Se encuentra usted aquí

Metallica, Lou Reed y Daddy Yankee, protagonistas musicales del fin de semana

Por
Redacción Shock

Lou Reed hizo soñar al público con un concierto intimista y solidario

Cerca de 1.200 personas disfrutaron este domingo del concierto solidario e intimista que ofrecieron los músicos neoyorquinos Lou Reed y Laurie Anderson, acompañados por el teclista Louis Suddarth Calhoun, en la plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela (noroeste de España).

El concierto, que comenzó con un cuarto de hora de retraso y estuvo amenazado por la lluvia en todo momento, empezó al son de 'Mystic child', del disco 'Ecstasy', y continuó con otros temas como 'Future farmers of America' o 'Romeo had Juliet'.

En el repertorio de la pareja de artistas faltaron, sin embargo, temas clásicos, ya que Reed y Anderson dieron protagonismo a las piezas instrumentales, poemas, cuentos y canciones de su último espectáculo 'The Yellow Pony and the other songs and stories'.

El concierto destacó por la calidad del sonido, gracias a un equipo de 60.000 watios, y una iluminación intimista.

Los asistentes pudieron seguir en todo momento las letras de las canciones traducidas al castellano a través de una pantalla electrónica, aunque gran parte del público procedía de otros países, sobre todo de Estados Unidos e Inglaterra, según la organización.

Éste es el único concierto de la gira mundial de Lou Reed y Laurie Anderson que ha tenido lugar en Galicia.

La gira empezó ayer en Girona y, después del concierto en Santiago de Compostela, el tour por España finalizará en Madrid, el próximo martes.

Daddy Yankee pone a bailar a los santiaguinos con su mejor raggaetón

El reguetonero puertorriqueño Daddy Yankee inundó este domingo de luces y efectos especiales un concierto en Santiago en el que demostró que el ritmo fuerte y las letras pegadizas son la mejor receta para hacer bailar a cualquiera.

El artista boricua, cuyo verdadero nombre es Raymond Ayala, salió al escenario del Estadio Bicentenario Audax de La Florida para poner el colofón a una jornada de intenso "perreo" con un espectáculo que forma parte de su gira mundial "Talento de barrio".

Los vocalistas Eloy, Jadiel y Franco el Gorila fueron el entremés del tercer Maratón de reggaetón, que comenzó a las 15 horas (19 GMT) con la participación de varios disc jockeys y siete horas más tarde llegó el momento más esperado.

En ese instante, luces, fuegos artificiales y una cortina de humo dieron paso a la aparición del "Big Boss" (el gran jefe), que subido a una plataforma emergió desde la base del escenario y pronto provocó los primeros desmayos entre el público.

Daddy Yankee, el máximo exponente de uno de los géneros musicales con más devotos en Latinoamérica, demostró con hechos lo que horas antes reivindicó al ser preguntado por los críticos que no gustan de este estilo de pasarlo bien.

"Si es tan desacreditado, ¿por qué hay más de 20.000 personas en un estadio?", dijo el artista, que parecía ya divisar a las 20.000 almas que junto a él intentaron a base de "perreo" ponerle calor al ambiente en una gélida noche de invierno.

Los compases de "Somos de calle", "Machucando" y "Qué tengo que hacer" arrastraron tras de sí una oleada de movimientos y un aluvión de gritos con timbre adolescente, muestras de histerismo y demostraciones de admiración del tipo "mi hijito rico".

Ataviado con pantalones y chaqueta negros, gorra y gafas de sol, Daddy Yankee quiso dejar de lado su aspecto aniñado y agitó el escenario al ritmo de "Tu príncipe" y "No me dejes solo" junto a un cuerpo de baile que se esforzaba por no perder el aliento.

El cantante, que volvía a Chile después de actuar en febrero en el popular Festival de la Canción de Viña del Mar, pidió a los espectadores que iluminasen la grada con sus celulares para transformar el estadio en un firmamento de estrellas.

Llegó entonces el momento para que Daddy Yankee hiciera más felices a sus seguidores, que corearon los grandes éxitos del cantante, aquellos que suenan en todas las discotecas, como "Lo que pasó, pasó", "Llamado de emergencia" o "Ella me levantó".

Letras conocidas que tararearon hasta los más pequeños, que también pudieron disfrutar de esta noche de domingo y olvidarse del despertador con la tranquilidad de saber que están ya inmersos en sus vacaciones de invierno.

Pero el frío y el cansancio se dejaron notar, y Daddy Yankee no pudo más que echarle "La Gasolina" a la noche, subir un poco la temperatura y acallar todas las voces con un espectáculo que dejó boquiabiertos a sus seguidores.

Un minuto después de apagar las luces, el "Big Boss" salió del estadio en coche con una puesta en escena de ciencia ficción, la misma que volverá a desplegar este martes en Coquimbo, a unos 500 kilómetros al norte de Santiago, donde será de nuevo el jefe.

Metallica reúne al cuero negro en Barcelona con sus éxitos de siempre

El grupo estadounidense Metallica reunió este fin de semana a los amantes de la música metal en el Parc del Forum de Barcelona (noreste), en un concierto que ha durado aproximadamente dos horas y que ha alcanzado sus mejores momentos cuando han sonado sus éxitos clásicos.

Con el grito "¿Estáis preparados, Barcelona? ¡Os vamos a hacer sentir mejor!" y pasados unos minutos de la medianoche, el quinteto liderado por James Hetfield y Lars Ulrich ha iniciado este concierto de la gira "World Magentic Tour 2009", en el que han presentado temas como "That was just your life" y "The day that never comes" de su último trabajo discográfico "Death Magnetic".

No obstante, el repertorio ha tenido una buena melena de nostalgia, con himnos del metal como "Master of puppets" (en una versión alargada por el bajista Robert Trujillo), "Fuel" o "Nothing else matters". Y es que Metallica ya cuenta con un fondo de armario de 9 álbumes de estudio con los que ha vendido más de 100 millones de discos, argumento que viste su estrella en el paseo de la fama de Hollywood.

La interpretación de éxitos de todos los tiempos ha permitido al público asistente -más de 40.000 personas- gozar desde el estilo más primario de la banda, el trash metal, hasta el metal alternativo, pasando por el mainstream.

"Creeping death", "Fight fire with fire", "Fade to black" y "Enter sadman" han sido algunos de los temas más aplaudidos, junto a la versión de "Stone cold crazy" de Queen, hasta que la banda ha llegado al final de su espectáculo con una apoteósica "Seek and destroy".

Como expresa uno de sus temas "The memory remains" (la memoria se mantiene), a pesar de que el tiempo también pasa para Metallica, los californianos han protagonizado una descarga de energía digna de halago, que ha permitido a los asistentes hacer memoria hasta los tiempos mozos de la banda, cuando Ulrich y Hetfield estaban acompañados por el fallecido bajista Cliff Burton o, posteriormente, por Jason Newsted.

La escena musical internacional de los 80 y de comienzos de los 90 no se entiende sin estos californianos, y, en general, el público ha sido un fiel representante de este periodo, por su edad -cuarentones-, vestimenta -el cuero y las botas han sido casi un uniforme obligado.

Tras su paso por la ciudad condal, la banda continuará con su gira europea y se dirigirá a Madrid para ofrecer dos actuaciones consecutivas -el lunes y el martes- en el Palacio de Deportes, donde tienen el éxito asegurado pues las entradas están agotadas para ambos.