandirme, crecer como mujer y estar cómoda con quien soy, antes de meterme en otra relación.

Siguiendo el espíritu de la película Transformers, ¿hay alguna cosa que quisiera transformar de sí misma o que ya haya transformado?

Ya he cambiado muchas cosas, sobre todo el nivel de confianza en mí misma. He llegado a conseguir un nivel que posiblemente mucha gente en su vida no sienta que pueda alcanzar. Pero lo mejor es que he aprendido a vivir por mí misma, sin que me importen los juicios buenos o malos que otras personas tengan de mí. Ese es para mí el camino a la felicidad. Aceptarse a uno mismo como es y luchar por mantenerse íntegro como persona sin dejarse influenciar por lo que otros quieran que uno se amolde a ser.

Algunos datos interesantes de Transformers

La palabra Transformers pertenece al vocabulario de una generación que creció en los años 80 al ver llegar a sus vidas a unos robots que tienen la habilidad de transformarse en vehículos. La idea surgió por parte de una empresa japonesa llamada Takara, que a finales de la década de los setenta comenzó la producción de unos juguetes que podían presentar dos formas, según como se dispusieran
las piezas móviles. Una de ellas era la de robots con forma humanoide.

En 1982, la compañía Hasbro junto a Producciones Marvel negociaron los derechos de los diseños de las figuras con lo que surgió en 1984 una de las series más exitosas de la historia de la televisión japonesa y norteamericana, que aún continúa en producción. La serie, titulada simplemente Transformers, recrea la lucha entre dos razas de robots, los Autobots y los Decepticons.

Transformers: Revenge of the Fallen es la continuación de la taquillera Transformers y está centrada en tres de los robots más populares: Optimus Prime, Starscream y Bumblebee. Los efectos especiales son impresionantes. El reparto de la película de Michael Bay está encabezado por Shia LaBeouf, Megan Fox, Rainn Wilson, Hugo Weaving, John Turturro, Josh Duhamel y Tyrese Gibson.